Historia moderna de Oviedo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Aparte de la orden de leva del 23 de octubre de 1520 por la que Asturias hubo de aportar 2.000 hombres, principalmente ballesteros, a la lucha contra los comuneros, lo más destacado de la Historia moderna de la ciudad fue el incendio que sufrió en 1521 y que destruyó gran parte de Oviedo, así como la fundación de la Universidad y la edificación de la Real Audiencia de Asturias.

El incendio de la ciudad y la remodelación urbana

En la nochebuena 1521 se produjo un gran incendio en la ciudad, al parecer por culpa de un brasero utilizado en una casa. Del desastre apenas se salvó el Palacio de la Rúa. También seísmos y desbordamientos de ríos fueron protagonistas en los años sucesivos. Para intentar paliar las consecuencias de estos desastres Carlos I concede a Oviedo, en 1525, un mercado de los jueves libre de todo impuesto. La ciudad es reconstruida, remodelándose y aprovechándose la circunstancia para acometer una serie de obras no relacionadas con la catástrofe como la construcción del Acueducto de los Pilares, la conclusión de la torre de la Catedral y la construcción del monasterio de los dominicos, fuera de la muralla, y el de los jesuitas, fundado ya en la segunda mitad del siglo, muy próximo a la muralla, en la zona del Fontán. La segunda mitad de siglo traerá hambrunas y pérdida de cosechas. En 1598 tiene lugar un episodio de peste, como había sucedido ya en el siglo XIV.

Administrativamente, el siglo XVI supuso la formación de una circunscripción homogénea, eliminando cotos señoriales pertenecientes a la Mitra, Bendones, Cerdeño y Paderni, al Cabildo, Cagigal y Naranco. Felipe II ordena la desamortización de todas la jurisdicciones eclesiásticas emplazadas en el concejo, con la autorización de una bula papal, que son compradas por la corporación municipal entre abril y junio de 1581. También adquiere la corporación el concejo de Llanera. Otro dato a destacar de la historia de Oviedo durante este periodo es la apertura de la primera imprenta hacia el año 1556.

La Universidad de Oviedo

Durante el siglo XVII, el acontecimiento más importante para Oviedo durante este periodo fue la inauguración oficial de la Universidad de Oviedo, tras múltiples vicisitudes, en 1608, institución que tuvo gran impacto en la vida social y política de la región. Gracias a la donación póstuma de Fernando Valdés Salas, fallecido en 1568, tuvo Oviedo un cierto crecimiento demográfico, al tiempo que se configura como lugar de residencia de la nobleza y del alto clero; pese a todo, al concluir el siglo apenas rebasaba los 7.000 habitantes. Además de la construcción del edificio de la Universidad, a cargo de Rodrigo Gil de Hontañón, la ciudad ve cómo se altera su urbanismo con la tendencia a ampliarse extramuros debido a su actividad comercial. El fin de siglo, 1699, coincidirá con una nueva crisis derivada de las malas cosechas.

La fundación de la Real Audiencia

Durante la Guerra de Sucesión Oviedo se mantiene fiel a Felipe V, aprovisionándose con pólvora procedente de San Sebastián en 1702 y armando a la población en previsión de un posible ataque. Al instaurarse la dinastía borbónica, que implantará el absolutismo monárquico y unificará la legislación de los territorios españoles mediante el Decreto de Nueva Planta, se implanta la Real Audiencia de Asturias en 1717 para controlar los abusos de la nobleza. En 1766 el motín de Esquilache tiene cierta incidencia en Oviedo, exigiendo los amotinados rebajas en los artículos de primera necesidad y haciendo blanco de su descontento al administrador de las rentas provinciales. La expulsión de los jesuitas (1767) a cargo de Carlos III provocará el enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la Universidad, al impartir esta orden clases en el centro. Pero la actividad de la institución no mermó: en 1764, año de fallecimiento del Padre Feijoo, se fundó la biblioteca universitaria, por mediación de Campomanes, quien junto con el apoyo del conde de Toreno constituye en Oviedo la Sociedad Económica de Amigos del País en 1781.

En 1771 se aprueba el proyecto de apertura de un canal de comunicación moderno hacia la Meseta a través de Pajares. En el 1782 se inician las obras de la carretera Oviedo-Gijón, y en el 1794, por temor a la guerra con Francia, se traslada a Oviedo la Fábrica de Armas de Guipúzcoa. Esto provoca que comiencen a levantarse los primeros edificios de lo que será la Fábrica Nacional de Cañones.

Bibliografía