Plaza Porlier

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Mapa de Plaza Porlier


Ver mapa m√°s grande



Plano de la plaza de Porlier

Una de las plazas m√°s representativas de la ciudad espa√Īola de Oviedo.

Muy cercana a la Plaza de Alfonso II, con la que se comunica a través de la Calle Eusebio González Abascal que cierra uno de su laterales; el lateral opuesto lo delimita la Calle Schultz, mientras que la Calle San Juan, por detrás del Palacio de Valdecarzana, y Calle Mendizábal completan su cuadro. En la esquina de Mendizábal con Eusebio González desembocan la Calle San Francisco y la Calle Ramón y Cajal. En ella se alzan los edificios de la Telefónica, la Audiencia Provincial y el Palacio del Conde Toreno, casa natal del político liberal y aristócrata José María Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, séptimo conde de Toreno, donde tiene su sede el RIDEA (Real Instituto de Estudios Asturianos).

Su nombre original fue Plaza de la Fortaleza, pues aqu√≠ emplaz√≥ Alfonso III, el Magno un fuerte cuyo solar ocupa desde 1929 el edificio de la Telef√≥nica. En 1820, al inicio del Trienio Liberal, se la bautiz√≥ como Plaza Porlier en honor del militar liberal Juan D√≠az Porlier, cu√Īado de Jos√© Mar√≠a Queipo de Llano y Ruiz Saravia. Con el nombre de Porlier se englob√≥ en un principio a la Calle de la Balesquida y al tr√°nsito que comunica esta Plaza con la Plaza Juan XXIII, innominada hasta 1963.

La fortaleza quedó parcialmente destruida en 1716, a consecuencia de la deflagración accidental de varios barriles de pólvora depositados allí por el Principado, acordando la Corporación municipal su arreglo. Su estado había llegado a ser lamentable durante el siglo anterior, como se desprende de un documento de 1640 por el que se sabe que la Junta General del Principado trató en aquellas fechas de su reconstrucción. Ya en el siglo XIX, 1818, la Diputación Provincial sufragó con cargo a los impuestos de los vecinos del Principado la rehabilitación de este edificio, arrasado durante la Guerra de la Independencia por el general Bonnet, a fin de convertirlo en cárcel. Esta intervención cambió por completo su estructura, dotándolo de una elegante fachada barroca. Tan sólo se conservan algunos fragmentos del edifico original, que hoy pueden admirarse en el Museo Arqueológico del Principado de Asturias.

La Muralla de Oviedo discurr√≠a por detr√°s del lugar que hoga√Īo ocupan las casas de la Calle Ram√≥n y Cajal, penetrando en la Plaza Porlier en paralelo con el Palacio del Conde Toreno, cerca del cual se abr√≠a en la muralla la Puerta del Campo. El 15 de marzo de 1808 el arquitecto Pruneda propone demoler el arco y cubo de la muralla que estaba utiliz√°ndose como basurero.

El centro de esta plaza se hallaba ajardinado. Este terreno tuvo hasta principios del siglo XX una superficie horizontal, con un nivel algo más alto que las aceras de la Audiencia, de tal forma que por el lado de Mendizábal estaba sostenido por un muro y servía de paseo. En 1903 el Ayuntamiento de Oviedo decidió proceder a su desmonte y ajardinarlo, trasladándose una baranda que aquí remataba el muro al Campo San Francisco para decorar el Paseo del Bombé. En 1929 se instaló en el centro del jardín un transformador similar a otro que ya existía en la Plaza Primo de Rivera, ambos hoy desaparecidos.

El Palacio de Toreno, que originalmente fue propiedad de la casa de Malleza Dóriga, es un edificio del siglo XVII, de un estilo muy típico de Asturias, dotado con fachada de sillería con un cuerpo central de columnas dóricas estriadas y frontón. Fue restaurado en 1957 y posteriormente se colocó en su fachada una vistosa lápida que recuerda que allí nació José María Queipo de Llano y Ruiz Saravia.

El Palacio de la Audiencia fue levantado a mediados del siglo XVIII por el Marqués de Campo Sagrado José Manuel Bernaldo de Quirós, tratando de imitar el estilo del Palacio del duque del Parque. La Audiencia, creada por Felipe V en julio de 1716, se instaló aquí en 1862, anteriormente estuvo en el Palacio de Vistalegre y en la Calle Cimadevilla. Inició las obras el cántabro Pedro de la Riba, autor a su vez del piso superior del claustro de la Catedral de Oviedo, rematando la obra su discípulo Pedro Antonio Menéndez. Hoy alberga el Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

También se emplaza en la Plaza Porlier, asomándose ya a la Calle Mendizábal, el Teatro de la Filarmónica. Uno de los dos grandes teatros ovetenses junto al Teatro Campoamor. Surgió como local de la Sociedad Filarmónica de Oviedo, constituida en 1907; abrió sus puertas en 1944, siendo dirigida su obra por Ramón González Villamil, inaugurándose con dos conciertos de la Filarmónica de Berlín.

Por √ļltimo, haciendo esquina, nos encontramos en Porlier con el Banco de Bilbao, que da tambi√©n a la Calle San Francisco, antiguo Banco Asturiano, caracterizado por sus frontones y balaustradas, y una torre esquinera de cuerpo redondo y rematada en c√ļpula; una construcci√≥n de inspiraci√≥n modernista en contraste con el clasicismo de las dependencias de la Universidad. Fue construido a finales del siglo XIX por Juan Miguel la Guardia, sobre el solar antes ocupado por el Colegio de San Gregorio.

Bibliografía