Palacio de Camposagrado

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, el 26 de mayo de 1943.

A finales del siglo XVII, la familia de los Bernaldos de Quir√≥s acomete un programa de reformas en todas sus casonas familiares. De este modo, el marqu√©s de Camposagrado ‚ÄĒJos√© Manuel Bernaldo de Quir√≥s‚ÄĒ, en 1698, acometi√≥ la reforma de los viejos edificios que la familia ten√≠a en Oviedo prolong√°ndose las obras m√°s de 50 a√Īos. En un principio, se encargaron las obras a los arquitectos Pedro Fern√°ndez Lorenzana y Domingo Su√°rez Solar aunque finalmente se desestim√≥ su proyecto. En 1719 se pens√≥ en levantar un edificio de nueva planta a cargo de otro arquitecto, Francisco de la Riva Ladr√≥n de Guevara (1686-1741), el de mayor prestigio en la ciudad, que finalmente s√≥lo pudo erigir los cimientos y algunas zonas de la parte baja del palacio, donde se aprecian claras similitudes con el Palacio del duque del Parque. En 1744, Pedro Antonio Men√©ndez de Amb√°s se ocup√≥ de finalizar las obras en el segundo piso, respetando mayoritariamente el proyecto de Francisco de la Riva si bien introdujo algunas modificaciones en el piso inferior y en el patio. En 1752 el palacio ya estaba terminado aunque la obra de hierro a√ļn se prolonga unos a√Īos m√°s.

Se trata de un edificio exento de planta cuadrada organizado en torno a un patio interior, tipología típica del palacio urbano. Sus cuatro fachadas realizadas en muros de mampostería revestidos por sillería arenisca y con esquinas decoradas con el almohadillado tradicional.

En la fachada sur se abría una puerta, que hoy ya no se conserva, que daba al jardín privado con el que contaba el edificio. Esta fachada y la norte tienen una ornamentación más sencilla en comparación con las principales, orientadas hacia la Plaza Porlier y hacia la Calle San Juan.

Una línea de imposta separa las dos plantas del edificio si bien, el inferior, se estructura en dos pisos claramente diferenciados por la morfología de sus vanos: la bodega, con tragaluces abocinados con remate mixtilíneo, y el entresuelo con ventanas enmarcadas por molduras de orejas. Igualmente, la puerta de acceso también cuenta con grandes molduras de orejas y está enmarcada por dos semicolumnas estriadas. Este piso inferior es de estilo barroco mientras que el superior ya presenta algunos elementos neoclásicos: parejas de pilastras jónicas separan los balcones que presenta una moldura partida con una cara masculina o femenina central. Sobre el balcón de la calle central se encuentra el escudo familiar.

En la cubierta, a cuatro aguas, destaca el gran alero, que además fue aumentado en reformas posteriores, y que introduce un toque regionalista. El alero, con tres filas de canecillos, tiene remate en frontón curvo donde va integrado el escudo familiar.

En el patio interior, tres arcos carpaneles, sobre columnas toscanas, se abren a cada lado. Arcadas que se repetían en la crujía este del piso superior, abierta para dar luz a la escalera monumental ubicada en esta zona. El resto de las crujías estaban cerradas.

Fue incendiado durante la revoluci√≥n de octubre del 34 y, en los a√Īos 40 del siglo pasado, el arquitecto Enrique Rodr√≠guez Bustelo se ocup√≥ de su reforma modificando el piso superior que qued√≥ abierto en sus cuatro lados.

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

Bibliografía