Francisco Martínez Marina

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Francisco Martínez Marina. Escritor y jurista, 1754-1833.

Nació en Oviedo, en la Corrada del Obispo, el 10 de mayo de 1754. Estudió Latín, Teología y Artes en la Universidad de Oviedo desde 1769 y una vez ordenado sacerdote se fue a Alcalá de Henares (1777), terminando sus estudios de Teología en la Universidad de Toledo con su doctorado en 1778. Allí ingresó en el colegio de San Ildefonso, del que más tarde se convertiría en bibliotecario. En 1779 se ordenó presbítero y en 1781 fue nombrado capellán Real de San Isidro por Carlos III. Sus escritos históricos y económicos son muy destacables. Participó en la creación de un Diccionario Geográfico de España, colaborando con Manuel Abella en el apartado dedicado a Navarra y Guipúzcoa. Tras sucesivas oposiciones, alcanzó la beca de San Ildefonso de Alcalá, la magistralía de Plasencia, la lectoralía de Ávila y, en 1791, una canonjía en San Isidro de Madrid. En 1796, ingresó en la Academia de la Historia, por mediación de Campomanes, de la que fue elegido director de 1801 a 1804 y en 1816. También fue miembro de la Real Academia de la Lengua de España y de la Academia de Buenas Letras de Barcelona.

Martínez Marina fue el primero que estudió los códigos legislativos españoles, el fundador de la historia municipal y quien buscó la fundamentación histórica del Derecho español. En su Teoría de las Cortes defendió la necesidad de impedir que los bienes de la nación cayeran en manos muertas, anticipando el proyecto de desamortización de las Cortes de Cádiz y después ejecutado por Mendizábal. Todo ello le llevó a polemizar con el Cardenal Inguanzo. Sus tesis se asemejaban por tanto a las de Gaspar Melchor de Jovellanos en torno a la Constitución de 1812. Para ambos, existía una constitución tradicional previa según los usos y costumbres españoles.

Sus ideas liberales hicieron que Asturias lo eligiese diputado para las Cortes de 1820 a 1822. En febrero de ese mismo año, la Universidad de Oviedo le otorgó el título de Doctor honorario. En 1823 volvió el absolutismo y Martínez Marina perdió el honor, siendo confinado en Zaragoza, donde falleció en 1833. Pese a que se intentó en varias ocasiones trasladar a Oviedo sus restos mortales, con una petición especial el 10 de mayo de 1890 del Ayuntamiento de Oviedo, no pudo cumplirse.

Obras

  • Diccionario geográfico-histórico de Asturias
  • Principios naturales de la moral, de la política y de la legislación
  • Las antigüedades hispano-hebreas
  • Origen y proceso de las lenguas
  • Ensayo histórico-crítico sobre la legislación y principales cuerpos legales de los reinos de Castilla y León, especialmente sobre el código de las Siete Partidas de don Alfonso X el Sabio
  • Ensayo histórico-crítico sobre la legislación española
  • Teoría de las Cortes (1808-1813)
  • Juicio de la Novísima Recopilación, publicada como autodefensa en los tribunales
  • Vida de Cristo, y otras que demuestran sus extensos conocimientos en lenguas, historia, derecho, política y moral