Caja de las Ágatas

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Caja de las Ágatas o de las Calcedonias es la más moderna de las cuatro piezas fundamentales de la orfebrería prerrománica (junto con la Cruz de los Ángeles , la de la Victoria y la arqueta de San Genadio). Fue donada a la catedral por el rey Fruela II y su esposa, Nunilo, en el año 910.

Se trata de un cofre de base rectangular, de 41’5 x 27 cm, cuya parte superior tiene forma de pirámide truncada y va rematada por una placa de esmaltes. La altura total de la pieza es de 16’5 cm.

Está construida con madera de peral recubierta con lámina de oro y repujada con decoración vegetal. En dicha lámina se recortan unos arcos y huecos más o menos elípticos que muestran las placas de ágatas, de distintas formas y tamaños, que dan nombre a la caja. También van incrustadas finas piedras pulidas rojas, verdes, turquesas,... que dan a la pieza gran colorido y vistosidad.

La placa que remata la tapa de la joya (de 15 x 10 cm) es de época anterior y fue reutilizada. Según V. J. González García, esta placa superior era un broche de un manto real visigótico que, según la tradición, fue un regalo de Carlomagno a Alfonso II el Casto a fines del siglo VIII. De forma prácticamente rectangular, es de oro con incrustaciones de piedras de colores y esmaltes. En éstos aparecen representados cuadrúpedos con cola de pez, aves y reptiles.

La base del arca es de plata. En ella hay una inscripción, grabada a buril, que rodea la imagen repujada de la Cruz de la Victoria entre cuyos brazos figuran los animales simbólicos que representan a los cuatro evangelistas. La citada inscripción nos sirve para documentar esta joya:

«SVSCEPTVM PLACIDE MANEAT HOC IN HO[NO]RE DI QVOD / OFFERVN[T] FAMVLI XPI FROILA ET NVNILO / COGNOMENTO SCEMENA HOC OPVS PERFECTVM ET CONCES/SVM EST SCO SALVATORI OVETENSIS QVISQVIS / AVFERRE HOC DONARIA NOSTRA PRESVMSERIT FVLMINE DIVINO INTEREAT IPSE. OPERATVM EST ERA DCCCCX VIII»

Traducida quiere decir lo siguiente:

«Acéptese este regalo en honor de Dios que lo ofrecen los siervos de Cristo, Fruela y Nunilo, por sobre nombre Jimena. Esta obra fue terminada y concedida a San Salvador de Oviedo. Cualquiera que intentare robar esta nuestra ofrenda, perezca por el rayo divino. Se hizo en la Era 948 [año 910]»

Al contrario que las otras piezas de orfebrería prerrománica, la Caja de las Ágatas no ha sufrido grandes deterioros. Resultó intacta en el año 1934, a pesar de la destrucción de la Cámara Santa. También fue robada en el año 1977 y localizada doce años más tarde en el cauce de un río seco de Orense. Sin embargo, fue la pieza que menos daños sufrió, en comparación con la Cruz de la Victoria y la de los Ángeles, aunque sí hubo que reemplazar algunas ágatas perdidas y la placa superior, que desapareció prácticamente por completo.

Bibliografía