Las cruces de Oviedo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ficha bibliográfica de Las cruces de Oviedo

B029.jpg


Título: Las Cruces de Oviedo. El culto de la Vera Cruz en el Reino Asturiano


Autor: Helmut Schlunk


Primera edición: Oviedo 1985


Editorial: Instituto de Estudios Asturianos y Consejería de Educación y Cultura del Principado


Materia: *


ISBN: 84-505-1324-3


Notas: 112 páginas

Helmut Schlunk, crítico e historiador del arte que durante años desempeñó la labor de director del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, presenta en este libro una profusa descripción de las Cruces de Oviedo (Cruz de los Ángeles y Cruz de la Victoria principalmente, aunque tambien se dan cuenta de otras cruces pintadas o inscritas en la piedra, como las de Santa María del Naranco, Valdediós, San Julián de los Prados o las de las murallas de Oviedo), prestando atención a su composición, inscripciones, joyas y otros ornamentos, tanto en el anverso como en el reverso. En virtud de sus extensos conocimientos de Historia del Arte, Schlunk compara las Cruces de Oviedo con otras cruces y tesoros francos, bizantinos o conservados en Tierra Santa. Una de sus conclusiones, que adelantamos en esta breve reseña, supone admintir influencias orientales (bizantinas) en los adornos y la disposición de las cruces en los templos y esto sin perjuicio de que el contenido mismo del culto fuera completamente occidental. El libro incluye una colección fotográfica (fotografías realizadas en su mayor parte por el propio Schlunk) de más de cien láminas, que muestran, entre otras cosas, el estado de las cruces antes y después de las explosiones que dañaran la Cámara Santa en la Revolución de Octubre de 1934.

«Así, pues, es como la Cruz de los Ángeles se nos presenta al mismo tiempo como la primera y como una de las más bellas representaciones de la cruz en Asturias. Su interior está formado por un «alma» de madera, de la cual, por desgracia, sólo contamos con una fotografía, que se obtuvo con ocasión de su restauración en 1942. Como después del robo de la cruz en agosto de 1977 esta cruz de madera desapareció casi por completo, no podemos ya dar contestación a una serie de cuestiones que ésta plantea.» (pág. 12).