Albergue Cano Mata

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Albergue situado en la Calle Gil Blas de Oviedo.

Desde su creación, el edificio asistencial ha cambiado varias veces de nombre y de función a lo largo de sus más de 700 años de antigüedad. Siendo así el establecimiento sanitario más antiguo de Asturias.

En sus orígenes, era un hospital de acogida de malatos o enfermos del mal de lepra, enfermedad ya existente en Asturias desde fines del siglo IX. La primera referencia diplomática sobre el hospital, aunque probablemente su origen sea anterior, es un documento del año 1251 en el que se habla de «María Martín, la malata más antigua que conocemos de Cervielles». Se encontraba fuera de las murallas de la ciudad. Así, existen unas Ordenanzas de 1274 en el Archivo del Ayuntamiento de Oviedo en las que se establece que «ningún malato entre en la villa como no fuese el día de la Cruz, hasta mediodía». Quien lo incumpliese «Por la primera vez, sáquenle á guillobadas e por la segunda lo batan e por la tercera que lo quemen». De esta época se conservaba, hasta la construcción del edificio actual, una capilla de ábside semicircular que, según F. Canella, era de patronato de la Justicia y Regidores de Oviedo y contaba con dos imágenes de San Rafael (o del Santo Ángel de la Guarda, según Tolivar Faes) y de San Lázaro del escultor Antonio Borja.

Es frecuente la relación entre los hospitales de leprosos y las advocaciones de Santa María Magdalena y San Lázaro. Por ello, el barrio o arrabal donde se encontraba la malatería recibió posteriormente esta denominación de San Lázaro. Generalmente, el crecimiento de las ciudades medievales fuera de las murallas seguía el trazado de las principales vías de comunicación. En el caso de Oviedo, el arrabal más extenso era el que surgió en torno al camino de Castilla tras cruzar la Puerta de Cimadevilla. Aluden a este camino otras denominaciones del hospital. De este modo, en el inventario de parroquias del obispo D. Gutierre (1385) figura la malatería «Santa María del Camino» y, en el siglo XV, figura como «Capellanía de Santa María Magdalena de San Lázaro de Entrecaminos». En la ciudad existía otra malatería, a cuatro kilómetros de Oviedo, en Paniceres.

Con las mejores condiciones higiénicas, a partir del siglo XVIII, la lepra comienza a desaparecer dedicándose entonces el edificio a recoger a pobres desasistidos. El fin de la enfermedad y el aumento de mendigos y huérfanos impulsó al regente Isidoro Gil de Jaz a centralizar todas las malaterías de Asturias en un «Hospicio y Hospital de Huérfanos, Expósitos y Desamparados». En un principio su ubicación fue esta malatería de San Lázaro pero, dado lo insuficiente de las instalaciones, se levantó un edificio de nueva planta para albergar el Hospicio Provincial, el hoy hotel Reconquista. Con la construcción de este hospital la malatería de San Lázaro, al igual que otras muchas de Asturias, perdieron parte de sus funciones. Más adelante, en 1754, se convirtió en asilo provincial para ancianos y enfermos mentales desamparados.

Sucesor de esta antigua malatería es el edificio actual, construido en 1929 gracias al legado de Víctor Julio Cano y Mata Vigil, en cuyo honor el albergue lleva actualmente su nombre. En él, gestionado por Cáritas Diocesana y el Ayuntamiento de Oviedo, bajo patronato del Principado, existe un Albergue de Transeúntes y una Casa Acogida. Además, en diciembre de 2007, se inauguró un Centro de Día donde las personas sin techo puedan guarecerse de las inclemencias del tiempo, asearse o lavar su ropa.

Bibliografía