Monumento a Jovellanos

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Inscripción en el Monumento a Jovellanos

Este monumento se encuentra situado en una esquina del Monasterio de San Vicente, en la calle Jovellanos.

Fue proyectado por el arquitecto del Museo del Prado, Juan de Villanueva, y sobre este proyecto lo construyó Pruneda y Cañal, maestro de obras del Cabildo ovetense.

El monumento se compone de asientos con cuatro alcachofas a cada lado, los escudos del Principado y la casa Jovellanos y un canapé con una inscripción latina de 428 letras de bronce, doradas a fuego. Sobre la inscripción se encontraba la corona real.

La inscripción, dice los siguiente:

Gaspari Melchiori a Jove-Llanos claro genere Gegione nato norbae caesar ordin equiti muniis plurib Hispali urbi expectat omnium absoluta fun cto oratori moscoviam design reg cathol consiliar intimo super Justit et Grat negot bonor omnium simul plausu summo praef constit de asturica gente optvme merito gegion via carbonar que fodinis a pert novo scientia R Instit invento erecto astur rei publ curator ordo hoc monument eximiae virtuti debit D. P. P. V. iventi erigend curavit reg

Carolo IIII a Sal MDCCXCVIII

Según traducción libre de Julio Somoza:

«Siendo Rey D. Carlos IV, y en el año de 1798, la Junta General del Principado, con fondos del tesoro provincial, acordó levantar este monumento imperecedero a las notorias virtudes de don Gaspar Melchor de Jovellanos, de linaje ilustre, natural de Gijón, caballero de la orden de Alcántara, admirado en Sevilla por su celo en el desempeño de los cargos públicos, embajador electo de España en Rusia, consejero de Estado del rey Católico y ministro de Gracia y Justicia con aplauso de los hombres buenos: a él debe la provincia de Asturias los más señalados servicios, la apertura de la real carretera, el beneficio de las minas de carbón de piedra y el pensamiento y fundación del nuevo instituto de ciencias.» (Jovellanos. Nuevos datos para su biografía, La Habana-Madrid 1885.)

En 1823 parte del monumento fue destruido, reformándose y colocándose en una hornacina de la muralla. En 1940 se le buscó nuevo emplazamiento en la ubicación actual.

Bibliografía