Isidro Lángara Galarraga

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Isidro Lángara Galarraga

Isidro Lángara Galarraga, 1912-1992.

Nació en Pasajes, Guipúzcoa, el 25 de mayo de 1912, y falleció en Andoáin, Guipúzcoa, el 21 de agosto de 1992. Es considerado por muchos entendidos como el jugador más importante de cuantos han militado en las filas del Real Oviedo.

Tras iniciar sus pasos en el fútbol en modestos equipos de aficionados en las Vascongadas, en 1930 y con la mayoría de edad cumplida, fichó por el Real Oviedo, compartiendo equipo y jugador una carrera ejemplar. Debutó con el equipo ovetense en la Segunda División y en 1933 logró el ascenso a Primera División. Con el Real Oviedo sería tres veces máximo goleador de Primera División en las temporadas 1933-34 (27 goles), 1934-35 (26 goles) y 1935-36 (27 goles), que ayudarían a los excelentes resultados del equipo, que alcanzó el tercer puesto en la clasificación liguera en las dos últimas temporadas reseñadas. Para los analistas estas temporadas son las más importantes de la historia del club. Esta brillante etapa se cerró dramáticamente con la Guerra Civil, que obligaría a la suspensión de la competición y a que los futbolistas más brillantes del equipo, como Herrerita, ficharan por otros clubes, debido a la situación de ruinas de la ciudad y del estadio del equipo durante varios años tras la contienda. En esta primera etapa con el Real Oviedo, Lángara jugó 220 partidos oficiales y marcó 281 goles.

Durante el conflicto, Lángara combatió en las filas del Frente Popular y formó parte de la denominada Selección de Euskadi, fundada por el Gobierno Vasco para recaudar fondos en Europa. Una vez caído el Frente Norte, Lángara continuó con su gira en el combinado por América, pasando por lugares como Cuba, México y Argentina. En México jugó la Liga Mayor de 1938-39 bajo la denominación de Club Deportivo Euskadi, logrando el segundo lugar. Ese mismo año el final de la Guerra Civil provocó la disolución de la selección de Euskadi y Lángara se mantuvo exiliado voluntariamente, jugando en Argentina junto a su compañero Ángel Zubieta en la formación del San Lorenzo de Almagro. En ese club militó cuatro temporadas, sumando un total de 121 partidos disputados en Primera División y 110 goles anotados, lo que le convierte en el séptimo máximo goleador de la historia de ese club. Sus numerosas anotaciones le convirtieron en máximo goleador del campeonato argentino en aquellos años. En 1942 el San Lorenzo visitó México, jugando un total de diez partidos en los que Lángara sumó 23 tantos.

En 1943, Lángara fue contratado por el Real Club España de México, donde logró 27 goles en su primera temporada, 38 en la segunda y 40 en la tercera, lo que le sirvió para ser dos veces máximo goleador y conseguir una Copa y una Liga. Finalmente, en 1946 puso fin a su exilio voluntario y regresó a España, volviendo a jugar en el Real Oviedo en una segunda etapa donde su veteranía hizo que bajase su rendimiento. Así, jugó dos temporadas en el equipo azul, marcando 18 goles en 20 partidos en la temporada 1946-47, para convertirse en un jugador secundario en la 1947/1948, en la que sólo jugo 9 partidos y marcó 5 tantos. Tras esta última temporada regresó a México para retirarse como jugador y residir en el país. Posteriormente se convirtió en entrenador del Puebla F.C., con el que ganaría un título de la Copa de México en 1953.

Entre sus logros con la selección española destacan sus 12 internacionalidades, que le sirvieron para conseguir marcar 17 goles y ostentar una de las mejores marcas de tantos anotados por partido. Su debut con la selección se produjo en 1932 y jugó su último partido como internacional en 1936. Participó en el Mundial de Fútbol de Italia en 1934, donde jugó dos partidos y marcó 2 goles que eliminaron a Brasil. Sin embargo, en su segundo encuentro, ante el anfitrión Italia, se lesionó y no pudo jugar el tercer partido de España en aquel torneo, que supuso su eliminación.

Poco antes de fallecer, Isidro Lángara volvió a su Guipúzcoa natal, donde tuvo lugar su deceso, el 21 de agosto de 1992. En su funeral hubo una nutrida representación del club que vio sus mayores éxitos en España, el Real Oviedo, encabezada por su Presidente, Eugenio Prieto Álvarez.

Bibliografía