Centro Asturiano de Oviedo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Centro Asturiano de Oviedo es una de las instituciones más arraigadas de Oviedo. Cuenta con dos sedes sociales: una en la Calle Uría y otra, su Club de Campo, en la falda del Monte Naranco.

El origen de esta institución está ligado al movimiento migratorio de la segunda mitad del siglo XIX cuando numerosos asturianos se desplazaron a la América Hispana y, en especial, a Cuba en busca de un nuevo modo de vida. Los lazos de solidaridad y el amor a la tierra añorada trajeron consigo el nacimiento del Centro Asturiano de La Habana el 2 de mayo de 1886. El empuje de este Centro le llevó a la creación de diversas delegaciones en numerosos lugares como Nueva York, Tampa y el de Oviedo.

Esta última surgió como un sanatorio que acogiese a aquellos emigrantes, enfermos o sin fortuna, retornados a Asturias. Tal propósito motivó la elección, por sus favorables condiciones, del monte Naranco como lugar de ubicación del Centro. La institución de La Habana decidió, el 13 de febrero de 1928, que llevaría por nombre “Delegación del Centro Asturiano de La Habana”. Se construyó entonces el sanatorio y una casa social para recreo y, aunque estaban proyectadas más edificaciones, la revolución de octubre de 1934 y la guerra civil impidieron que se llevasen a cabo. Estos sucesos abrieron un período de crisis del Centro que se agudizó aún más con el triunfo de la revolución de Cuba en 1959.

En 1967, los asturianos del Centro de La Habana decidió el cambio de nombre de la entidad que pasó a denominarse a partir de ese momento “Centro Asturiano de Oviedo” a quien pasó la propiedad de los terrenos del Naranco. Pero estos cambios no lograron frenar la decadencia del Centro que casi llega a desaparecer en la década de los setenta del siglo pasado aunque la reacción masiva de los ovetenses y la gestión de una nueva Directiva lo impidieron. Pocos años después, en los 80, la institución ya estaba recuperada y consolidada como parece indicar el hecho de que hoy día uno de cada ocho ovetenses figura entre sus socios.

Además de estrechar lazos con otros centros asturianos americanos y españoles, el centro asturiano organiza, diversas actividades culturales y deportivas en sus instalaciones.

Su Club de Campo, en el Monte Naranco, cuenta con un edificio principal de dos plantas en el que se localizan varias salas de lectura y para exposiciones, biblioteca, salas de juegos, salón de actos, ludoteca-guardería infantil y cafetería, entre otros. Está rodeado por amplias zonas de recreo con piscinas, canchas de tenis, polideportivos, campos de fútbol e instalaciones para juegos tradicionales.

En la calle Uría también tiene salones de lectura y de juego, biblioteca, cafetería,… Igualmente, es propietario de un salón de bingo en la Calle Longoria Carvajal.

El Príncipe de Asturias don Felipe de Borbón, desde 1986, es Presidente de Honor del Centro Asturiano de Oviedo.

Bibliografía

  • Juan de Lillo, El Libro del Centro Asturiano de Oviedo, Oviedo, 1995.