Bernaldos de Quirós

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Familia descendiente de San Díaz, padre de Bernardo del Carpio, si atendemos a una carta que se encontraba en el Archivo de la Catedral de Oviedo, hoy desaparecida pero que ha llegado hasta nosotros por el P. Carballo: “Vidal Fernández, nuestro escudero, diredes a nuestro Señor el Rey, que Dios mantenga, en como los sus vasallos Gutierre González y Lope Rodriguez de Quirós nos quexamos del Obispo de Oviedo Don Gutierre, por cuanto teniendo nuestros antepasados desde el conde Bernaldo Ximenez, y su hijo Don Suero, y Pero Bernaldo, y los más de sus descendientes, hasta nuestro padre Gonzalo Bernaldo de Quirós los castillos de Alva, Buanga, Proaza y Teverga, que el Emperador fiziera dar á Don Suero, por auerle él tomado el de Luna, do auia jacido San Diaz, de do él venia”.

Aunque han de tomarse con cierta cautela los datos aportados por Trelles y Villademoros, este autor también remonta a San Díaz y a Bernardo del Carpio los orígenes de esta familia y continúa la línea de sucesión con Ximeno Bernardo y el Conde Don Suero. Esto llevó a algunos autores a señalar como solar originario de esta familia la comarca leonesa de Luna desde donde extendería sus dominios hasta varios concejos asturianos entre los que se encontraba Quirós. El primer personaje que aparece citado por primera vez con el apellido Quirós es Gonzalo Bernardo en el año 1200. Los Bernardos de Quirós, por su fidelidad y servicios a la Corona, fueron favorecidos con numerosas concesiones regias, por lo que se confirman entre los beneficiarios de las primeras “mercedes enriqueñas”, que llevarán al encumbramiento de la familia en el siglo XIV. Parece indudable que el valle de Quirós estaría bajo su influencia política y económica, hecho que parece confirmar la posesión del Castillo de Alba y el que sobre ellos recaigan las encomiendas del territorio que otorgaba la Iglesia de Oviedo. Aunque no era una característica del cargo de comendero, dado el poder de los Bernardos de Quirós, éstos consiguieron hacerlo hereditario entre los miembros de su familia. Gutierre González de Quirós es el primero que recibe en 1314 la encomienda de la tierra de Quirós, pasando luego el cargo a su hijo Gonzalo Bernaldo de Quirós y después a los hijos de éste: Gutierre y Lope Bernaldo de Quirós, quienes remiten la carta de la que hablamos anteriormente recogida por Carvallo. Dicha carta indica que la Iglesia no siempre estuvo de acuerdo con estos nombramientos pero, al contar con el favor de la Corona, siempre recaían en ellos hasta que la figura de la encomienda desapareció en el siglo XV. Uno de los miembros más reconocidos de este linaje fue este Gutierre González de Quirós. En la batalla de Aljubarrota (Portugal) luchó con Juan I de Castilla y portaba entre sus manos el estandarte real. Al intentar los portugueses arrebatárselo, éste lo defendió de tal modo que, aunque le cortaron las manos, él lo sujetó con los dientes y muñones hasta su muerte. Sus restos fueron traídos a Asturias y se depositaron en el Panteón que la familia tenía en el Convento de San Francisco de Oviedo.

La línea sucesoria sigue por los descendientes del primer matrimonio de Sebastián Bernaldo de Quirós, el Mozo.

Unión con otras familias como los Miranda, la Casa de Olloniego, los Alas,....