Sixto Álvarez Armán

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Sixto Álvarez Armán, 1858-1928.

Nació en Oviedo el 11 de junio de 1858. Tras sus primeros estudios cursó Medicina en la Universidad de Valladolid, licenciándose en 1880. Cuando en 1885 Oviedo sufre la epidemia de cólera, el doctor Álvarez Armán es asignado junto al doctor Díaz Argüelles a uno de los distritos asistenciales en que se divide la ciudad. En 1891 y junto a José García Vela, solicita autorización para emplear como medio de tratamiento de la tuberculosis la llamada linfa de Koch. Tras informe favorable el médico consultor, se administró a los enfermos en el más absoluto secreto.

Fue uno de los promotores del Hospital Manicomio de Oviedo situado en La Cadellada. El doctor Álvarez Armán se encargó de la asistencia de las salas de San Nicolás, Santa Rita y dementes de ambos sexos. Por sus méritos fue comisionado por la Diputación Provincial junto al arquitecto Manuel Bobes Ortiz para visitar los manicomios de España y del extranjero para concebir un modelo para el Hospital Psiquiátrico de La Cadellada. Acudió a varios congresos y reuniones sobre la especialidad en diversos países. En 1922 fue elegido decano de la Beneficencia Provincial, jefe clínico del Manicomio y profesor más antiguo del escalafón, alentando la hidroterapia y modificando el régimen alimenticio de los internos. Sixto Álvarez Armán también abrió una pequeña clínica en la calle Paraíso, esquina Postigo, con capacidad para seis pacientes que vivían en régimen familiar, a quienes aplicaba la psicoterapia. También fue el asesor de Laureano Sánchez Valdés cuando en 1923 éste creó un sanatorio para enfermos mentales de ambos sexos en Colloto, conocido como Santa Rita. En el cual trabajo como médico no residente. Sixto Álvarez Armán falleció en Oviedo el 7 de enero de 1928.

El Pleno del 1 de abril de 2003, por mediación de sus familiares y de la Sociedad Asturiana de Psiquiatría, acordaba por unanimidad dar este nombre a una calle cercana a las antiguas instalaciones del Hospital Psiquiátrico en La Cadellada, en recuerdo al lugar que contribuyó a levantar y donde ejerció su carrera.

Bibliografía