El cristo del océano

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Película rodada en Cudillero -con algunas escenas en Valdés, una pequeña playa de Muros de Nalón y Soto de Luiña- en 1970. Como datos más significativos cabe destacar que se trata de una coproducción hispano-italo-mexicana a través de las Productoras Ízaro Films, Devon Film y Pelimex, fotografía de Gianni Bergamini y música de Bruno Nicolai. Fueron sus principales intérpretes Nino del Arco, Paolo Gozlino, José Suárez, Pilar Velázquez, Leonard Mann, Roberto Camardiel, Elio Marconato, José Manuel Martín, Ana Farra, Juan A. Elices, Goyo Lebrero, Mª Elena Arpón y Perla Cristal. Numerosos vecinos y vecinas intervienen como extras.

El argumento, basado en un cuento de Anatole France, es sencillo y conmovedor. Un niño que, por diversas circunstancias, vive solo encuentra en la playa la imagen de un Cristo sin Cruz y consigue, con su fe, que Jesús se personifique en un misterioso pescador que resuelve milagrosamente varios conflictos. El tema, profundo y difícil de presentar por su dimensión espiritual y religiosa, fue tratado con dignidad por Tito Fernández. Colorido y fotografía impresionantes en todo momento, al igual que la banda sonora, que contribuye a realzar aun más el film.

Se estrenó en mayo de 1971 en las principales capitales de España y de América y por supuesto en Cudillero, con un notable éxito. "Esta película -escribió un prestigioso crítico-, auténtico canto de amor y de amistad, conmoverá al mundo, y de hecho lo está consiguiendo ya". El paisaje fue también pieza fundamental para que obtuviese el éxito esperado. Aún recuerdo cómo al finalizar una de las sesiones de proyección un espectador comentó: "Si no conociese Cudillero, creería que el escenario era ficticio, como de un cuento". Opinión que coincide con la de Alfonso Ussía, que escribió lo siguiente: "Una tarde de hace más años de los que yo quisiera y menos de los que se figuran mis enemigos paseaba sin rumbo, que es la única forma de pasear, por las calles de Madrid y me topé, en la de Goya, con el cine Vergara, donde proyectaban una película española titulada 'El cristo del océano', basada en el bello y simplísimo cuento de Anatole France. Aquella película me pareció un milagro, y años después, a mí queridísimo y admirado José Luis Garci se lo pregunté. Ya saben ustedes que en España se puso de moda, de modita supuestamente progre, lo aburrido, abstracto y tostón. Aquella película se me antojó bellísima, porque la historia es simple como la vida misma. Aquella música, aquellas gentes, aquel mar, aquel paisaje y aquel pueblo componían una armonía de belleza visual y sonora. Y Garci, cuando le pedí que me valorara aquello que me había emocionado tanto, no lo dudó y me dijo: 'Buenísima'. Además, está rodada en Cudillero. Cudillero estaba perfectamente identificado, y nadie dudaba que aquello era Cudillero. Lo que entendí a través de 'El Cristo del Océano' es que sólo se podía rodar aquella historia en Cudillero".

La película fue vista por 1.083.025 espectadores, obteniendo una recaudación de 160.407,69 euros.

Referencia