Documento de Apertura del Arca Santa

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Con motivo de la visita de Alfonso VI a Oviedo se abre el Arca Santa. Este documento, del 14 de marzo de 1075, recoge tal acontecimiento y enumera las reliquias que el Arca contenía y la donación de Langreo por parte del monarca a la Iglesia de Oviedo.

El pergamino es una copia del siglo XIII y se conserva en el Archivo de la Catedral de Oviedo.

Transcripción

(Crismon). Anno ab incarnatione Domini nostri Ihesu Christi M. LXX. V. apicem regni tenente Adefonso filio Fredenandi magni condam regis filio apud Ouetensem Sancti Saluatoris episcopalem sedem predicto imperatore Quadragesime tempus/ sollempniter in diuina religione celebrante cum sua nobilíssima germana nomine Urraca atque cum episcopo Bernardo sedis Palentine et Simeone Auzensis ecclesie pontífice et Ariani qui in predicta ecclesia presulatus officium fungebatur contineret quoddam/ diuina miseratione reuelationis donum per ipsius regis studium siquidem thesarum magno honore uenerandum quod magna antiquitate in eadem ecclesia manebat occultum Christo suo fidelíssimo principia d laudem et gloriam nominis sui/ uoluit manifestare. Nam priscis temporibus cum Deus omnipotente propter culpam christianorum subiugasset totam pene Yspaniam populo ysmahelitanum omnes sanctorum reliquias patrum quique fideles ex diuersis locis subripere potuerint apud Tholetanum urbem / congregantes et in quadam archa studiose condientes penes se aliquanto tempore tenuerente. Cum uero cernerent tam in manissimam stratem fieri fidelium populorum non habentes spem ultra ad alterum confugium faciendi prouidendi diuina clemencia que locum / suo nomini edificatum exaltare disponebat salubre consilium inuenerunt ut ad ipsum quem nouerant tuitionem locum iamdictam arcam dirigerent ut ibi se suosque Domino comendarent. Cum igitur ita omnia acta fuissent sicut disposuerant mansit illo in loco longo post tempore incognitum que in ea detinebatur absconditum / quousque ad illud tempus uentum est quo quidam magneuirtutis uir Poncius nomine suscepit pintificatus honorem. Suis itaque temporibus cum cognouisset a quibusdam fidelibus magna illic quedam detineri uoluit sicut audierat probare. Aperire autem gestiens tectum arce cum aliquibus ex suis abbatibus aca clericis tanta lux emicuit ab / illa ut pre ipso splendore oculi non possent aspicere que habebatur intra claustra arch ubi detinebantur cara sanctorum Dei pignora seneque cuncti terre consternerentur pre timoris magnitudinem. Occulto itaque Dei iuditio fuscati quadam cecitate ita intacta relinquerunt sicut actenues fuerant quidam uero ex ipsis in eadem quam acceperant / cecitate usque ad finem sue uite permanserunt. Interea surrexit serenissimus Dei cultor Adefonsus rex iam prenominatus in cuius temporibus rex pacis et rex omnium seculorum Deus palam cunctis patefecit quod dudum uoluerat esse occultum. Memoratus ergo imperator Deo adherens seque ille tota deuotione comitens monuit se cum episcopos prefatos/ ac cederos qui intra curiam aule regie uersabantur ac totum reliquum uulgus ieiunio plus solito quadragesimali tempore corpora affligi et sacrificcis et orationibus intentis clericos tholetanos illic habitantibus esse precepit et reliquos romanum ritum tenentibus ortatur Dominum precibus flagitare ut ille qui olim de celo descendere et hominibus/ se palpabilem prebere uoluit ipse eis dignaretur manifestare propter nimiam suam caritatem quam dilexit nos eaque tam diucius hominibus se nota intra predicta archa detinebantur. Domini autem misericórdia ita actum est quia omnes homines uult saluos fieri et ad agnicionem ueritatis uenire sicut ipse obtauerat. Nam mediante / Quadragesima, IIIº idus martii, VIª feria, circa horam tertiam, episcopi et prebiteri missarum sollempniis celebratis cum concentu psallencium clericorum ad locum perueniunt destinatum ubi reonditum habebatur munus tan copiosum. Leui autem motu cum magno timore aperientes turibulis hinc atque illic timiamata fumiuoma flagancia / redentibus repererunt hoc in propatulo quod ad Deo poposcerant scilicet incredibile thesaurum, id est, de Ligno Domini, de Cruore Domini, de pane Domini, id est, de Cena ipsius, de sepulchro Domini, de terra sancta ubi Dominus stetit, de uestimento Sancte Marie et de lacte ipsius uirginis ac genitricis Domini, de uestimento Domini forte / parito et de sudario eius, reliquias de Sancto Petro apostolo, Sancti Thome, Bartholomei apostoli, de ossibus prophetarum, sanctorum Iusti et Pastoris, Adriani et Natalie, Mame, Iulie, Uerissimi et Maximi, Germani, Bauduli, Pantaleonis, Cirpiani, Eulalie, Sebastiani, Cucufati, de palleo Sancti Sulpicii, Sancte Agate, Emeterii et / Celedoni, Sancti Iohannis Babtiste, Sancti Romani, Sancti Stephani prothomartiris, Sancti Fructuosi, Augurii et Eulogii, Sancti Uictoris, Sancte Laurenti, Sanctarum Iuste et Rufine, Sancti Seruandi et Germani, Sancti Liberi, Sancte Maxime et Iulie, Cosme et Damiani, Sergii et Bachi, Sancti Iacobi fratris Domini, Sancti Stephani pape, Sancti Christophori, Sancti Iohannis apostoli, / uestimentum Sancti Tirsi, Sancti Iuliani, Sancti Felicis, Sancti Andree, Sancti Petri exorcista, Sancte Eugenie, Sancti Martini, Sanctorum Facundi et Primitiui, Sancti Uicenti leuitte, Sancti Fausti, Sancti Iohannis, Sancti Pauli apostoli, Sancte Agne, Sanctorum Relicis, Simplicii, Faustini et Beatricis, Sancte Petronille, Sancte Eulalie Barcionensis, de cineribus sanctorum Emiliani / diaconi et Iheremie martiris, Santi Rogelli, Sancti Serui Dei martiris, Sancte Pompose, Ananie, Azarie et Misaelis, Sancti Sportelii et Sancte Iuliane, et aliorum quam plurimorum quorum numerum sola Dei sciencia colligit. / Ego igitur Adefonsus Dei nutu quia Dominus notum fecit méis temporibus tam copiosum munus, ideo in ipsius nomine uolo honorare illam domum eius ubi hec reliquie sunt reperte ut ibi habitantes habeant ex meã quantitae aliquantulum presentis uite solacium ut studioius possint Deo placere et uigilancius sacrificium/ ille iusticie et laudis offerre, dono enim bono animo et spontanea uolumtate omnipotenti Deo Patri et Filio et Spiritu Sancto et beate Dei Genitricis Maria et omnibus sanctis apostolis uel omnibus sanctis eius quorum reliquie in ipsa continentur ecclesia, propter remedium peccatorum meorum ut ipse me dirigat in uiam salutis eterne qui pati uoluit pro me et ut ipse me/ faciat feliciter regnum in pace gubernare in misericordia et iudidio et in seculo futuro consociet cum eisdem sanctis in celesti regno, quandam mandationem quo uulco uocatur Lagneyum qui constat esse regalis fiscus que fuit de meo attauo comitê Sanctio uel de meo auo rege Adefonso sicut illi habuerunt uel tenuerunt omnia et in omnibus et per omnia/ cum suis notatis terminis sicut ego teneo, inprimis quomodo uadit terminum per illam crucem de penna Corbaria et per Bouiolia, exinde per Arrio et per cotum de Spinas et per actiones et procedit ad Lamas et inde de Sancto Tyrso et ab hinc ad pando iusta et per riuulo Cauo et sic transita d penna Auba et ab illo loco per directa/ línea ad Bouia et illinc ad illa forca de uirga aurea et quomodo ascendit per Cessuras et inde per Etratos et pergit per Azeuo et sic reuertitur ad penna Corbaira iam superius nominata. Quantum infra omnes istas afrontationes uel terminos includit quod ego habeo uel habere debeo per qualicumque uoce sicut tenuerunt parentes/ mei cum ipsos eosdem usus, tam homines quam mulieres ex generacione ibi habitantes fuerint uel habitant aut ad habitandum uenerint, a maximo usque ad minimo, presentes et futuros, sic dono Domino Deo et omnes ad unum domnum, id est, episcopatum Sancti Saluatoris de Oueto, seruiant perpetim/ nunc et in euum uel illis quibus ipse comiserit, in tali uero pacto ut nullus sayo neque uicarius illuc pro pignora ne pro homicídio neque pro fossataria nec pro nulla calumpnia uiolenter introeat neque nullus aliquis homo. Quod si fortasse aliquia suadente Diabolo uel instigante/ maior persona uel minor paruipendens uel mei decreta collate rei intra per scriptis terminis uim aliquam inferre uoluerit excepto opus perfregerit, quingentos sólidos presumptione componat episcopo presenti uel successoribus eius et est manifestum. Si quis ab hodierno die et deinceps/ hunc testamentum uel decretum a me legitime pro anima mea uel pro regni mei gubernatione factum disrumpere uel auferre presumpserit primo iram Dei incurrat et a luminibus sancte Dei ecclesie existat extraneus et cum Iuda Scarioth eterna supplicia sustineat nisi resipuerit/ et postomodum hec donacio firma stabilisque permaneat in omni euo amen. Factum testamentum uel decretum pridie idus martii regnante Domino Ihesu Christo sub era Mª. Cª. XIIIª. / Ego Adefonsus rex Legionensis et Gallecie atque Castelle et Asturiarum hanc donationem Domino Deo feci et sanctis prenominatis et scribere iussi et manibus propriis firmaui et testibus firmare rogaui. Addo igitur ego Adefonsus rex quendam hominem ferrarium que uocant Eita Uelasquiz/ (1ª col.) Urraca gloriosi et magni imperatoris regis filia confirmat (signo). Geluira regis similis filia confirmat. Bernarde sancte sedis Palentine ecclesie pontifex subscripsit. Pelagius Legionense sedis episcopus confirmat. Petrus sancte sedis Astoricensis ecclesie antistes confirmat. Scemenus gratia Dei Auzensis ecclesie presul subscripsit. Gundisaluus Dumiensis ecclesie presul subscripsit. Arias sancte sedis Ouetensis ecclesie episcopus confirmat/ (2ª col.) Munio comes confirmat. Petro Pelaiz comes confirmat. Pelagio Pelaiz confirmat. Garseam filius Comessani comes confirmat. Fredinando Flaginiz arriges regis confirmat. Aluazil Sesnando Colimbriense confirmat. Comes Uela Ouequiz confirmat. Roderico Didaz confirmat. Petro Guterriz confirmat./ (3ª col.) Petro Ouequiz confirmat. Annaia Petriz confirmat. Petro Garsea confirmat. Iohanne Ordoniz confirmat. Eita Cidiz confirmat. Didaco Ordoniz confirmat. Pelagio Didaz confirmat Alfonso Monniz confirmat. Ueremundus Guterriz confirmat./ (4ª col.) Abbas domno Ranimiro confirmat. Abbas domno Veila confirmat. Pelagius abba confirmat. Abbas domno Eita confirmat. Vendimius abba confirmat. Aluarus abba confirmat. Romanus primiclerus confirmat. Veremundus Iohannis confirmat. Martinus presbiter confirmat. Garsea iudex confirmat. Coram testes, Martinus testis. Flaino testis. Pelagio testis./ Iohannes notario regis qui hunc testamentum scripsit sub die et anno quo supra (signo)./ Notum sit cunctis hunc testamentum audientibus similem uel haberi intra abdita supradicte arce cum reliquiis sancotrum supradictarunt. (Transcripción tomada de Santos García Larragueta)

Traducción

En el año 1075 de la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo, ejerciendo la suprema magistratura del reino Alfonso, hijo de Fernando el magno, rey en otro tiempo, celebrando solemnemente, con religiosa piedad, el antedicho Emperador el tiempo de cuaresma en la sede episcopal de San Salvador de Oviedo, en compañía de su nobilísima hermana Urraca, de Bernardo, obispo de la sede de Palencia, de Simeón, pontífice de la iglesia de Oca, y de Arias, que ejercía en la antedicha iglesia el ministerio prelaticio, tuvo lugar, por dignación de la divina misericordia, la dádiva de una revelación que se debe a los deseos de este rey, por cuanto plugo a Cristo, para alabanza y gloria de su nombre, manifestar a su fidelísimo príncipe el tesoro, digno de la mayor veneración, que desde muy antiguo se conservaba oculto en esta iglesia. En efecto, en tiempos antiguos, habiendo dispuesto el Dios omnipotente someter casi toda España al poder del pueblo de los ismaelitas en castigo por los pecados de los cristiano, reunieron en la ciudad de Toledo y colocaron cuidadosamente en un arca todas las reliquias de santos que cada uno de los cristianos pudo recoger de los distintos lugares, manteniéndolas en su poder por algún tiempo. Llegado un momento en que los cristianos eran cruelmente masacrados y no teniendo ya posibilidad de buscar refugio en parte alguna, tomaron el saludable consejo, por disposición de la divina providencia que quería glorificar el lugar que había sido construido en honor de su nombre, de llevar el arca a este lugar, más seguro, para allí encomendarse al Señor, a sí mismo y a los suyos. Cumplido, pues, todo tal y como lo habían dispuesto, permaneció oculto en aquel lugar por mucho tiempo lo que en ella se mantenía escondido, hasta que llegó el momento en que un varón muy virtuoso, llamado Ponce, asumió el honor del pontificado. Así pues, en sus tiempos, informado por algunos creyentes de las grandezas que allí se contenían, quiso comprobar lo que había oído. Intentando, pues, acompañado de algunos de sus abades y clérigos, abrir la cubierta del arca, fue tal la luz que salió de ella que, a causa del resplandor, sus ojos no pudieron ver lo que había dentro de las paredes del arca en que se contenían las preciadas prendas de los santos de Dios, y a punto estuvieron todos de caer por tierra debido a la magnitud del espanto. En cierto modo, pues, cegados por oculto designio de Dios, dejaron las cosas tal cual hasta entonces habían estado. Algunos, sin embargo, siguieron ciegos por todos los días de su vida. Surgió entre tanto el serenismo Rey Alfonso, ya citado, devoto de Dios, en cuyos tiempos el mismo Dios, rey de la paz y de toso los siglos, puso de manifiesto a la vista de todos lo que por tanto tiempo había querido que permaneciera oculto. Así pues, el mentado Emperador, uniéndose a Dios y encomendándose a él con toda devoción, ordenó que tanto él como los citados obispos y demás personas de su séquito que formaban parte de la Corte, con todo el pueblo, mortificaran sus cuerpos aún más de lo que era costumbre en tiempo de cuaresma y que se diesen a penitencias y a la oración. Mandó igualmente a los clérigos de Toledo que aquí residían y exhortó a los otros que siguen el rito romano a que elevaran fervientes súplicas al Señor, a fin de que aquel que en otro tiempo se había dignado bajar del cielo y hacerse palpable a los hombres tuviera a bien ahora, por el grande amor con que nos amó, manifestar lo que por tanto tiempo se había mantenido dentro de dicha arca ignorado de los hombre. Y tal como lo había deseado así se hizo, por la misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, pues, mediada la cuaresma, siendo el día tercero de los idus de marzo, a eso de la hora de tercia, los obispos y presbíteros, concluida la celebración de la misa solemne, llegaban, entre cánticos de salmos que unos clérigos entonaban, al lugar previsto, donde se mantenía oculto tan copioso don. Empujando suavemente, al tiempo que de una y otra parte se lanzaban con los turíbulos bocanadas de oloroso incienso, se abre el Arca, en medio de gran temor, quedando patente lo que a Dios habían pedido, es decir, un tesoro inimaginable, cual es, a saber, del leño [de la cruz] del Señor, de la sangre del Señor, del pan del Señor, esto es, de su Cena, del sepulcro del Señor, de la tierra santa sobre la que estuvo el Señor, del vestido de Santa María y de la leche de la misma Virgen y Madre del Señor, del vestido del Señor dividido a suertes y de su sudario, reliquias de San Pedro apóstol, de Santo Tomás, del Apóstol Bartolomé, de los huesos de los profetas, de los santos Justo y Pastor, de Adriano y Natalia, de Mama, de Julia, de Verísimo y Máximo, de Germán, de Baudulio, de Pantaleón, de Cipriano, de Eulalia, de Sebastián, de Cucufate, del manto de San Sulpicio, de Santa Águeda, de Emeterio y Celedonio, de San Juan Bautista, de San Román, de San Esteban Protomártir, de San Fructuoso, de Augurio y Eulogio, de San Víctor, de San Lorenzo, de las Santas Justa y Rufina, de San Servando y Germán, de San Liberio, de Santa Máxima y Julia, de Cosme y Damián, de Sergio y Baco, de Santiago hermano del Señor, del Papa San Esteban, de San Cristóbal, de San Juan Apóstol, el vestido de San Tirso, de San Julián, de San Félix, de San Andrés, de San Pedro Exorcista, de Santa Eugenia, de San Martín, de los Santos Facundo y Primitivo, de San Vicente Levita, de San Fausto, de San Juan, de San Pablo Apóstol, de Santa Inés, de los Santos Félix, Simplicio, Faustino y Beatriz, de Santa Petronila, de Santa Eulalia de Barcelona, de las cenizas de los Santos Emiliano Diácono y Jeremías Mártir, de San Rogelio, de San Siervo de Dios Mártir, de Santa Pomposa, de Ananías, Azarías y Misael, de San Esportelio y Santa Juliana, y de otros muchísimos, cuyo número sólo la ciencia de Dios abarca. Así pues, Yo, Alfonso, por voluntad de Dios, ya que tuvo a bien el Señor dar a conocer en mis tiempos tan copioso don, quiero, para su nombre, honrar aquella su mansión donde estas reliquias fueron halladas, a fin de que los que en ella moran reciban de mis bienes una modesta ayuda para la vida presente y puedan servir a Dios con mayor cuidado, y con mayor diligencia ofrecerle ele sacrificio de justicia y de alabanza. Dono, pues, con sincero ánimo y libre voluntad, al Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, a Santa María Madre de Dios, a todos los santos Apóstoles y a todos sus santos cuyas reliquias se hallan en esta iglesia, para remedio de mis pecados, a fin de que aquel que quiso sufrir por mí me guíe por la senda de la salvación eterna y me conceda gobernar en paz y felicidad mi reino, con sentimientos de misericordia y buen juicio, y me asocie en la vida futura en el reino de los cielos a estos mismos santos: cierta posesión, llamada popularmente Lagneyo (Langreo), que, según consta, pertenece al fisco del Rey, como propiedad que fue de mi bisabuelo, el Conde Sancho y de mi abuelo, el Rey Alfonso, tal como ellos la tuvieron y poseyeron, todo, en todo y por todo, con sus reconocidos límites, tal como yo la poseo. En primer lugar, el límite tal como va por la Cruz de la Peña Corvaria (Corvera) y por la Boviolia, y de aquí por Arrio y por el coto de las Espinas y por las acciones, siguiendo luego hasta Lamas y de allí a San Tirso y de aquí al Pando justa y por el arroyo Cabo, pasando así a la Peñalva y desde este lugar en línea recta a la Bobia y de allí a la forca de la Regla de Oro, tal como se sube por Cesuras y de allí por Edrado, siguiendo por el Acebo y volviendo así a la Peña Corvaria antes citada. Todo lo que dentro de todas estas delimitaciones o términos se incluye, que yo poseo o debo poseer por cualquier voz, como lo tuvieron mis padres, con los mismos usos, tanto hombres como mujeres que por generaciones allí habitaron, habitan o habrán de habitar, desde el mayor al menor, presentes y futuros, los dono al Señor Dios y todos a un solo dueño, esto es, al Obispado de San Salvador de Oviedo, para que le sirvan a perpetuidad, ahora y por siempre, o a aquellos a quienes él se lo encomiende, con tal condición que ningún sayón ni mandado, ni hombre alguno, pueda entrar allí por la fuerza en razón de prenda, homicidio, fonsadas o caloñas. Si alguno por caso, persona mayor o menor, bajo consejo o instigación del diablo, menospreciando esto o mis órdenes con relación a la cosa entregada, quisiera ejercer algún tipo de violencia dentro de los términos descritos o quebrantare la obra, pague por el atrevimiento quinientos sueldos al obispo presente o a sus sucesores, como es manifiesto. Si alguien, a partir de hoy y en adelante, osara quebrantar o suprimir este testimonio o decreto legítimamente hecho por mí a favor de mi alma y del gobierno de mi reino, incurra en la ira de Dios, sea ajeno a las luces de la santa Iglesia de Dios y soporte, si no se arrepiente, los eternos tormentos con Judas Iscariote, y permanezca en adelante esta donación firma y estable por todo tiempo. Amén. Fue hecho este testimonio o decreto el día anterior a los idus de marzo, era Mª Cª XIIIª del reino de Nuestro Señor Jesucristo. Yo, Alfonso Rey de León, de Galicia, de Castilla y de Asturias, hice esta donación a Dios el Señor y a los santos antes nombrados, y mandé escribirla, la firmé de mi propia mano y rogué a los testigos que la firmaran. Añado, pues, yo, el Rey Alfonso, un hombre, herrero, que llaman Eita Velásquez. Firma urraca, hija del Rey, glorioso y magno Emperador. Firma Gelvira, hija del mismo Rey. Suscribe Bernardo, Pontífice de la santa sede de la Iglesia de Palencia. Firma Pelayo, Obispo de la sede de León. Firma Pedro, Presidente de la santa sede de la Iglesia de Astorga. Suscribe Jimeno, Prelado por la gracia de Dios de la Iglesia de Oca. Suscribe Gundisalvo, Prelado de la Iglesia de Dumio. Firma Arias, Obispo de la santa sede de la Iglesia de Oviedo. Firma muño, Conde. Firma Pedro Peláez, Conde. Firma García, hijo de Comesano, Conde. Firma Fernando Flagínez, escudero del Rey. Firma Alvazil Sesnando de Coimbra. Firma Vela Ovéquez, Conde. Firma Rodrigo Díaz. Firma Pedro Gutiérrez. Firma Pedro Ovéquez. Firma Anaya Pérez. Firma Pedro García. Firma Juan Ordóñez. Firma Eita Cédez. Firma Diego Ordóñez. Firma Pelayo Díaz. Firma Alfonso Muñiz. Firma Vermudo Gutiérrez. Firma Don Ramiro, Abad. Firma Don Veila, Abad. Firma Pelayo, Abad. Firma Don Eita, Abad. Firma Vendimio, Abad. Firma Álvaro, Abad. Firma Román, Primiclérigo. Firma Vermudo de Juan. Firma Martín, Presbítero. Firma García, Juez. En presencia de los testigos, Martín, testigo. Flaino, testigo. Pelayo, testigo. Juan, notario del Rey, quien escribió este documento en el día y año de arriba. Conste a cuantos este documento oyeren que existe otro semejante dentro del arca antedicha con las reliquias de los santos antedichos. (Traducción tomada de E. López Fernández)

Bibliografía

  • Santos Agustín García Larragueta, Colección de documentos de la Catedral de Oviedo, Oviedo, 1962, pp. 214-219.
  • Enrique López Fernández, Las Reliquias de San Salvador de Oviedo, Oviedo, 2004, pp. 223-227, ISBN 8495998432.