La Junta General del Principado de Asturias. Bosquejo histórico

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Revisión del 18:51 31 oct 2010 de Feijoo (discusión | contribuciones)
(dif) ←Revisión más antigua | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ficha bibliográfica de La Junta General del Principado de Asturias. Bosquejo histórico

B013.jpg


Título: La Junta General del Principado de Asturias. Bosquejo histórico.


Autor: Álvaro Fernández Miranda


Primera edición: Oviedo 1916


Editorial: Establecimiento Tipográfico «La Cruz»


Materia: Historia de las instituciones


ISBN: *


Notas: 38+2 páginas.

Álvaro Fernández Miranda (1855-1924), Vizconde de Campogrande, miembro de la Real Academia de Historia, publicó este bosquejo histórico de La Junta General del Principado de Asturias, con el objetivo principal de conseguir fondos para la causa del carlismo de Vázquez de Mella, en la que Miranda se encontraba inmerso. En lo doctrinal, el opúsculo intenta establecer la conexión de la extinguida Junta con la Junta Regionalista del Principado, en la que él militaba. La fecha de su publicación coincide con la de la fundación, a cargo del propio Vizconde de Campogrande y otros, de la Liga Regionalista Astur.

«Alma de la región, baluarte de sus fueros, franquicias y libertades, dechado de patriotismo, escudo de la religión y gloria de la Patria fue la JUNTA GENERAL, durante los siete siglos en que asumió la personalidad histórica y jurídica de esta hermosa y rica tierra, que, por su carácter propio, muy definido y configuración geográfica se distingue de las demás regiones españolas, hermanas suyas. A porfía aportó, la veneranda Asamblea, inapreciables bienes morales y materiales al país del que fue reflejo, siempre veló por la prosperidad de los pueblos; de muy honrosas maneras, a través de los tiempos dejó muy alto el nombre de Asturias, abrillantándose, glorificándole, y a la par servía a España, al Estado, ¡al que nunca combatió! Y sin embargo, ¡parece increíble!, es hoy casi desconocida de los propios asturianos la Institución insigne, a la que debieran dar, honrándose a sí mismos, el valor, el relieve, la importancia que logró, que todavía tenía no hace mucho». La Junta General del Principado de Asturias. Bosquejo histórico, págs. 3-4