Juan Uría Ríu

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Juan Uría Ríu. Catedrático de Historia de España, 1891-1979.

Nació en Oviedo el 7 de Octubre de 1891 y era hijo del pintor José Uría y Uría. Estudió Derecho en la Universidad de Oviedo licenciándose en 1914. Se trasladó a Madrid, donde se licenció en la especialidad de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras. En 1918, a su regreso a Oviedo participa en la fundación del Centro de Estudios Asturianos siendo el principal impulsor de su Boletín, centrado entonces en la etnografía y la antropología física. Entre 1924 y 1925 regresa a Madrid para concluir su doctorado y con posterioridad viaja a su ciudad natal para ejercer como profesor de Historia de España en la universidad ovetense. En 1927 se presenta su tesis doctoral Las peregrinaciones a San Salvador de Oviedo. Hasta 1936 Uría Ríu seguirá profundizando en la Historia de Asturias, entablando amistad con el Conde de la Vega del Sella, Hugo Obermaier, Eduardo Martínez Torner y Claudio Sánchez-Albornoz.

En febrero de 1936, ante la difícil situación política, Uría Ríu se traslada con su familia a la frontera entre Galicia y Portugal. Regresó tras la guerra civil a Oviedo, donde colaboró en la puesta en marcha de la Universidad, después de los destrozos de la guerra. En 1939 ejerció provisionalmente como decano de la recién creada Facultad de Filosofía y Letras, y poco después es nombrado comisario provincial de Excavaciones Arqueológicas. En 1940 obtuvo por oposición, la cátedra de Historia de España en la Universidad de Oviedo, ejerciendo como decano y ocupándose de la dirección de la Revista de la Universidad de Oviedo.

Por esos años excava el castro de Coaña junto con García Bellido y desarrolla una intensa labor investigadora. En 1948-49 aparecen los tres tomos de «Las peregrinaciones a Santiago de Compostela», obra publicada junto a Vázquez de Parga y Lacarra. En la década de los 50, consagrado como uno de los grandes especialistas en historia de Asturias se le propone como director del Real Instituto de Estudios Asturianos, en sustitución de Sabino Álvarez-Gendín pero no llegó a producirse dicho nombramiento por intervención de instituciones oficiales. En 1961 se jubiló como catedrático, continuando su labor investigadora y sus publicaciones sobre la Historia medieval asturiana. Fue miembro de la llamada tertulia de Los Clarisos, que denunció el desatino que se realizaba con la reforma del antiguo convento de Santa Clara. En 1968 fue nombrado cronista oficial de Asturias. También formó parte del elenco de autores que confeccionaron la Gran Enciclopedia Asturiana. Falleció en Oviedo el 23 de junio de 1979.

Bibliografía