Iglesia de San Juan de Santianes (Pravia)

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Crónica Albeldense narra que el rey Silo (744-783) traslada la corte a Pravia donde permanecerá, muy probablemente, durante los reinados de Mauregato y Bermudo I hasta que Alfonso II traslada la capitalidad a Oviedo. Por el conocido Laberinto del rey Silo sabemos que este rey fundó una iglesia en la corte praviana. Estaba dedicada a San Juan Apóstol. La descripción más antigua de este templo la encontramos en P. Carballo:

«Debió de ser esta Iglesia de San Juan por aquellos tiempos de las mejores que había… Permanece esta iglesia hasta nuestros tiempos en la misma traza y manera y figura que entonces le dieron y, aunque toda ella es muy pequeña, tiene su Capilla mayor dos colaterales, crucero y tres naves, todo de arcos y sobre pilares de sillería; y muestra mucha proporción y correspondencia.»

La estructura en tres capillas era algo innovador en toda la Península.

Fue objeto de muchas remodelaciones pero aún conserva algunos elementos originales que Menéndez Pidal localizó en una restauración llevado a cabo a mediados de los años 70. También encontró un fragmento de la citada lápida del rey Silo que hasta entonces sólo se conocía por una referencia de Ambrosio de Morales ya que había sido destruida en el siglo XVII. Por su parte Fortunato Selgas recuperó un cancel, con cierto paralelismo con el de influencia visigoda de Santa Cristina de Lena, y el pilar del antiguo altar, también visigodo, que trasladó a la iglesia de El Pitu (Cudillero) para el Panteón familiar quedando hoy en la iglesia de Santianes dos copias de ambas piezas. Pero, además de estas piezas de raíz visigoda, aparecen otros elementos típicos, además de las tres capillas, del prerrománico: los arcos de medio punto realizados con ladrillo, el empleo de pilares en lugar de columnas, el sillarejo irregular o los techos de madera.

Bibliografía