Diferencia entre revisiones de «Fruela II»

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Línea 3: Línea 3:
 
Como hijo de [[Alfonso III, el Magno]] heredó el reino de Asturias donde ya ejercía su gobierno desde antes del fallecimiento de su padre.
 
Como hijo de [[Alfonso III, el Magno]] heredó el reino de Asturias donde ya ejercía su gobierno desde antes del fallecimiento de su padre.
 
Se casó con Nunilo junto con quien donó a la [[Catedral de Oviedo]] la [[Caja de las Ágatas]].
 
Se casó con Nunilo junto con quien donó a la [[Catedral de Oviedo]] la [[Caja de las Ágatas]].
A la muerte de su hermano [[Ordoño II]] se convierte en rey de León durante un breve período tras el cual le sucede su hijo Alfonso Froilaz o [[Alfonso IV el Monje]].
+
A la muerte de su hermano [[Ordoño II]] se convierte en rey de León durante un breve período tras el cual le sucede su hijo Alfonso Froilaz o [[Alfonso IV]] el Monje.
 
Se conservan tres testamentos de este rey a favor de la Iglesia de Oviedo. Muchos autores consideran estos testamentos una falsificación del [[Obispo Pelayo]]. Si bien algunas investigaciones recientes parecen demostrar su veracidad.
 
Se conservan tres testamentos de este rey a favor de la Iglesia de Oviedo. Muchos autores consideran estos testamentos una falsificación del [[Obispo Pelayo]]. Si bien algunas investigaciones recientes parecen demostrar su veracidad.
  
 
[[Category:Biografías|Fruela II]]
 
[[Category:Biografías|Fruela II]]
 
[[Category:Reyes|Fruela II]]
 
[[Category:Reyes|Fruela II]]

Revisión de 07:39 7 sep 2007

Rey de Asturias (910-924) y León (924-925).

Como hijo de Alfonso III, el Magno heredó el reino de Asturias donde ya ejercía su gobierno desde antes del fallecimiento de su padre. Se casó con Nunilo junto con quien donó a la Catedral de Oviedo la Caja de las Ágatas. A la muerte de su hermano Ordoño II se convierte en rey de León durante un breve período tras el cual le sucede su hijo Alfonso Froilaz o Alfonso IV el Monje. Se conservan tres testamentos de este rey a favor de la Iglesia de Oviedo. Muchos autores consideran estos testamentos una falsificación del Obispo Pelayo. Si bien algunas investigaciones recientes parecen demostrar su veracidad.