Casa consistorial

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alzado de la Casa consistorial proyectada por Marcos de Velasco

La sede del Ayuntamiento de Oviedo fue diseñada por el arquitecto Juan de Naveda y emplazada sobre los restos de la antigua muralla y convirtiendo la antigua puerta de Cimadevilla o puerta de la Plaza del arco central.

En la sesión del Ayuntamiento del 22 de diciembre de 1623, Juan de Naveda informa de la finalización de las obras de las Casas del Ayuntamiento de la ciudad de Oviedo, que comprendía el cuerpo del edificio desde el Arco de Cimadevilla hasta el principio de la Calle del Peso. Treinta años después se realiza una ampliación sobre lo construido por Juan de Naveda. La condición para esta ampliación era completar el edificio, de tal modo que se exigió que hasta los balcones fuesen idénticos a los construidos por Juan de Naveda, por lo que el arquitecto Marcos de Velasco no pudo introducir demasiadas innovaciones, excepto en la torre nueva.

«(...)Primeramente, es condición que el maestro en quien fuere rematada la dicha obra haya de hacer siete arcos con siete puertas ventanas según y de la manera conforme a la obra que está hoy día hecha en dicha Plaza. Los arcos han de ser con el mismo hueco y alto y grueso de pilastras y pilastrillas, con sus oquillas y zoco. Y las puertas ventanas han de ser a la misma hechura que están sobre los dichos arcos, con el mismo sabor y arte que tienen las que estén hechas, con el mismo grueso de las mochetas de los pies derechos y a la misma abertura, ancho y alto.» "Documentos", pág 16, en Las Nuevas Casas del Ayuntamiento de Oviedo, Oviedo, 2009.

El ala que construyó Marcos de Velasco, debía estar adosada a la muralla por lo que fue necesario derribar las casas que ocupaban este espacio. Este nuevo edificio, estaba formado por siete arcos, dos plantas y una torre nueva. En la primera planta se situaron la sala principal, el oratorio y el archivo. En 1661 se dio la obra por terminada. Desde esta fecha hasta 1663 (en que se daría por finiquitada la obra) se llevaron a cabo obras de carpintería en las seis tiendas proyectadas bajo los arcos del ayuntamiento.

Siglo y medio después el arquitecto Pruneda y Canal amplió el ala Este y cuidó la simetría. El edificio resultante puede encuadrarse en el clasicismo y presenta dos alas porticadas con arcos de medio punto y balcones separados por molduras y pilastras que centran la fachada donde se abre el balcón de honor. El frontón se encuentran los escudos e inscripciones fundacionales.

En la entrada de la casa consistorial puede encontrarse un león de mármol que se encontraba en una fuente hoy desparecida que en el siglo XIX adornaba la plaza mayor. Este león guarda simbólicamente los aconteceres del ayuntamiento.

Bibliografía