Carlomagno, Asturias y España

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ficha bibliográfica de Carlomagno, Asturias y España

B034.jpg


Título: Carlomagno, Asturias y España


Autor: Guillermo García Pérez


Primera edición: Oviedo 2002


Editorial: Pentalfa Ediciones


Materia: -


ISBN: 84-7848-508-2


Notas: 347 páginas

Guilllermo García Pérez (1942), presenta en este libro la tesis por la cual se afirma que la Iglesia visigoda, seguramente la más prestigiosa del Occidente cristiano en la época que nos ocupa, no fue destruida por los musulmanes, sino por una coalición político teocrática formada por Carlomagno, los papas de Roma y Alfonso II de Asturias. Contra lo que se ha venido inculcando en España a niños y adultos durante más de un milenio, estos poderes, como consecuencia querida y necesaria de su común proyecto estratégico (la formación de un Imperio Cristiano en Europa), separaron e independizaron la «Iglesia de Asturias» de la Iglesia de España.

De la verdadera causa (según este libro) de la destrucción de la Iglesia española visigoda se derivan dos corolarios: primero, el silencio connivente de la historiografía católica-hispana sobre el origen real de la «nación española», y, segundo, la invención contra natura del sepulcro de Santiago, y la organización de las consiguientes peregrinaciones a Compostela, como parte del mismo proyecto, según las tesis de este libro, por la corte carolingia.

«Pero todo esto, con ser gravísimo, no nos autoriza a tirar precipitadamente los relatos asturianos al cubo de la basura historiográfica. Los silencios pueden ser, como ha puesto de relieve la técnica psicoanalítica, otra suerte relevante de lenguaje. Cuando una construcción intelectual de este tipo silencia, borra, suplanta, manipula la realidad o, en su caso, a otra construcción anterior, es porque tiene algún motivo para hacerlo. Desde los puntos de vista de la historia social, de la historia política y de la historia de las ideologías, unos relatos cumplen unas funciones, y otros distintos otras. Los historiadores y los filólogos tendrán, pues, que dedicarse aquí a buscar perlas en el muladar. O bien, si se prefiere otra metáfora más suave, a rastrear en el edificio heredado los cimientos, los sillares, las lápidas historiadas y demás restos arqueológicos de los edificios precedentes, a los que suplanta o sustituye.» Carlomagno, Asturias y España, pág. 87