Cámara Santa

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Revisión del 23:03 6 ene 2016 de Feijoo (discusión | contribuciones)
(dif) ←Revisión más antigua | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cámara Santa de la Catedral de Oviedo
Cripta de Santa Leocadia (nave inferior de la Cámara Santa)

Una de las obras más importantes, realizadas intramuros en la ciudad de Oviedo, durante la época medieval es su Cámara Santa. Su construcción y su misma existencia se encuentra silenciada por las llamadas Crónicas Asturianas, siendo probable que este silencio sea debido a que el edificio estaba, en ese momento, inserto en el conjunto del palacio de Alfonso II; tendremos que esperar hasta la compilación Silense y la Crónica del obispo D. Pelayo para tener noticias de su disposición, estructura y significado de las advocaciones.

La Cámara Santa, compuesta de capilla y cripta, se construyó yuxtapuesta al lado oriental de la torre de San Miguel con el objeto de depositar reliquias y tesoros dinásticos; su planta rectangular mide 10'83 m de largo por 4'25 m de ancho. Consta de dos naves rectangulares superpuestas con sendas capillas en la cabecera. La cripta inferior está dedicada a Santa Leocadia y dividida en dos espacios por barrera de canceles de la nave. Presenta el techo abovedado con bóveda de cañón, construida en ladrillo y que se levanta directamente desde el suelo. La disposición de la nave superior es similar. Originariamente la cubierta de la nave superior era de bóveda de cañón y carpintería de madera que fue sustituida en el siglo XII por una bóveda de cañón sostenida por tres fajones decorados y que se apoya sobre las columnas en las que se labraron las figuras de los doce apóstoles. De esta misma reforma datan los bultos redondos esculpidos en la pared Oeste. Su factura es de pequeños bloques de piedra con estribos de sillería.

La construcción posee una gran sobriedad tanto en su volumen como en los materiales empleados para el aparejo de sus muros, sobriedad que le aleja de las construcciones visigóticas. En las paredes posee unos vanos enmarcados por caliza.

Bajo la mesa del altar, que está situada en el centro del santuario, se encuentra la tumba con los restos y reliquias de Santa Leocadia, a los que se añadirían, en tiempos de Alfonso III, los restos del mártir Eulogio traídos desde Córdoba. En la planta alta de la Cámara Santa, se encuentra una acumulación de ofrendas, tesoros sacros y reliquias, sin igual en occidente. Debido a este gran tesoro, la catedral de Oviedo mereció el calificativo de Sancta Ovetensis.

El ábside que se encuentra abovedado en forma de cañón, presentando un pronunciado desnivel respecto a la nave, tiene como ara el cofre de las reliquias, que contiene las reliquias llegadas desde Jerusalén, según la crónica Silense en época de Alfonso II y según el obispo D. Pelayo, en los primeros tiempos de la conquista musulmana.

Durante los años de 1921 y 1922, el Cabildo catedralicio resolvió iniciar obras de limpieza en la Cámara Santa nombrado una comisión formada por José Cuesta Fernández y Arturo Sandoval, los cuales encargaron al escultor Víctor Hevia Granda la parte artística del trabajo.

El 11 de Octubre de 1934, a causa de la Revolución de Octubre, explosionó en la cripta una bomba que arruinó gran parte del monumento. Se realizó la reconstrucción de este desastre entre 1939 y 1942, respetando en la medida de lo posible y reconstruyendo según el original.

La fecha aproximada de construcción de la Cámara santa se sitúa entre los años 884-885, siendo obispo de Oviedo Hermenegildo.