Archivo:Hermanos fernandez-roces.png

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Archivo original(1492 × 966 píxeles; tamaño de archivo: 1,6 MB; tipo MIME: image/png)

Familia Fernández-Roces de Colloto Los Fernández-Roces eran oriundos de Colloto, precisamente del lugar homónimo de este municipio. Se sitúa Roces en el alto de la ladera Oeste, que desde el centro del pueblo, sube hacia los antiguos prados de Villameana. Una de las figuras que más destacó, Tomás Fernández-Roces y Valdés, nacido en Roces el año 1731; quien casado con María García (venida al Mundo en Limanes hacia 1740) fueron padres de diez hijos, entre quienes se recuerda a Pedro, Antonio y Bárbara (la menor), que emigran a Cuba. Bárbara Fernández-Roces García lo hace tras su boda con Juan Antonio González del Valle y después de haber tenido a su hijo Anselmo (1820). Sus dos hermanos se supone que ya estaban asentados en la isla y que por ello se traslada el matrimonio hasta La Habana.

Continuando con los Fernández-Roces García (Bárbara, Pedro y Antonio), sabemos que su descendencia se compone de varias estirpes. De la unión entre Bárbara y Juan Antonio González del Valle, solo se recuerda un hijo (que no fallece en su infancia) llamado Anselmo; quien llegó a ser uno de los mayores tabaqueros del Caribe, además de consejero y propietario de casi la totalidad de los ferrocarriles cubanos en su época. los descendientes del resto de Fernández-Roces García, estos fueron (entre otros) los Fernández-Roces Cimadevilla; destacando entre ellos Antonio, Manuel y Pedro. Todos tabaqueros asentados en la Habana, que trabajaron para su primo Anselmo González del Valle Fernández-Roces, como hombres de mayor confianza (en la fábrica de Cabañas).

“hijos de Francisca Cimadevilla y Pedro Fernández-Roces; el primero fue Pedro, nacido en 1835 que emigra a cuba con unos 15 años. A los pocos años triunfa en el tabaco y pasa el testigo a su hermano Antonio” (1) , que también se hace rico allí. El menor, llamado Gregorio y apodado “gorín” se queda en Colloto ocupándose de los parientes. La cuarta en esta familia, fue Josefa Fernandez-Roces Cimadevilla; madre de un niño cuya inteligencia era prodigiosa; llamado José Rodríguez Fernández-Roces. Este pequeño fue Pepín Rodríguez, gran hombre de negocios y filántropo; famoso dueño de los puros Romeo y Julieta (entre otras marcas).

Tomás Fernandez-Roces (nacido en Colloto en 1731) tuvo diez hijos con María García. Entre ellos llegaron a sobrevivir hasta edad casadera al menos cuatro (que conozcamos): Pedro, Antonio, Manuel y Bárbara. La menor de todos, nacida a fines del siglo XVIII, contrae matrimonio antes de 1820 con un vecino de San Claudio (Oviedo) de nombre Juan Antonio González del Valle y de ambos nace solo un hijo: Anselmo González del Valle y Fernández-Roces. Sabemos que la familia González del Valle tenía numerosos intereses en La Habana, desde fines del siglo XVIII (entre los que había varios médicos, gobernadores y juristas, asentados en la isla). Por su parte, este Anselmo González del Valle -hijo de la collotense Bárbara Fernández-Roces- se casa en 1852 con Ma. Jesús González-Carvajal (heredera de uno de los mas ricos hacendados del tabaco) y pasa a controlar gran parte de esa industria. Por entonces acudirán a Cuba trabajar con este potentado, varios parientes emigrados de Colloto; entre los que se encontraban hermanos de su mujer y hasta José Cima (que vive desde 1855 y 1870 en la Isla, regresando en 1871 para casarse con Ma.José Fernández-Roces; sobrina de los anteriores). Finalmente se trasladarán a La Habana dos primos de Anselmo González del Valle, a los que el gran empresario tomará como hombres de confianza: Antonio y Pedro Fernández-Roces Cimadevilla. Estos dos, serán años después los “padrinos” de Don Pepín; cuando, tras la muerte de su primo Anselmo, se convierten en los propietarios de gran parte de la tabaquera Cabañas y Carvajal.

Otra de las ramas de los Fernández-Roces García (descendientes de Tomás y María) fueron los Fernández-Roces Cima. Quienes se dedicaron a la sidra y no parece que salieron de Colloto a hacer “Las Américas”. Sabemos que tuvieron al menos dos hijos y que el mayor -llamado Pedro (Colloto 1838/1903)- ocupó el asiento de concejal en el ayuntamiento de Oviedo; desde 1966, casi hasta fallecer. Sus hijos Nicanor y Josefa, también hijos de Pedro Fernández-Roces; conocemos que la segunda contrajo matrimonio en 1871 con su tío, José Cima. Quien posteriormente crea el emporio de Industrias Cima y cuyo director vitalicio fue Nicanor (hermano de su mujer).

Historial del archivo

Haz clic sobre una fecha y hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
actual23:16 26 ene 2021Miniatura de la versión del 23:16 26 ene 20211492 × 966 (1,6 MB)Angel Gómez-Morán Santafé (discusión | contribuciones)Familia Fernández-Roces de Colloto Los Fernández-Roces eran oriundos de Colloto, precisamente del lugar homónimo de este municipio. Se sitúa Roces en el alto de la ladera Oeste, que desde el centro del pueblo, sube hacia los antiguos prados de Villame
23:16 26 ene 2021Sin miniatura (1,6 MB)Angel Gómez-Morán Santafé (discusión | contribuciones)Familia Fernández-Roces de Colloto Los Fernández-Roces eran oriundos de Colloto, precisamente del lugar homónimo de este municipio. Se sitúa Roces en el alto de la ladera Oeste, que desde el centro del pueblo, sube hacia los antiguos prados de Villame

Las siguientes páginas enlazan a esta imagen:

Metadata