Alejandro Aguado

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Financiero, promotor de la minería asturiana y militar nacido en Sevilla en 1785. Marqués de las Marismas, su nombre completo era Alejandro María Aguado y Martínez de Estenoz. Su figura fue clave en el proceso de industrialización de Asturias al llevar a término uno de los principales proyectos de Gaspar Melchor de Jovellanos: La construcción de la Carretera Carbonera.

Era sobrino del general O`Farril, lo que lo impulsó a seguir la carrera militar ingresando como cadete del Regimiento de Jaén. Sirvió en el campo de Gibraltar y posteriormente en Ceuta, donde trabó amistad con el que después llegaría a ser el general San Martín, figura destacada de la Independencia Hispanoamericana, por aquel entonces oficial del Ejército Español. Al comenzar la Guerra de la Independencia estuvo al servicio de la Junta Central, instalada en esos momentos en Sevilla, siendo nombrado sargento mayor del Batallón nº 4 e interviniendo al frente del mismo en algunas acciones de guerra. Cuando los franceses tomaron la capital andaluza desertó e, instado por el mariscal francés y siguiendo el ejemplo de su tío O`Farril que era ministro de la Guerra del bando afrancesado, pasó al bando invasor. Al ser finalmente expulsados los franceses del territorio español, Aguado se ve forzado a exiliarse en el país galo, donde abandona la milicia para dedicarse a los negocios. Funda entonces la Casa Aguado y logran convertirse, cuando apenas frisaba los cuarenta años, en uno de los financieros más importantes de Europa. En 1923 y 1924 negoció dos empréstitos absolutamente cruciales para el estado español, en un momento en que éste se hallaba en absoluta bancarrota finaciera, cuyo monto ascendía a 1352 millones de reales. En pago a este gran servicio, Fernando VII, el Rey Felón, le concedió en 1829 el título de marqués de las Marismas del Guadalquivir. Posteriormente viajó por Asturias y decidió fundar la sociedad Aguado, Muriel y Cía, en 1936, que se encargó de explotar la mina de Pumarabule.

En 1839, faltando aún un año para la conclusión de la I Guerra Carlista, financió la construcción de la Carretera Carbonera con más de cuatro millones de reales, vía de comunicación absolutamente fundamental para la naciente industria primaria de Asturias, al permitir el traslado de mercancías desde la cuenca, nace al pie del Puente Turiellos en La Felguera, al puerto de El Musel en Gijón, para su embarque.

La muerte le sorprendió en forma de ataque de apoplejía el 12 de abril en Gijón, a donde precisamente se había desplazado para asistir a la inauguración de la Carretera Carbonera.El consistorio de esta villa le puso su nombre a una calle en el barrio de La Arena.


Bibliografía