Villanueva de Oscos

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Concejo asturiano situado en la zona suroccidental de la región y que se encuentra enmarcado dentro de la comarca de los Oscos, junto con los concejos de Santa Eulalia de Oscos y San Martín de Oscos. Limita por el norte con los concejos de Vegadeo, Castropol y Boal, al sur con los de San Martín y Santa Eulalia, al este con los de Illano y San Martín otra vez, y por su parte occidental con Taramundi. Su superficie abarca una extensión de 72,70 km².

Desde el punto de vista geológico, y de la misma manera que el resto de la comarca, el suelo del concejo pertenece casi en su totalidad al silúrico y al cambriano, con una abundancia de las pizarras, generalmente arcillosas con variedades y tránsitos a las pizarras silíceas y a las cloritas (pizarras verdes).

Su geología y la erosión ejercida sobre el terreno por los agentes atmosféricos y la red fluvial conforman un relieve con una orientación dominante norte-sur, de mayoría de formas suaves, interrumpidas por los crestones de cuarcita. De esta forma podemos afirmar que el concejo de Villanueva es el que posee una mayor altitud media de los tres que componen la zona de los Oscos, teniendo en más de la mitad de la superficie elevaciones superiores a los 800 metros. Las alturas más pronunciadas se dan en la sierra de la Bobia, en su parte septentrional, y en el Cordal de Murias que recorre interiormente el concejo de norte a sur; ya por su extremo noroccidental la Sierra de Ouroso es la que divide los territorios de Villanueva y Taramundi.

La red hidrográfica está compuesta por numerosos riachuelos y arroyos que bañan todo el concejo y que vierten sus aguas a las cuencas del río Navia y del Eo. Dentro de todos estos accidentes vamos a destacar el río Villanueva, que recibe las aguas del Acebeiral, y el arroyo de la Bobia, que fluye sus aguas en el Soutelo.

En cuanto a su vegetación, la mayor parte de la superficie del concejo presenta un dominio del terreno forestal, donde el matorral va ganando fuerza con el paso del tiempo. Aun así todavía podemos observar algunas manchas autóctonas de robles, castaños y abedules mezcladas con las verdes praderías que se encuentran diseminadas por todo el territorio.

La Capital del concejo corresponde a la villa que da nombre a su vez a todo el municipio. Situada a unos 658 metros de altitud, su vida permanece directamente ligada a la del antiguo monasterio de Santa María.

Fuente