Usuario:Pablo52

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

AnglicanismoTexto en negrita En las postrimer铆as de la Edad Media, la Iglesia de Inglaterra apenas parec铆a sufrir las profundas convulsiones que se viv铆an en la Europa continental. Sin embargo, y muy especialmente desde que John Wyclif denunciara la decadencia del poder espiritual, las cr铆ticas a la Iglesia fueron numerosas y m谩s numerosas a煤n las cr铆ticas al papa. Por otra parte, en Inglaterra, los humanistas llevaban tiempo defendiendo la idea de una reforma basada en la Biblia. As铆, William Tyndale, m谩s tarde disc铆pulo de Mart铆n Lutero, tradujo el Nuevo Testamento al ingl茅s. Esta versi贸n ser铆a la usada, con algunas revisiones, hasta el siglo XX.

ENRIQUE VIII

Ya con anterioridad a la Reforma protestante, el rey de Inglaterra ven铆a ejerciendo una influencia preponderante sobre la Iglesia inglesa. Esto explica por qu茅, la reforma fue el resultado, no de un movimiento religioso de base sino de los intereses personales del soberano. El papel de Enrique VIII fue capital. Este pr铆ncipe, inicialmente destinado a la carrera eclesi谩stica, hab铆a recibido una s贸lida formaci贸n religiosa. Al principio de su reinado, se comport贸 como un hijo obediente de la Iglesia romana y defendi贸 los siete sacramentos contra Mart铆n Lutero, lo que llev贸 al papa a conferirle el t铆tulo de "Defensor de la Fe". Apoy贸 a Tom谩s Moro, oponi茅ndose en茅rgicamente a la traducci贸n de la Biblia realizada por Tyndale.

LA RUPTURA CON ROMA

El principal motivo de ruptura con el papado fue el deseo del rey de divorciarse de Catalina de Arag贸n, que no le hab铆a dado hijos, para poder casarse con Ana Bolena, dama de la corte que, m谩s tarde, har铆a decapitar. El papa Clemente VII se neg贸 a anular su primer matrimonio, lo que provoc贸 que en 1536 Enrique VIII rompiera todo v铆nculo con Roma. Aunque en la pr谩ctica la Iglesia inglesa continu贸 siendo la Iglesia Cat贸lica en Inglaterra, al adoptar posteriormente ciertas actitudes de la Reforma, pero sobre todo, por haberle negado la autoridad suprema al papa de Roma, el monarca fue excomulgado y nace as铆 la Iglesia Anglicana o, mejor dicho, el anglicanismo, que es la Iglesia Una, Santa, Cat贸lica y Apost贸lica, como definen los Credos, pero desvinculada de la jerarqu铆a de Roma.

EL ANGLICANISMO HOY

Esta forma o reforma de cristianismo est谩 presente principalmente en los pa铆ses que estuvieron bajo dominio ingl茅s y por tanto influenciados por la cultura inglesa, como las antiguas colonias e incluso los Estados Unidos de Am茅rica. Las iglesias anglicanas conservaron buena parte de la liturgia y estructura clerical cat贸lica (excepto el cardenalato y el papado). Sin embargo, durante el siglo XX y el XXI, algunas iglesias anglicanas tomaron decisiones liberales y a veces controvertidas, en comparaci贸n con otras rconfesiones cristianas: admisi贸n de mujeres al sacerdocio y episcopado, as铆 como la consagraci贸n de un obispo homosexual practicante declarado.

PARTICULARIDADES

El Anglicanismo acepta los principios del protestantismo luterano, pero la iglesia sigue manteniendo una jerarqu铆a eclesi谩stica y cultos basados en el catolicismo romano, con algunas excepciones como la de la Iglesia espa帽ola que utiliza la Liturgia moz谩rabe o hispano-moz谩rabe. Con relaci贸n al aborto, no se acepta salvo en circunstancias excepcionales, como el caso en que la vida de la madre est茅 en peligro, deformaci贸n f铆sica o mental del feto o en caso de violaci贸n o incesto. A煤n en estos casos, es tambi茅n una opci贸n moralmente aceptable continuar con el embarazo. El jefe supremo de la Iglesia inglesa es el Soberano reinante, aunque la Doctrina, el gobierno y la disciplina est谩n a cargo de los arzobispos y obispos. Los cl茅rigos anglicanos pueden contraer matrimonio, seg煤n su vocaci贸 personal y rechazan el culto a las im谩genes. Todos los obispos anglicanos tienen el mismo rango y comparten el liderazgo de la iglesia, con la participaci贸n activa del clero y los laicos en todas las decisiones, siendo los obispos los pastores principales. En cuanto al divorcio, la posici贸n doctrinal de la Iglesia afirma la intenci贸n vitalicia de la alianza matrimonial. Sin embargo, desde la Conferencia de Lambeth de 1888 se estableci贸 la posibilidad pastoral de que "una vez que la relaci贸n matrimonial se ha destruido sin posibilidad de arreglo, el matrimonio mismo es como si hubiera muerto, las promesas se han visto frustradas y el v铆nculo roto". Desde 1978 se permite celebrar un nuevo matrimonio por razones pastorales cuidadosamente consideradas, aunque esta, como otras decisiones que no afectan a la Doctrina esencial Cristiana, no es vinculante y cada iglesia miembro de la Comuni贸n Anglicana puede actuar conforme a sus propios c谩nones.

PRINCIPALES DIFERENCIAS CON LA IGLESIA DE ROMA

Hay mucha confusi贸n con t茅rmino cat贸lico. Siempre se emplea este vocablo para designar solamente una de las tres grandes ramas de la Iglesia Cat贸lica que son: la Iglesia Ortodoxa, la Iglesia Cat贸lica-Romana y la Comuni贸n Anglicana. Las diferencias b谩sicas que hay entre Anglicanos (Episcopales) y la Iglesia Romana son: El Dogma de la Infalibilidad Papal: 茅ste fue promulgado en el Concilio Vaticano I en el 1879. El anglicanismo no considera que tenga base en las Sagradas Escrituras ni en la tradici贸n de la Iglesia en los Concilios de la misma en los primeros siglos del cristianismo. La Doctrina de la Transubstanciaci贸n: es la doctrina del cambio f铆sico del pan y el vino en la Santa Eucarist铆a al cuerpo y sangre de Cristo. La Iglesia Anglicana ense帽a que la presencia de Cristo en los elementos del Pan y Vino consagrados es real y espiritual pero sin un cambio en la materia ni sustancia de los mismos. Los Dogmas de la Inmaculada Concepci贸n y la Asunci贸n de la Virgen: para el anglicanismo, estos dogmas tampoco tienen base b铆blica ni en la tradici贸n de la Iglesia en los primeros Concilios. Pueden creerse como devoci贸n privada, al igual que ocurre con los Santos, pero no como algo necesario para la salvaci贸n. El celibato obligatorio: durante el tiempo de la Reforma en el siglo XVI, la Iglesia de Inglaterra aboli贸 el celibato obligatorio para su clero y deja esta vocaci贸n de vida a la decisi贸n de cada cual, es decir, el sacerdote puede elegir si es c茅libe o casado. La ordenaci贸n de mujeres al sacerdocio y al episcopado: Esto es materia de pr谩ctica y disciplina de la Iglesia, no de doctrina, al reconocer la completa participaci贸n en el Cuerpo de Cristo de todos los hijos e hijas de Dios, incluyendo la ordenaci贸n. La forma de gobierno de la Iglesia: En la Iglesia Episcopal el clero, los laicos y los obispos tienen amplia participaci贸n en el gobierno total de la misma. Se celebran peri贸pdicamente S铆nodos Generales o Diocesanos as铆 como Asambleas parroquiales para elegir a sus l铆deres o tratar otros asuntos ordinarios o de gobierno siempre que no afecten a la Doctrina. El S铆nodo, con la participaci贸n en igual n煤mero de cl茅rigos que laicos, es soberano y entre S铆nodos, la Di贸cesis es gobernada por una Comisi贸n Permanente, elegida por el S铆nodo con igual n煤mero de miembros cl茅rigos que laicos y presidida por el Obispo Diocesano.

TRADICI脫N Y DOCTRINA

El paulatino alejamiento de Europa Occidental con respecto a los centros pol铆ticos y culturales del Mediterr谩neo, aislaron a las Iglesias Ortodoxas, de tal manera que en los libros de Historia, que se estudian aq煤n hoy en algunas escuelas, nos hacen creer que todo lo importante sucedi贸 desde Italia hacia Portugal, con toques alemanes e ingleses le铆dos desde Roma. Los textos de "Prehistoria y Oriente", casi hacen equivalentes ambos t茅rminos. Parece que Oriente qued贸 en la prehistoria as铆 como los ingleses, alemanes y suecos en la barbarie...) Claro que una mirada global nos ense帽a otra cosa muy diferente. Durante la oscura noche cultural que padeci贸 Europa occidental desde el S. IV hasta la genialidad de Sto. Tom谩s de Aquino, la Cultura en general y la Teolog铆a y la Filosof铆a en particular, siguieron su desarrollo y alcanzaron esplendor en las m谩rgenes orientales del Mediterr谩neo[1] as铆 como en la cultura celta brit谩nica. Desde el S. I se recopilan por escrito, b谩sicamente en griego, las primeras tradiciones cristianas, relatos, cartas, comentarios, exposiciones doctrinales y catequ茅ticas, etc. En los primeros tiempos del Cristianismo, es evidente, que las comunidades se organizaron y vivieron su Fe sin los escritos que hoy conocemos como Evangelios y Nuevo Testamento. La Tradici贸n de la Iglesia fue recopilando los escritos que aparecen desde el S. I y reci茅n al comienzo del S. IV queda establecido el Canon de la Biblia tal como lo aceptamos en la 茅poca actual. La Iglesia Cristiana, a trav茅s de los Concilios, esto es, de las asambleas de representantes de las Iglesias particulares, reconoci贸 los escritos que se consider贸, en aquel momento, verdaderamente consistentes con la experiencia de los primeros disc铆pulos y ap贸stoles de Cristo. "El Esp铆ritu Santo y nosotros estuvimos de acuerdo鈥" "Es importante tomar conciencia de que la Iglesia Universal existi贸 desde antes de que fueran escritos los textos del Nuevo Testamento y que esas escrituras fueron compuestas por miembros de la iglesia para registrar la instituci贸n y la historia temprana de la Iglesia". [2] Por lo tanto, no es de extra帽ar que, de la transmisi贸n oral original, as铆 como de las tradiciones guardadas por las comunidades cristianas, permanezcan en la Iglesia muchas cosas que no est谩n registradas en el Nuevo Testamento, pero que forman parte integrante de la vida del Esp铆ritu en la Comunidad. Estas son fuentes de la Doctrina para las Iglesias Ortodoxas y la Comuni贸n Anglicana, la Tradici贸n escrita y la Tradici贸n oral; ambas conforman la Gran Tradici贸n, memoria viviente de la Iglesia, que es Ella misma guiada por el Esp铆ritu Santo, tal como fue prometido a los primeros disc铆pulos. Las manifestaciones principales de esta Tradici贸n de la iglesia, que expresa su catolicidad son[3]: A.- La Santa Biblia, que dependi贸 de la misma Iglesia para su autentificaci贸n, esto es, para el establecimiento de su canon. Tambi茅n depende de la participaci贸n del lector en el Esp铆ritu que se manifiesta en la Iglesia, la capacidad que este tendr谩 para la comprensi贸n de los m煤ltiples sentidos de la S. Escritura. "Si la Biblia tiene alg煤n sentido, este debe ser comprendido de acuerdo a las tradiciones de la instituci贸n que la produjo" [4] B.- Los Credos Apost贸lico, de Nicea y de S. Atanasio, as铆 como los Concilios Ecum茅nicos, constituyen otra parte de la Tradici贸n escrita de la Iglesia. Estas asambleas de representantes de las diversas Iglesias particulares definieron las doctrinas y las pr谩cticas as铆 como anteriormente lo dijimos, definieron los textos aceptados de la S. Escritura. Se reconocen siete Concilios Ecum茅nicos: I Nicea 325 d. C. I Constantinopla 381 d.C. 脡feso 431 d. C. Calcedonia 451 d.C. II Constantinopla 553 d. C. III Constantinopla 680 d. C. II Nicea 787 d. C. Como podemos apreciar, estos Concilios Ecum茅nicos, tambi茅n aceptados por la Iglesia Cat贸lica Romana y por algunas Iglesias Reformadas como doctrinales, se llevan a cabo en la zona oriental del Mediterr谩neo con participaci贸n mayoritaria de las comunidades de los cuatro patriarcados orientales y de las Iglesias nacionales, como la de Inglaterra. Los Concilios Ecum茅nicos dejan de realizarse a partir de la 茅poca en la cual Roma se separa de la Iglesia Universal; 驴Cu谩ndo realizaremos un nuevo Concilio Ecum茅nico? C.- Los Textos Lit煤rgicos tambi茅n son parte de la tradici贸n escrita de la Iglesia. "La Liturgia expresa en la pr谩ctica lo que la Iglesia ense帽a"[5] Los textos que la conforman son el resultado de la cristalizaci贸n de la doctrina (ceremonias, himnos, rituales, etc.) y producto de la historia de la Iglesia; parte de la memoria viviente de Ella. D.- Los Sacramentos Evang茅licos, esto es el Bautismo en nombre de la S. Trinidad (Mt. 28:19), la Sagrada Eucarist铆a, en la que se participa del verdadero Cuerpo y sangre de Cristo; ordenados por Cristo mismo "administrados con el uso indefectible de las palabras de la instituci贸n de Cristo y los elementos ordenados por 茅l.[6] " Los otro cinco sacramentos, aceptados por las Iglesias, son tambi茅n signos guiados por el Esp铆ritu Santo, por medio de los cuales el mismo Esp铆ritu otorga Gracia para los aspectos m谩s importantes de la vida; Confirmaci贸n, Matrimonio, Reconciliaci贸n, Unci贸n de los enfermos, Orden sagrado (por medio del cual los ministros son capacitados para ser di谩cono, sacerdote u obispo y colaborar con la comunidad de bautizados por los servicios sacramentales que ejercen[7]).. E.- El Episcopado hist贸rico, "adaptado locamente en los m茅todos de su administraci贸n a las diversas necesidades de las naciones y los pueblos. La Iglesia Cat贸lica , en sus tres ramas Anglicana, Ortodoxa y Romana, cree que el Se帽or Jesucristo es verdaderamente Dios, el Mes铆as, hijo engendrado de la misma esencia que el Padre antes de todos los siglos; que tambi茅n es verdaderamente Hombre, igual a nosotros en todo menos en el pecado. Cree que Jesucristo por nuestra salvaci贸n naci贸 de Mar铆a Virgen, a quien llama Theotokos, Madre de Dios (La que dio a luz a Dios). La Iglesia Cat贸lica adora a Dios en la Trinidad y honra a los santos. Entre los santos el primer lugar es el de la Theotokos. La Iglesia Cat贸lica, en palabras tradicionales de los padres griegos, espera la deificaci贸n en sus miembros, verdadera uni贸n con Dios, proceso din谩mico y gradual que dura toda la vida y no s贸lo se decide al morir. La Iglesia de Roma solamente admite al orden sagrado a varones c茅libes. En las Iglesias Ortodoxas se admite al diaconado y al sacerdocio a hombres casados; en la Comuni贸n Anglicana adem谩s se les admite al episcopado, sean varones o mujeres soltero/as o casado/as, porque se reconoce que una persona que tenga vocaci贸n al sacerdocio no necesariamente implica que Dios le otorgue tambi茅n la vocaci贸n al celibato. La ordenaci贸n de mujeres en la Comuni贸n Anglicana se establece a partir de su creencia en la igualdad teol贸gica de varones y mujeres. (Gal.5:26-28) En ciertos casos, en las Iglesias Ortodoxa y Comuni贸n Anglicana se acepta la separaci贸n de los c贸nyuges y las segundas nupcias. Aunque el ideal es la permanencia del matrimonio para siempre la debilidad e imperfecci贸n humana requiere de una actitud maternal de la Iglesia en circunstancias cuidadosamente analizadas. Para la comuni贸n anglicana y para las Iglesias Ortodoxas, el fin del matrimonio no esta centrado en la reproducci贸n sino en la vivencia del sacramento como expresi贸n de Gracia, Sacramento de Amor. Por tanto cada pareja debe tomar en conciencia sus decisiones respecto a la paternidad.

[1] [2]