Tapia de Casariego

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

El concejo de Tapia de Casariego está situado en la costa occidental asturiana, en el nordeste de la Península Ibérica.

Tiene una superficie de 65,99 Km².

Su clima es suave con precipitaciones débiles poco frecuentes.

La zona norte la constituye una ondulada llanura, mientras que en la sur nos encontramos con un sector más montañoso que culmina en el pico del Pousadoiro, 645m.

El concejo de Tapia tiene entidad autónoma desde tiempos relativamente recientes, ya que hasta mediados del siglo XIX se hallaba incluido en el municipio de Castropol. Se encuentra situado en la rasa litoral, que posee unas condiciones climáticas favorables para la vida del hombre, por lo que se han descubierto en algunos lugares del actual concejo materiales prehistóricos correspondientes al paleolítico inferior y propios de la cultura achelense. Son principalmente instrumentos en cuarcita como bifaces, cantos, raederas, una especie de maza y un raspador localizados en Salave y en Cornayo.

La siguiente etapa arqueológica bien documentada es la época castreña. Hay nueve castros en total. Los pueblos prerromanos asentados aquí eran los egobarros, en la ribera del río Eo, y los cibarcos, junto al río Porcia.

La Edad Media se caracteriza por la gran influencia que los poderes feudales ejercen sobre la zona, en especial los eclesiásticos. Será alrededor de los monasterios de San Martín y San Esteban donde va asentándose la población. En el año 1154 el territorio pasa a manos del Obispado de Oviedo, cedido por el rey Alfonso VII. En época bajo-medieval el puerto de Tapia tiene ya cierta importancia pesquera. Existen referencias, asimismo, a la existencia de un hospital de peregrinos, en relación con el continuo ir y venir de caminantes por el ramal costero del Camino de Santiago.

En 1580 la desamortización llevada a cabo por Felipe II da la independencia jurisdiccional a los vecinos de Tapia y Salave. Pero no será hasta el siglo XIX cuando Tapia consiga tener un ayuntamiento autónomo. Será Fernando Fernández-Casariego el artífice de la conversión de Tapia en una villa a partir de la aldea primitiva, logrando que el Gobierno aceptase en 1863 el establecimiento del nuevo concejo de Tapia, independiente de Castropol. Más tarde se acordó nombrar Tapia de Casariego a la capital del concejo, a la memoria de su benefactor.

Fuente