Silo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Recreación de Silo
Aumentar
Recreación de Silo

Predecesor:
Aurelio
Rey de Oviedo
774-783
Sucesor:
Mauregato

Rey de Oviedo (774-783). Tras la muerte de Aurelio I, Silo alcanz√≥ el trono al tener por esposa a Adosinda, hermana de Fruela e hija de Alfonso I, quien era una mujer de gran car√°cter que empeque√Īeci√≥ al monarca y buscaba que Alfonso II, como leg√≠timo heredero, ocupara su lugar en el trono.

Fue coronado en Pravia y continu√≥ la pol√≠tica pac√≠fica de su antecesor, debido a que probablemente su madre era musulmana y emparentada con Abderram√°n, seg√ļn la Albeldense: ¬ęCum Spania ob causam matris pacen habuit¬Ľ, aunque no se sabe con seguridad cu√°l es el papel que desempe√Īase la madre de Silo en dicho pacto. Cuando se proclam√≥ rey, se le sublevaron los gallegos, neg√°ndose a pagar tributo, a los que derrot√≥ en el Puerto de Cuperio, hoy Cebrero.

Traslad√≥ la capital a Pravia, al final de una comunicaci√≥n que la enlazaba con Asturica Augusta, siguiendo el curso casi paralelo a la que iba desde Le√≥n hasta Lucus Asturum. As√≠, har√≠a frente a quienes partieran de Astorga para penetrar en Oviedo por el puerto de La Mesa. M√°s tarde emprendi√≥ campa√Īa contra los moros y lleg√≥ a M√©rida, trayendo los restos de Santa Eulalia, dejados en la iglesia de San Juan Evangelista, que el propio Silo fund√≥ en Santianes, a dos kil√≥metros de Pravia. All√≠ figura la l√°pida donde la inscripci√≥n Silo Princeps fecit (El Pr√≠ncipe Silo me hizo) aparece escrita de doscientas maneras, (seg√ļn otros hasta 2024), partiendo de la ese colocada en el centro de la l√°pida. Siendo de salud delicada por su avanzada edad, y aconsejado por Adosinda, cedi√≥ varias prerrogativas a don Alfonso, el hijo de Fruela, haci√©ndole ejercer de servidor real. Silo falleci√≥ en el 783 y fue enterrado en el Monasterio de San Juan Evangelista, fundado por Adosinda, quien qued√≥ al frente de los negocios del reino, d√°ndole a don Alfonso gran intervenci√≥n.

Grabado figurativo de Silo y Adosinda (s.XVIII)
Aumentar
Grabado figurativo de Silo y Adosinda (s.XVIII)

Muri√≥ sin descendencia, aunque se le atribuye la paternidad de Adelgastro. Sin embargo, a su muerte, los magnates se dividieron en dos facciones, una con Alfonso y otra con Mauregato, hijo bastardo de Alfonso I, apoder√°ndose √©ste de la villa de Pravia. Ambos ej√©rcitos se encontraban en la orilla del Nal√≥n y se dispon√≠an a combatir cuando Alfonso recibi√≥ la noticia de que los moros de Mahamuel se hab√≠an apoderado de Oviedo. Raudo y veloz acudi√≥ a Oviedo a combatirle y vencerle. Mientras, Mauregato reforz√≥ su ej√©rcito con la ayuda del rey moro de C√≥rdoba, por lo que Alfonso se retir√≥ a Navarra. Adosinda ingres√≥ monja en el Monasterio de San Juan Evangelista y en √©l termin√≥ sus d√≠as, sepultada con Silo. M√°s tarde don Silo y su esposa fueron trasladados a Oviedo, a San Juan de las Due√Īas, hoy San Pelayo, en cuya iglesia, tras la capilla mayor, hab√≠a un sepulcro con estas letras: H.S.E. S. S. T. T.L, que quiere decir: Hic situs est Silus, sit tibi terra levis. Aqu√≠ yace Silo; s√©ale la tierra liviana.

Silo dej√≥ para la posteridad un importante documento, que hoy en d√≠a est√° custodiado en la Catedral de Le√≥n. Se trata de un documento de donaciones, el m√°s antiguo de los escritos en Asturias, fechado el 23 de agosto del a√Īo 775. La donaci√≥n se realiza sobre varios monjes a los que se otorga un lugar para la construcci√≥n de vivienda y monasterio en la provincia de Lugo. El documento deja entrever como aun est√°n funcionando los dictados de las reglas mon√°sticas de San Isidoro y Fructuoso de Braga.

Bibliografía