Santo Adriano

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Iglesia prerrománica de Santo Adriano de Tuñón
Aumentar
Iglesia prerrománica de Santo Adriano de Tuñón

El Concejo de Santo Adriano, con una extensión ligeramente superior a los 25 Km², se localiza en la llamada corona peri-central de Asturias, es decir, entre los concejos que forman la orla circundante alrededor del Área Metropolitana Central del Principado de Asturias. Limita al norte con Oviedo, al sur con Proaza y Quirós, al este con Morcín y Ribera de Arriba y al oeste con Grado. Su capital es Villanueva.

Santo Adriano tiene un carácter eminentemente rural, conformando un paisaje de media montaña en el que se alternan las praderías de las pendientes con las tierras de labor de las vegas y los espacios de monte de las tierras altas. Hay abundancia de manchas de castaños, avellanos, fresnos, lauredales, robles, y una rica y frondosa vegetación de ribera con excelentes ejemplares de alisos y sauces. Pero sin duda lo mas destacable es la presencia, por doquiera aflora el roquedo calizo, de la carrasca, una encina autóctona excelentemente adaptada a las condiciones climáticas atlánticas, que en Santo Adriano recibe el sobrenombre de «xardón», llegando a simbolizar de tal manera el territorio que es precisamente el motivo central del escudo oficial de Santo Adriano.

Las excelentes condiciones naturales, en interacción con el despoblamiento, hacen que prolifere una rica fauna salvaje, habiéndose detectado en los últimos años la presencia de osos y lobos, a pesar de la relativa cercanía a las áreas urbanas de Asturias.

Puente romano de Villanueva, sobre el cauce del río Trubia
Aumentar
Puente romano de Villanueva, sobre el cauce del río Trubia

Historia

Alfonso III refundó el monasterio de los santos Adriano y Natalia, que se levantó en el año 891.

En el año 1100 tanto el monasterio como sus propiedades son donadas a la iglesia de Oviedo por Alfonso VI. Este cambio de propietarios motivó frecuentes disputas con el obispado, y finalmente los monjes abandonaron el monasterio.

El Obispo Pelayo, en el año 1108 ordenó la restauración del monasterio, pero en el siglo XV el monasterio se encuentra nuevamente abandonado, y no será restaurado hasta el siglo XIX, pasando la iglesia a ser la parroquia del municipio.

Hasta 1579 (año en el que Felipe II lo incorpora a la corona) fue propiedad obispal.

Fuente

Bibliografía