Santa María del Naranco

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Santa María del Naranco
Aumentar
Santa María del Naranco

Santa María del Naranco es el primer monumento ramirense que se divisa mientras subimos el monte Naranco (Oviedo), elevándose en un pequeño repecho del terreno.

Levantado durante el reinado de Ramiro I, su función como palacio terminó antes de finalizar el siglo IX, convirtiéndose en iglesia.

Se trata de un palacio sólido, estrecho y equilibrado en sus proporciones, construido con piedra arenisca, caliza y el uso puntual de piedra de Laspra, posee planta rectangular y dos pisos (cripta y planta noble o aristocrática) que se dividen en tres zonas diferentes. La cripta es un espacio hermético y sombrío, medio enterrado, cuyo precedente estilístico (a parte de en Roma) lo podemos encontrar en la cripta de Santa Leocadia de la Cámara Santa.

Arco en Santa María del Naranco
Aumentar
Arco en Santa María del Naranco

El piso noble posee la parte más decorativa y llamativa de todo el edificio para el visitante, que desde el primer momento, debe acceder a él por la vistosa escalera y pórtico de estirpe imperial, situados en la cara norte del palacio. En el interior ser genera un efecto de tensión espacial entre los ejes longitudinal y transversal del rectángulo, cuya superficie está adornada por una sucesión de arcadas ciegas que se apoyan sobre pilares y haces de columnas de capitel bizantino (troncos de pirámide), rematado por una bóveda de cañón en su parte superior. En los lados cortos del rectángulo, se continúa la composición de arcos, pero no ya ciegos, sino formando parte de unos muros-pantalla que orientados este-oeste, recogen toda la luz posible de la salida y la puesta del Sol.

Se halla ubicado extramuros de la primitiva ciudad medieval. Su construcción se data en torno al 840 (siglo IX).

Entre 1929 y 1934, Menéndez Pidal asesorado por Gómez Moreno, realizó la restauración del monumento.

Se encuentra situado en la Carretera de los Monumentos.

Desde 1985 es patrimonio mundial de la Unesco. El 30 de septiembre de 2009, se delimitó el entorno protegido tanto de Santa María del Naranco como de San Miguel de Lillo.

Bibliografía