San Pelayo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

San Pelayo M√°rtir, 911-925.

Cristiano martirizado durante el califato de Abderramán III, canonizado por ser un modelo de castidad juvenil. Nació en Albeos, Pontevedra, y falleció martirizado en Córdoba.

Tras la batalla de Valdejunquera en el a√Īo 920, muchos cristianos del Reino de Le√≥n fueron llevados prisioneros a C√≥rdoba, entre los que estaban el propio Pelayo y su t√≠o Hermigio, obispo de Tuy. Este √ļltimo fue liberado para despu√©s pagar el rescate por su sobrino Pelayo, que se encontraba como reh√©n. Mientras esto suced√≠a, se dice que realiz√≥ tal proselitismo de Cristo que el califa hubo de encerrarle. A causa de negarse a contactos sexuales con el califa y tras ped√≠rsele la apostas√≠a del cristianismo, a lo que se niega, fue martirizado tras pasar cuatro a√Īos en la c√°rcel, el 26 de junio de 925. Su martirio es descrito de manera truculenta: seg√ļn las cr√≥nicas, fue desmembrado mediante tenazas de hierro.

Tras su martirio, pas√≥ a recibir culto poco despu√©s. En el a√Īo 994 sus restos llegaron a Oviedo, donde se incluy√≥ bajo su advocaci√≥n un monasterio, y a partir del siglo XI su culto se hab√≠a generalizado por la Pen√≠nsula Ib√©rica.

Seg√ļn consta en un pergamino custodiado en el Archivo del Monasterio de San Pelayo, fechado el 7 de noviembre de 1053 y firmado en Oviedo, (Legajo A, n√ļm.3 del Fondo documental de San Pelayo) , en esta fecha acuden a Oviedo el rey Fernando I y su esposa do√Īa Sancha, junto a sus hijos y corte, para trasladar los restos de San Pelayo a un lugar dentro de la iglesia m√°s acorde con la importancia del santo. Con motivo de esta visita, el rey dona al Monasterio de San Pelayo el monasterio de San Juan de Abo√Īo para el sustento de hermanos y hermanas que veneran al m√°rtir.

Bibliografía