Puente de Colloto

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Aumentar

Declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, por Decreto del 30 de octubre de 2003.

El llamado Puente Romano o Puente Viejo de Colloto se sitúa sobre el río Nora, muy próximo al límite entre Siero y Oviedo. Concretamente, el puente se localiza en terrenos del municipio sierense, en la parroquia de San Pedro de Granda.

Aparece por primera vez documentado en la época medieval pero su construcción parece remontarse hasta la romana como parece indicar el hallazgo, durante la Guerra Civil, en uno de sus arcos de unas monedas de los siglos IV y V, monedas encontradas por D. Manuel Aquilino Fernández.

El puente presenta un perfil ligeramente alomado. Consta de dos arcos que se apoyan en un pilar central. Uno de los arcos es de medio punto mientras que el otro es ligeramente apuntado. Ambos están cubiertos con bóveda de sillería. El pilar central tiene un pequeño arco de descarga también de medio punto; de su base arrancan tajamares apuntados.

Su fábrica es de sillarejo, reservándose para las bóvedas y arcos sillares de piedra arenisca bien trabajados.

La calzada tiene unos dos metros de anchura y se conserva, en algunas zonas, parte de su empedrado original. Su altura máxima es de unos ocho metros aproximadamente.

Fue restaurado en 1997.

Hasta la construcción de la carretera por el puente pasaba el Camino Real de Francia por el que muchos peregrinos del Camino de Santiago llegaban hasta la Basílica de San Salvador de Oviedo. También fue escenario de varias batallas. Como la que mantuvieron aquí, en 1369, Pedro I el Cruel y su hermano, Enrique II o, un siglo más tarde, Juan Bernaldo de Quirós y Melén Suárez de Valdés.

Sabemos por diversas fuentes de distintas reparaciones en los siglos XVII y XVIII. En 1997 fue restaurado por última vez.

Junto al puente existía una antigua ermita, bajo medieval, dedicada a San Antonio Abad que no se encontraba en muy buen estado de conservación ya en el siglo XVIII y además se vio también afectada durante la Guerra de la Independencia. Hoy no quedan restos de ella. Además se encontraban varios molinos y una típica casería asturiana con su casa y hórreo que fue derribada hacia 1946 con motivo de la ampliación y modificación de la actual N-630.

Bibliografía

  • Francisco Bustamante. Archivo propio