Pelayo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Recreaci贸n del rey Don Pelayo
Aumentar
Recreaci贸n del rey Don Pelayo
Rey de Oviedo

Primer Rey de Oviedo (718-737), seg煤n se帽ala la Cr贸nica Albeldense al situar, tras Rodrigo, el ep铆grafe Ordo gotorum obetensium regum (relaci贸n de los Reyes Godos Ovetenses), que inicia Pelayo. Fundador de la jefatura independiente del poder musulm谩n, bajo el cual se hallaba la mayor parte de la Pen铆nsula Ib茅rica desde la derrota del rey Rodrigo en la Batalla de Guadalete 鈥711 d.C.鈥, que dio origen al Reino de Oviedo. En el a帽o 718 es elegido caudillo de los astures y de los hispanos-godos refugiados en Asturias, consiguiendo derrotar a los sarracenos en la Batalla de Covadonga. Batalla que para Claudio S谩nchez-Albornoz habr铆a tenido lugar en 722, mientras que historiadores m谩s recientes han sugerido pudo haberse producido en el mismo a帽o 718, trat谩ndose en realidad la ofensiva de una respuesta a la elecci贸n de Pelayo.

La escasez de material documental de la 茅poca y las contradicciones entre las cr贸nicas musulmanas y cristianas (las Cr贸nicas Asturianas redactadas en el pen煤ltimo decenio del siglo IX en el ambiente neogoticista de la corte ovetense), hacen que no est茅n claras ni la ascendencia ni las circunstancias hist贸ricas en que lleg贸 a Asturias y fue investido rey. Posteriormente, las mistificaciones legendarias y las historiograf铆as rom谩ntica y eclesi谩stica incrementaron el confusionismo; como reacci贸n al mismo surge una l铆nea interpretativa hipercr铆tica, defendida por Julio Somoza, que negaba la veracidad de la Batalla de Covadonga y la propia existencia de Pelayo bas谩ndose en que la cr贸nica m谩s pr贸xima a los hechos, la Moz谩rabe o Continuatio Hispana de 754, no menciona nada al respecto. Tal silencio, sin embargo, no constituye de por s铆 una prueba concluyente, por cuanto que pudiera atribuirse a una minusvaloraci贸n interesada de los hechos por el autor.

La Cr贸nica Rotense presenta a Pelayo como un noble godo, espatario de los reyes Vitiza y Rodrigo, sin mencionar su genealog铆a. Aunque, al relatar el di谩logo de Pelayo con el obispo Oppas en Covadonga (ver: Batalla de Covadonga), cuenta que 茅ste llam贸 al caudillo confrater (primo), con lo que Pelayo ser铆a descendiente del rey Chindasvinto. Por su parte, la cr贸nica Sebastianense dice que era hijo del dux Favila o Fafila, desterrado por el rey Egica a Tuy y asesinado por el hijo de 茅ste, el futuro rey Vitiza 鈥攕i se acepta esta versi贸n parece dif铆cil que Pelayo pudiera haber sido espatario, algo similar a un pretoriano, del matador de su padre como afirma el ciclo alfonsino鈥, quien una vez ci帽贸 la corona expuls贸 de Toledo a Pelayo por considerarlo un virtual conspirador. Sin embargo, la Cr贸nica Albeldense se帽ala que Pelayo era hijo de Bermudo y nieto del rey Rodrigo.

Retrato ideal del rey Don Pelayo, siglo XVIII
Aumentar
Retrato ideal del rey Don Pelayo, siglo XVIII
El nombre Pelayo (Pelagius) no es germ谩nico sino latino, lo que para Garibay y Men茅ndez Pelayo apuntar铆a a un origen hispano-romano; a favor de esta hip贸tesis puede aducirse tambi茅n que seg煤n la versi贸n Rotense de la cr贸nica alfonsina Pelayo es elegido caudillo en un concilium por los habitantes de los valles interiores del oriente asturiano (la versi贸n erudita, Sebastianense, posterior, presenta notables divergencias en este punto: Pelayo habr铆a sido elegido por la nobleza goda refugiada en la regi贸n y no por los pobladores), un proceso desconectado de cualquier mecanismo pol铆tico visig贸tico, pero precisamente 茅stos, fundamentalmente vadinienses y orgenomescos (tribus m谩s bien c谩ntabras que astures, sobre las cuales la influencia romana y visigoda fue muy tenue), hab铆an protagonizado una insurrecci贸n contra el rey Wamba veinte a帽os antes, por lo que no parece plausible que escogieran como l铆der a un enemigo reciente. Asimismo, las cr贸nicas cristianas y musulmanas dan cuenta de estrechos v铆nculos de Pelayo con Asturias: seg煤n el testamento de Alfonso III pose铆a tierras en Ti帽ana, Siero, cerca de Lucus Asturum; los cronistas musulmanes Al-Akir y Al-Nuwari citan un lugar conquistado por Muza entre los a帽os 712 y 714 llamado Roca de Pelayo que algunos historiadores han identificado con el Cerro Santa Catalina de Gij贸n, lo que Pelayo pudiera haber sido tambi茅n un jefe local. No hay en todo caso una opini贸n generalizada, si bien S谩nchez-Albornoz, tras dedicar buena parte de su obra a esclarecer la cuesti贸n, se inclin贸 por la versi贸n cl谩sica atribuy茅ndole filiaci贸n goda, no han dejado de sucederse hip贸tesis sobre un origen vasco, astur, lebaniego o gallego.

Con respecto a la llegada de Pelayo a Asturias, seg煤n la Albeldense habr铆a ido all铆 al ser expulsado de Toledo por Vitiza, por tanto antes de la invasi贸n musulmana. La Rotense sit煤a su llegada, acompa帽ado de su hermana, en un momento en que Munuza era ya gobernador de Gij贸n. La erudita o Sebastianense no precisa el momento, posterior sin embargo a la invasi贸n musulmana, refiriendo que tras la desaparici贸n del Reino de Toledo parte de la aristocracia goda se refugi贸 en las monta帽as asturianas y eligi贸 como jefe a Pelayo. En lo tocante a la elecci贸n de Pelayo como caudillo, la Albeldense cuenta, sucintamente, que fue el primero en reinar en Asturias durando su mandato diecinueve a帽os, y el primero en iniciar la rebeli贸n contra los agarenos. La Rotense ofrece un relato mucho m谩s amplio y detallado seg煤n el cual Pelayo habr铆a sido enviado a C贸rdoba por Munuza con el pretexto de una comisi贸n para contraer matrimonio con su hermana durante su ausencia 鈥攍o que no deja de tener l贸gica puesto que los musulmanes trataron de consolidar su autoridad pol铆tica cas谩ndose con miembros de la aristocracia goda e hispano-romana鈥; Pelayo regresa de C贸rdoba en el verano de 717 y desaprobando el enlace se rebela abiertamente, por lo que Munuza solicita hombres a Tarik para apresarlo 鈥擯elayo deb铆a contar por tanto con alg煤n grupo de fieles鈥. Acampado en Bres o Brece, identificado con Pilo帽a, territorio de los luggones cuya capital era Beloncio, es descubierto por sus perseguidores iniciando una hu铆da y logrando perderlos al vadear el r铆o Pilo帽a para internarse despu茅s en los valles del interior oriental de Asturias, cuyos habitantes celebraban un concilium. La narraci贸n de la Rotense cuenta a continuaci贸n la elecci贸n de Pelayo por parte de los reunidos en la asamblea, tras impresionarlos con una arenga en la que alentaba a la rebeli贸n contra los sarracenos. Como ya hemos comentado la Sebastianense dice, lo que obedece seguramente al ambiente ideol贸gico en que se redacta, que la elecci贸n de Pelayo habr铆a correspondido a nobles godos y no a los naturales. Es interesante subrayar que S谩nchez-Albornoz, sin perjuicio de considerar a la monarqu铆a asturiana y al propio Reino de Oviedo como continuadores del Reino de Toledo, se decanta por el origen popular de la rebeli贸n: 鈥淧elayo, pr铆ncipe de los astures y no rey de los godos (鈥). Caudillo de una rebeli贸n popular y no rey de una aristocracia dividida y vencida鈥︹ (El Reino de Asturias. Or铆genes de la Naci贸n Espa帽ola. Colecci贸n Biblioteca Hist贸rica Asturiana. Edici贸n: Silverio Ca帽ada. Gij贸n 1989. P谩gina: 99).

S谩nchez-Albornoz considera que la elecci贸n de Pelayo debi贸 tener lugar en 718, transcurriendo cuatro a帽os hasta que el val铆 de al-Andalus Anbasa, elegido en 721, organiz贸 una expedici贸n de castigo a las 贸rdenes del Alkama o Alqama, entre cuyos miembros habr铆a ido seg煤n las cr贸nicas alfonsinas el obispo Oppas, hijo del rey Vitiza. Tal interregno, cuestionado por algunos historiadores que fechan la Batalla de Covadonga en el mismo 718, se habr铆a debido a que los muslines trataban entonces de conquistar la Galia y consideraban insignificante la rebeli贸n astur. Alkama perece en la Batalla de Covadonga quedando mermados los efectivos musulmanes y huyendo los supervivientes a trav茅s de Enol y Bufarrera hasta llegar, tras vadear el r铆o Cares y subir Amuesa, al valle de Li茅bana y despu茅s a Cosgaya donde seg煤n las cr贸nicas fueron sepultados por un corrimiento de tierras. Enterado de la derrota, Munuza trata de huir cayendo en una celada en Olal铆es u Olaya, en la que muere.

Tras la victoria en Covadonga, Pelayo hizo extensiva su autoridad al menos hasta la cuenca del Nal贸n; estableci贸 no obstante su corte en Cangas On铆s, muy cerca de Covadonga para poder refugiarse de nuevo en los Picos de Europa en caso de incursi贸n sarracena. Poco despu茅s entra en escena Alfonso, de estirpe goda, hijo del dux Pedro de Cantabria, y futuro Alfonso I que, seg煤n la Albeldense cas贸 con la hija de Pelayo, Ermesinda, por iniciativa de 茅ste. La Rotense relata que Pelayo, a cuyo incipiente n煤cleo de resistencia afluyeron nobles c谩ntabros y vizca铆nos y seguramente buen n煤mero de partidarios del malogrado Rodrigo que hab铆an buscado refugio en la corte de Carlos Martel, logr贸 junto a su yerno importantes victorias.

Tras diecinueve a帽os de reinado Pelayo fallece en Cangas de On铆s siendo sepultado en la Iglesia de Santa Eulalia de Abamia, seg煤n la Cr贸nica del obispo Pelayo, donde tambi茅n ser铆a enterrada su esposa Gaudiosa. Alfonso X trasladar铆a sus restos a la Santa Cueva de Covadonga, junto al Altar de la Sant铆sima Virgen. A fines del siglo XVIII, se grab贸 el siguiente epitafio:

芦Aqu铆 yace el santo rey D. Pelayo, electo el a帽o de 716, que en esta milagrosa Cueva comenz贸 la restauraci贸n de Espa帽a. Vencidos los moros, falleci贸 el a帽o 737 y le acompa帽a su mujer y hermana.禄


La tradici贸n le atribuye haber rescatado de Toledo las obras de San Isidoro, San Ildefonso y Juliano, as铆 como las reliquias procedentes de Jerusal茅n, que permanecieron en Monsacro, Morc铆n, hasta que Alfonso II orden贸 su traslado a la C谩mara Santa de la Catedral de Oviedo.


Predecesor:
-
Rey de Oviedo
718-737
Sucesor:
Favila

Literatura sobre Pelayo

El rey Pelayo y la batalla de Covadonga son inspiradores de obras literarias como el poema escrito por el Comendador Hern谩n N煤帽ez de Toledo o el escrito por Alonso de Sol铆s Folch de Cardona, ambos titulados El Pelayo.

Enlace de inter茅s

Bibliograf铆a