Monasterio de Santianes de Pravia

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

La iglesia de Santianes es el claro antecedente del Prerrománico. En el año 774, el Rey Silo y la Reina Adosinda trasladan la corte a Pravia desde Cangas de Onís. Mandan construir esta iglesia concebida para ser Panteón Real, y a la muerte de su esposo en el año 785, la Reina Adosinda se ve obligada a aceptar la vida monástica en esta iglesia siguiendo la tradición visigoda.

El edificio tiene tres naves; la central es de doble tamaño que las laterales, que se encuentran separadas por arcos y pilastras de sillería. Cuenta con vestíbulo a los pies, que se supone que era el Panteón Real.

Son elementos destacables:

  • El altar y el cancel, talladas ricamente con motivos visigodos. Los que vemos son reproducciones de los originales.
  • Candelero de bronce, de tradición visigoda.
  • Elementos arqueológicos. Se han encontrado interesantes piedras sueltas como restos de otro cancel, y distintas piedras talladas a cincel.
  • Piscina Bautismal, que se encuentra en la nave lateral del lado derecho. Es también de tradición visigótica y el único ejemplo que se conoce en las iglesias asturianas.

De esta iglesia, cuyo patrocinio constaba en un curioso acróstico destruido en el siglo XVII —en el que se podía leer en todas direcciones, a partir de la «S» central, la frase «Silo princeps fecit» («Lo hizo el rey Silo») mas de cuarenta y cinco mil veces— y que pasó a ser un monasterio a la muerte de dicho monarca, existen referencias en las crónicas de la época de Alfonso III y también nos ha llegado una descripción de su estado a principios del siglo XVII, se supone que muy semejante al original. Posteriormente ha sufrido varias transformaciones, la primera en 1637, en la que se sustituyó toda la cabecera, y varias en el siglo XIX en las que se amplió el crucero y se sustituyó la fachada oeste. A principios del siglo XX quedaban en pie muy pocos restos de la construcción original, consistentes en algunos muros de mampostería y dos arcos de ladrillo a cada lado de la nave central, sobre pilares con basas e impostas decoradas con perfiles de filetes escalonados. En esa época fue estudiada por Fortunato Selgas Albuerne, que propuso una posible estructura original, y entre los años 1975 y 1980 fue investigada y reconstruida bajo la dirección de José Menéndez Pidal.

Enlace de interés

Fuentes