Intervencionismo y revolución

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Ficha bibliográfica de Intervencionismo y revolución


Título: Intervencionismo y revolución. Asturias y Gran Bretaña durante la Guerra de la Independencia (1808-1813)


Autor: Alicia Laspra Rodríguez


Primera edición: Oviedo 1992


Editorial: Real Instituto de Estudios Asturianos


Materia: Historia


ISBN: 84-87212-17-4


Notas: 436 páginas


Intervencionismo y revolución. Asturias y Gran Bretaña durante la Guerra de la Independencia (1808-1813). Alicia Laspra Rodríguez. Real Instituto de Estudios Asturianos, Oviedo 1992, 436 páginas.

Alicia Laspra Rodríguez presenta en Intervencionismo y revolución. Asturias y Gran Bretaña durante la Guerra de la Independencia (1808-1813), el más completo estudio de la ayuda británica a Asturias durante la Guerra de la Independencia española. La tesis fundamental de su estudio es que la ayuda británica tuvo el carácter de «intervencionismo en los asuntos de una nación inferior» (según señala en el prólogo R. Carr), estudiando esta intervención tanto en lo referente a los materiales aportados como en la actuación de los distintos agentes británicos implicados, como Guillermo Parker Carroll. Laspra encarece la importancia institucional de la Junta Suprema de Asturias como continuadora de la Junta General del Principado de Asturias, situación que hizo posible el apoyo de la intervención británica.

«En el presente contexto de análisis, la cuestión se contempla desde una perspectiva diferente. A la vista del corpus documental, varias cosas quedan claras. En primer lugar, el Reino Unido no se habría volcado en su ayuda a Asturias si ésta no se hubiera constituido, como lo hizo, en zona "revolucionaria", con un enfrentamiento abierto y decidido a las autoridades francesas y/o afrancesadas. En segundo lugar, tampoco lo habría hecho si los nuevos órganos de poder no hubieran actuado, como así lo hicieron, con cierta idea de "Estado" y no meramente al calor de una revuelta popular. Pero, en tercer lugar, la ayuda británica no habría sido concebible ni concebida si esa idea de "Estado" no se hubiera presentado, como así lo fue, bajo la bandera, al menos formal, de Fernando VII y la legitimidad establecida. Sí hay testimonios contemporáneos expresos que reflejan perfectamente el espíritu de lo anterior. El más temprano, una carta del secretario del Foreign Office, Canning –alma y motor que sería de la ayuda británica a Asturias– a su monarca, Jorge III» Intervencionismo y revolución (págs. 16-17).