Inguanzo

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Inguanzo es una pequeña localidad del Concejo de Cabrales cargada de ilustres familias y personajes relevantes en la Historia, especialmente desde el siglo XVIII. En su pequeño municipio se multiplican apellidos y nacieron familias que han ocupado las élites de la política, las artes, la milicia o la cultura nacional.

Tabla de contenidos

El Mayorazgo de Inguanzo

Numerosas casonas y blasones del pueblo recuerdan a estas ilustres personalidades originarias de Inguanzo, destacando entre ellas una de las más antiguas, llamada Palacio del Mayorazgo. En esta casona se considera que residía la familia más antigua (la «rama mayor») de los linajes de Inguanzo, que fueron principalmente los de los cuatro apellidos más blasonados en aquella localidad: los Alonso, los Díaz, los González y los Inguanzo. De ellos nacieron personajes tan ilustres como los de las familias Díaz de Inguanzo, o los descendientes y parientes del primer Marqués de Santa Cruz de Inguanzo, Pedro Alonso Díaz. Estos cuatro apellidos en cuartel se pueden ver en los blasones de las fachadas en las casas decoradas, destacando los escudos con los de los Díaz, Inguanzo, Alonso y González que lucen en la Casa de La Corrolada o el Palacio del Mayorazgo. Esta última se considera la más antigua de la localidad; los herederos del Mayorazgo de Inguanzo continúan siendo una élite hoy, pues actualmente los descendientes directos de esta «rama mayor» son Joaquín Díaz y sus hermanos, Luis Díaz Viana y Germán Díaz González, quienes son médicos, investigadores o escritores de renombre; destacando entre ellos el primero, Joaquín Díaz González, folklorista, director de la fundación que lleva su nombre en Urueña, catedrático honorario y Doctor Honoris Causa por varias universidades, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, así como académico de número y correspondiente de otras varias academias hispanas y europeas.

Inguanzo, cuna de personalidades históricas

Nos llamaría la atención enormemente si repasáramos la Historia desde el siglo XVI, encontrarnos con que en esta pequeña localidad han nacido ilustrísimas personas (sobre todo del mundo de la cultura y de las finanzas). Si consultamos las genealogías de Cabrales, observaremos cómo entre los apellidos y las personas que aparecen como nacidas en este concejo desde el siglo XVIII, se encuentran personajes muy relevantes en la Historia de España. Las familias Cossío, Mier, Díaz de Inguanzo, Díaz Alonso (Marqueses de Santa Cruz), Niembro, los Prieto y una larga lista de apellidos importantes nacieron o vivieron en esta localidad. Por su parte aristócratas como el Marqués de los Altares, militares como los Bárcena, clérigos como los Díaz Inguanzo, políticos e intelectuales desde época de Carlos IV a Alfonso XII, fueron originarios o tienen casa solar en Inguanzo. Ejemplos de ello son el famoso canónigo Francisco Díaz de Inguanzo, quien se recuerda como uno de los más distinguidos prelados de México (con obispado en Oaxaca); cuyo sobrino fue el famoso Francisco Díaz Inguanzo, Oidor de Nueva España y luego Gobernador de este Virreinato y Gobernador de Puerto Rico. Otros miembros de esta familia (con casa en Llanes) fueron el General Inguanzo y el Cardenal Pedro Inguanzo y Rivero. Igualmente nacido en Inguanzo fue Juan Alonso Asiego y Ribera, cofundador de la Universidad de Oviedo e inseparable asesor y amigo de Fernando Valdés Salas (Inquisidor general y confesor de Felipe II, y constructor —entre otras cosas— de la universidad ovetense y del palacio y capillas del pueblo que le vio nacer: Salas). Como ya dijimos, también nacieron o vivieron en este municipio los destacados militares Pedro de Bárcena y su hijo Pedro Alejandro de Bárcena, quienes ocuparon el palacete de los Díaz de Inguanzo, de quienes descendían. Por último, uno de los mas destacados personajes aquí nacidos fue Pedro Alonso Díaz, quien fuera Administrador de la Corona en Nueva España y uno de los hombres más ricos que conoció México (lugar donde se afincó tras emigrar de este concejo de Cabrales). El ilustre financiero terminó siendo llamado por Carlos IV para cumplir diversas misiones, fue un interlocutor continuo de Gaspar Melchor de Jovellanos y el rey lo nombró Marqués de Santa Cruz de Inguanzo.


Linaje de los Inguanzo de Llanes y creación del mayorazgo antiguo procedente de Llanes

Manuel García Mijares, en su obra Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres, publicada en 1893, trata extensamente del linaje de los Inguanzo y de su mayorazgo. Narra en su capítulo II el origen y establecimiento del mayorazgo de Inguanzo por mediación de las familias Rivero y Alonso, procedentes del concejo vecino. Contando cómo Juan del Castillo, marido de María Alonso, hija ésta de Juan de Rivero (poseedor de la importante casa de los Rivero de Llanes) y de Francisca Calderón de la Barca (descendiente de la famosa casa de los Calderón de la Barca, que dieron como fruto al insigne escritor), instituyen en testamento de fecha 11 de febrero de 1576 el mayorazgo de los Inguanzo (de Llanes). Los bienes que comprende dicho mayorazgo, y que eran principalmente posesiones en municipios del concejo de Cabrales, pasan enteramente a su sobrino Juan González de Inguanzo, que lo hereda pocos años después. Tras ello, García Mijares narra minuciosamente la genealogía de los González de Inguanzo, emparentados en los siglos XVII y XVIII con los Pérez de Bulnes, con los Posada, los Estrada, y finalmente con los González y los Buerdo (o González Huerdo). Recogiendo datos hasta el último de los mencionados como poseedor directo del mayorazgo: Antonio Inguanzo y Posada, fallecido en 1795.

El mayorazgo tuvo tal importancia en sus bienes y posesiones que llevaba unido el titulo de Regidor Perpetuo de Cabrales, cargo que van ostentando sucesivamente los González de Inguanzo mencionados. Al terminar el siglo XVIII, otras familias del mismo Concejo (y en especial del municipio de Inguanzo) se hacen más fuertes y poderosas que ésta, pasando a reestructurarse el mayorazgo y a reconsiderarse quién debía ser el Regidor de la zona. Diferentes ramas se crean tras la reaparición en Cabrales en 1780 de Pedro Alonso Díaz, natural de Inguanzo y quien habiendo emigrado de joven a México, se había hecho uno de los hombres más ricos de Nueva España. El mencionado natural de este municipio de Cabrales fue por estos años nombrado Administrador de la Corona para Nueva España y se tuvo por una de las grandes fortunas de nuestro país. Poco después, asimismo le fue otorgado el titulo de marqués, lo que cambió las estirpes y órdenes de importancia entre los Inguanzo, pasando a un segundo plano las familias venidas desde Llanes y teniendo primacía en Cabrales otras oriundas del propio Inguanzo y emparentadas con el mencionado marqués de Santa Cruz.

Pedro Alonso Díaz (marqués de Santa Cruz de Inguanzo) y las distintas ramas de los Díaz, Alonso, González e Inguanzo

Los Alonso y Díaz, del Palacio del Mayorazgo

Uno de los sobrinos del marqués de Santa Cruz que más éxito tuvo en tierras de Nueva España fue Pedro González Alonso. Éste hereda parte de la fortuna de su tío (o bien crea una propia), llegando a comprar en 1828 uno de los ranchos más grandes de todo México, el llamado Hacienda Calderón (posiblemente así denominado por ser descendientes los Inguanzo de Calderón de la Barca). Igualmente tenía el Rancho Pala y se dice que en hectáreas de extensión, ambas propiedades eran mayores que el Principado de Asturias entero (tanto que Pedro González Alonso hubo de poner y autorizar un tren para poder controlar y atravesar sus tierras). Igualmente, Pedro González era el heredero del Palacio del Mayorazgo y de la línea mayor de los Díaz y de los Alonso en Inguanzo. A su muerte, su hijo Juan Alonso y Huerdo (o Buerdo) hereda todas las propiedades, habiendo sido uno de los más afamados y ricos hombres de México. Tristemente su fama de millonario le lleva hasta la muerte, pues en 1869 fue secuestrado para pedir su rescate y los raptores, al verse seguidos, deciden asesinarle. Muere sin testar y sin herederos, y en 1870 le heredan dos sobrinos residentes en Inguanzo, llamados Vicente y Joaquina Alonso y Simón. Ambos sobrinos y herederos universales, conociendo que su tío asesinado deseaba beneficiar a Inguanzo, deciden continuar y realizar el levantamiento de varias casas de caridad y edificios religiosos en su memoria. A ello responde que en las Escuelas Publicas se lea en la fachada Casa de las Escuelas Publicas de Inguanzo, fundada por Juan Alonso Huerdo de Inguanzo, en 1870. Evidentemente en este año ya el mencionado donante había muerto, pero sus sobrinos Vicente y Joaquina continuaron muchas de las obras de caridad comenzadas por él; e hicieron otras motu proprio. A lo que se debe el letrero que ya habíamos leído de la iglesia de Santa Cruz de Inguanzo, en que se decía que ese templo había sido edificado por el marques de Santa Cruz en 1780 y reconstruido por Vicente Alonso Simon en 1873 (el sobrino y heredero del rico asesinado, Juan Alonso Buerdo).

De tal manera y nuevamente por quedar sin herederos en otras ramas, Joaquina Alonso Simon, Alonso de Inguanzo, Huerdo Gómez e Inguanzo Buerdo (Huerdo y Buerdo es el mismo apellido) queda finalmente como heredera de las propiedades antes mencionadas: Rancho Pala, Hacienda Calderón y Palacio del Mayorazgo (pasando nuevamente el mayorazgo en rama americana a su poder). Esta Joaquina Alonso es la bisabuela de Joaquín Díaz González, el folklorista, etnógrafo y músico (de donde le vino el nombre familiar de Joaquín); quien casada con Manuel Gómez de la Torre fue madre de Fernanda Gómez Alonso, quien hereda el Palacio y el mayorazgo hacia 1890. Esta última se casa con Nicanor Díaz de la Torre (conocido tenor aficionado) y serían la madre y el progenitor del padre de Joaquín Díaz, quien se llamó Germán Díaz y que nació en el palacio del mayorazgo hacia 1915. Su familia se deshace, en tiempos de guerra, del palacio de Inguanzo y Germán Díaz pasa a vivir a Castilla y León, trabajando como botánico e investigador en Zamora y Valladolid. En 1947 (ya fuera de Inguanzo, en Zamora), nacería el último hasta hoy de los que llevan este mayorazgo, llamado Joaquín Díaz González. Que conserva con gran cariño sus recuerdos de Inguanzo, tanto como fotos de la casona y su familia (tal como publicó en su reciente libro Música y Letra).

Joaquín Díaz y sus hermanos, oriundos de Inguanzo

Tres son los hermanos Díaz González: Luis Díaz Viana (investigador y escritor, historiador y profesor del CSIC); Germán Díaz, medico afincado en Santiago de Compostela, padre del famoso músico Germán Díaz (zampoñista y folklorista como su tío Joaquín).

Joaquín Díaz es desde los años setenta un conocido folklorista y solista. Ha grabado mas de cincuenta discos sobre romances, música sefardí, música popular y versiones de distintas melodías (recogiendo gran parte de la herencia perdida del folklore español). Ha escrito y publicado más de cuarenta y cinco libros tratando de costumbres, artes, artesanías, Historia y folklore en general. Preside y creó la Fundación que lleva su nombre (con sede en Urueña) y es, entre otras cosas, Catedrático Extraordinario y Doctor Honoris Causa por varias Universidades. Actualmente preside la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción y es miembro correspondiente o de número de otras muchas Academias españolas y extranjeras. Como decimos, en uno de sus últimos libros, intitulado Música y Letra, narra los recuerdos de su familia relacionados con Inguanzo y con el Palacio del Mayorazgo, donde nació su padre, el último de los Díaz Alonso que vino al mundo en esta casona. La figura de su abuelo Nicanor Díaz (amante de la Ópera y tenor aficionado), tanto como los recuerdos del Valle de Inguanzo que conservaban en la familia, marcaron profundamente el carácter de Joaquín Díaz, orientando sus preferencias hacia el folklore más profundo y lo popular más refinado (tal como es el estilo del Palacio del Mayorazgo).