Ignacio Abarca y Valdés

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Ignacio Abarca y Valdés. Pintor, 1675-1735.

Pintor barroco que nació en León aproximadamente hacia 1675. Residió en Oviedo desde 1708. Las escasas obras conservadas, todas de asunto religioso, apuntan a un estilo suntuoso de raigambre flamenca (la escuela de Rubens), pero en ellas también se perciben otras influencias como las fórmulas decorativas y dinamismo del pintor napolitano Luca Giordano (que vivió en España entre 1692 y 1702) y del que Abarca copió al menos una obra: La presentación de Nuestra Señora de la Catedral de Oviedo. Ambas referencias le emparentan con el estilo practicado por los pintores barrocos madrileños a finales del siglo XVII; esta circunstancia permite conjeturar un periodo de formación madrileño de Abarca. En Oviedo se conservan dos buenos ejemplos de su producción: el retablo de Nuestra Señora del Rosario en la Iglesia de Santo Domingo en Oviedo y un pequeño cofre con la imagen de Santa Eulalia. En el primero, las pinturas enmarcadas de forma caprichosa en los entrepaños del retablo se han agrupado de acuerdo con los misterios del rosario (gozosos, dolorosos y gloriosos). El cuerpo central fue reservado para la escena de La Virgen con Santo Domingo. Las secuencias son versiones bastante libres de composiciones del pintor flamenco Pedro Pablo Rubens conocidas a través de grabados. La representación de Santa Eulalia de Mérida es un cuadro de devoción. Suponía una novedad iconográfica la doble corona de flores por el doble patronato de la diócesis ovetense y del Principado de Asturias. Denotaba el influjo de la escuela barroca flamenca en el tipo físico de la santa y de los angelotes pero sobre todo en la suntuosidad generosa del toque. Se conservan obras suyas en León (La Bañeza), en el convento de Santo Domingo (retablo del Rosario) y en la Catedral de Oviedo. Murió en Oviedo en 1735 sumido en la pobreza.