Iglesia de San Juan de Priorio

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Declarada Monumento Histórico-Artístico el 7 de mayo de 1965.

A pesar de no figurar en la documentación hasta el año 1305, cuando Fernando IV la dona a San Salvador, podríamos retardar hasta el siglo XII o XIII su construcción.

Es muy probable que la presencia de peregrinos del Camino de Santiago en la parroquia ovetense de San Juan de Priorio explique la influencia del románico internacional en algunos elementos escultóricos de esta iglesia de gran reconocimiento internacional.

La planta original del edificio, de nave única con cabecera semicircular precedida de tramo recto, ha sido desvirtuada con diversas reformas y ampliaciones realizadas en los siglos XVIII y XIX. Se añadieron capillas, pórticos, sacristías, baptisterio y un campanario con espadaña de dos arcos.

Los elementos de mayor antigüedad, y los más destacables, se localizan en el exterior a excepción del arco de triunfo o una pila de agua bendita con motivos de entrelazos, bolas y hojas. En el exterior del crucero encontramos, reaprovechados, algunos canecillos con motivos escultóricos románicos: bolas, mujeres, serpientes, aves, bestias,… Resalta sobre todo este conjunto la portada puesto que es la única en Asturias con tímpano decorado: en el centro Cristo Pantocrátor rodeador por las figuras simbólicas de los cuatro evangelistas y dos pequeños ángeles. Además, dos pequeños atlantes sujetan este tímpano. Las arquivoltas se apoyan sobre cuatro columnas cuyos capiteles están decorados con hojas. Sin embargo, lo que sobresale son sus fustes ya que también constituyen uno de los pocos ejemplos en Asturias con decoración: están esculpidos en espiral y con los cuatro evangelistas.