Gran Enciclopedia Asturiana

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Aumentar

En 1970 vio la luz la obra m√°s ambiciosa del editor Silverio Ca√Īada, la Gran Enciclopedia Asturiana. Inicialmente se dot√≥ de quince tomos. Dirigida la obra por el propio Ca√Īada, Luciano Casta√Ī√≥n y Jos√© Antonio Mases, como Secretario de Redacci√≥n figuraba Andr√©s de la Fuente y como Redactores Manuel Arag√≥n, Ram√≥n Baraga√Īo, Saturnino D√≠az, Emilio Fern√°ndez, Lucas Fern√°ndez, Luc√≠a Garc√≠a Recio, Agustina Gonz√°lez, Jos√© Antonio Gonz√°lez, Jos√© Mar√≠a Rodr√≠guez, Gabriel Santullano y Jos√© Antonio Vega. La obra se benefici√≥ de las ilustraciones realizadas por los dibujantes Francisco Corteguera, Pedro Fern√°ndez, Victoriano Garc√≠a Fern√°ndez, Emilio Mart√≠nez Reguero, Jos√© Antonio Rado, Julio Sol√≠s Fern√°ndez y El√≠as Santamarina y de la labor de los maquetistas V√≠ctor Acebal y F√©lix Guisasola.

Colaboradores

Las miles de entradas que incluy√≥ la Gran Enciclopedia Asturiana en sus p√°ginas fueron realizados por una n√≥mina de ilustres colaboradores, grandes conocedores de la Historia de Asturias, entonces a√ļn denominada Provincia de Oviedo, entre los que se encuentran los siguientes: Andr√©s de la Fuente, Antonio Garc√≠a Linares, Antonio Garc√≠a Mi√Īor, David G. Nuevo Zarracina, David Ruiz Gonz√°lez, El√≠as G. Dom√≠nguez, Elviro Mart√≠nez Fern√°ndez, Eduardo Mart√≠nez Hombre, Emilio Ribera, Francisco Jord√° Cerd√°, Julio Antonio Fern√°ndez Lamu√Īo, Ignacio Bertrand Bertrand, Isidoro Cortina Frade, Isolino Llorens, Juan Ignacio Ruiz de la Pe√Īa, Jos√© Arduengo Caso, Juan Antonio Cabezas, Jos√© Antonio Mases, Jos√© Antonio Mart√≠nez √Ālvarez, Jes√ļs Evaristo Casariego, Javier Fern√°ndez Conde, Jos√© Garc√≠a, Jos√© Gir√≥n Garrote, Jos√© Luis P√©rez de Castro, Jes√ļs Mart√≠nez Fern√°ndez, Jos√© Mar√≠a Mart√≠nez Cachero, Jos√© Mar√≠a Roca Franquesa, Jos√© Ram√≥n Ovies Ruiz, Juan Santana, Miguel √Āngel Garc√≠a Dory, Miguel √Āngel Gonz√°lez Mu√Īiz, Manuel Ferrero Blanco de Quir√≥s, Manuel Gonz√°lez Pola, √ďscar Luis Tu√Ī√≥n, Patricio Ad√ļriz, Pedro Mateo Gonz√°lez, Ricardo G√≥mez Mu√Īoz, Raimundo Pe√Īa, V√≠ctor Alperi, Aquilino Garc√≠a Tuero, √Āngel Vi√Īuela, Ceferino de Blas, Carlos V√°zquez Mart√≠nez, Eduardo Navarro Pallares, Enrique Tru√°n, Francisco Javier Espiago, Gonzalo √Ālvarez Sierra, Higinio Card√≠n S√°nchez, Juan de Azcona, Joaqu√≠n Alonso Bonet, Juan Arribas Garc√≠a, Jos√© Antonio Mases, Jos√© Antonio Mart√≠nez √Ālvarez, Jos√© Miguel Caso Gonz√°lez, Javier Gonz√°lez Prado, Jes√ļs Mart√≠nez Fern√°ndez, Jos√© Mar√≠a Lana D√≠az, Jes√ļs Neira, Jos√© Ram√≥n Tolivar Faes, Juan Ur√≠a R√≠u, Jes√ļs Villa Pastur, Luis Arg√ľelles, Le√≥n Bernardo Manso Men√©ndez, Luis Mar√≠a Fern√°ndez Canteli, Lorenzo Rodr√≠guez Castellano, Miguel √Āngel Gonz√°lez Mu√Īiz, Mag√≠n Berenguer Alonso, Matilde Escortell Ponsoda, Marcos G. Mart√≠nez, Manuel Julivert Casagualda, Nicomedes Santos, Paulino Mart√≠nez Hoyos, Pepe del Valle, Sergio √Ālvarez Requejo, Santiago Luis Mart√≠n y Vicente Jos√© Gonz√°lez Garc√≠a.

Primera Edición

El Primer Tomo incluía, tras la nómina del Consejo de Redacción y los colaboradores, una Presentación en la que se reivindicaba la flamante obra como continuación de anteriores intentos de fundar una obra enciclopédica sobre Asturias, como el Diccionario Geográfico-Histórico de Asturias de Francisco Martínez Marina o las obras de Jovellanos.

Presentación

El patrimonio tradicional de la realidad asturiana no hab√≠a sido dado a conocer globalmente, a pesar de las reiteradas tentativas llevadas a cabo en diversas ocasiones de nuestra historia: desde el serio empe√Īo de Mart√≠nez Marina o la valiosa recopilaci√≥n hecha por Jovellanos, sin olvidar la obra, de car√°cter eminentemente geogr√°fico, del cart√≥grafo Tom√°s L√≥pez, hasta la truncada y, en cierto modo, muy distinta labor de Canal en el ¬ęDiccionario Folkl√≥rico¬Ľ, no se hab√≠a logrado la elaboraci√≥n de una obra enciclop√©dica que recogiera de una manera total y exhaustiva la tem√°tica relacionada con la tierra asturiana.

Y Asturias estaba pidiendo esta obra. Los estudios parciales, fragmentarios y relativamente escasos de que se dispon√≠a, resultaban apenas accesibles -cuando no desconocidos- al lector com√ļn. Se impon√≠a el esclarecimiento de nuestra cultura, la revitalizaci√≥n de nuestros conocimientos aletargados, corriendo el riesgo, a fin de cuentas, de presentar una minuciosa revisi√≥n tanto de nuestro pasado hist√≥rico como de nuestro entorno actual. Hablamos de correr un riesgo y √©sta es la expresi√≥n adecuada, porque, evidentemente, el hecho de acometer una empresa que en s√≠ misma entra√Īaba no pocas limitaciones, puede parecer, sin entrar en an√°lisis serios, una ocurrencia descabellada. Porque, a simple vista, las limitaciones parecen estribar en que una obra de car√°cter regional no ofrece excesivo inter√©s en una √©poca como la que vivimos, en que cada circunstancia vital tiende a ensanchar horizontes, abrir puertas y derribar peque√Īas fronteras. El fen√≥meno es falso; las implicaciones de una regi√≥n determinada exigen y proclaman el derecho a un reconocimiento de √°mbito nacional e incluso universal, ya que, a nuestro juicio, la cultura de las masas empieza en el individuo, y la de los pueblos, en el m√°s humilde de los lugares.

La edici√≥n de un diccionario enciclop√©dico entra√Īa siempre una enorme responsabilidad. La tarea es dif√≠cil y costosa; impone la organizaci√≥n abrumadora de equipos de especialistas en todos los ramos del saber, y la movilizaci√≥n de m√ļltiples elementos t√©cnicos y art√≠sticos si se quiere rematar la tarea con probabilidad de √©xito.

La GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA afront√≥ el problema de poner en marcha este diccionario con el mayor cari√Īo y entusiasmo, y el resultado est√° bien claro; por vez primera se presenta al lector una obra enciclop√©dica inspirada y alimentada en las fuentes de lo estrictamente astur. Ello no es obst√°culo, sin embargo, sino m√°s bien acicate, para que el contenido de la ENCICLOPEDIA se relacione o se vincule en su totalidad con el resto del pa√≠s; sabe bien el lector que la historia de Asturias se halla claramente identificada con la civilizaci√≥n ib√©rica y que muchos aconteceres decisivos para la Patria, aqu√≠ fermentaron y de aqu√≠ se esparcieron a trav√©s de la naci√≥n, involucr√°ndose para siempre en su contexto hist√≥rico.

Frente a la necesidad real de aportar un testimonio decisivo de la Regi√≥n, exist√≠a el natural inconveniente aludido de no contar con los medios precisos para llevar a cabo la empresa. La realizaci√≥n de la obra s√≥lo era viable en manos de un equipo nutrido y solvente; de este modo, la Direcci√≥n de la ENCICLOPEDIA se ha ocupado de reunir un conjunto de colaboradores que componen, en s√≠ntesis, la mejor demostraci√≥n de que la obra es, en realidad, la consecuencia de una funci√≥n colectiva muy compenetrada, una entra√Īable tarea de entendimiento y cooperaci√≥n entre todos los asturianos y los que, sin serlo, se interesan por nuestra regi√≥n.

La ENCICLOPEDIA est√° dirigida a un p√ļblico muy amplio, a todos aquellos que quieren saber cosas acerca de sus antepasados, sobre su propia tierra, sus hombres, su riqueza, sus glorias y sus tradiciones, pero que son ajenos a la especializaci√≥n. Se suple este requerimiento, justo y noble, aunque l√≥gicamente, no se desatiende al lector que practica otro tipo de consulta, es decir, el erudito, el investigador. A nuestro juicio, la ENCICLOPEDIA conjuga el dif√≠cil equilibrio que exige una obra de esta √≠ndole: hay amenidad, hay anecdotario trivial, pero tambi√©n hay rigor cient√≠fico y comedida profundidad. De esta manera, el √ļnico beneficio es el lector.

No cabe vanagloriarse de que la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA sea una obra genial, absolutamente desprovista de omisiones, de peque√Īas impurezas; por sus propias caracter√≠sticas de s√≠ntesis, de aglutinamiento, de heterogeneidad, es a ella inherente -casi obligado- este g√©nero de irregularidades. No en vano han sido muchos los millares de fichas manejados en su confecci√≥n, desde los datos relativos a la Prehistoria hasta los relacionados con el tiempo presente, y de cuyas materias -de dif√≠cil tratamiento- se procur√≥ una s√≠ntesis monogr√°fica.

A pesar de todo, estamos seguros de que en justa retribución al valor de este acontecimiento en la historia de Asturias, al hablar de nuestra Región, en lo futuro será difícil disponer de otra fuente de consulta, de otra obra informativa y técnica más copiosa y explícita que esta que hoy ve la luz.

GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA


Segunda edición

En 1981 apareci√≥ una segunda edici√≥n de la Gran Enciclopedia Asturiana, con tres tomos de Ap√©ndices que dan cuenta de entradas modificadas o a√Īadidas por los acontecimientos que tuvieron lugar entre 1970 y 1980 en Asturias. La ocasi√≥n tambi√©n dio pie para una declaraci√≥n de la Editorial, en la que se rese√Īa el √©xito alcanzado por la primera edici√≥n y se se√Īala la existencia de los ap√©ndices.

Preámbulo a la 2ª edición

CUANDO comenzó a gestarse la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA, les pareció a algunos una tarea inconcebible, y creyeron que su realización era una utopía. No obstante, y a pesar de tratarse de una actividad editorial que carecía de precedentes a escala regional, la ilusión se vio convertida en algo material que causó el asombro de los incrédulos.

Es cierto que el éxito alcanzado tiene su deuda con las personas que fueron fieles a lo que se les ofrecía: una Asturias totalizadora con interesantes textos y no menos sugestivas ilustraciones. Unos y otras procedían de colaboradores que ponían sus saberes a nuestra disposición, ofreciendo sus conocimientos y su fe en la cimentación de una obra que resultaría de permanente vigencia.

El llevar a cabo la labor de completar la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA supuso, por sus miles de fichas, confrontaciones y resoluciones, una ingente labor, pero -repetimos- los colaboradores supieron salvar los obstáculos que se presentaron. No se contó, sin embargo, con el apoyo de los organismos y estamentos oficiales, de quienes los rectores de la obra no recibieron ninguna clase de ayuda, cuando parecía que el carácter de la misma lo requería.

Adem√°s del acierto en la elecci√≥n de los colaboradores, hay que a√Īadir la enorme acogida que la obra tuvo por parte del p√ļblico, sin distinci√≥n de puntos cardinales en el mapa asturiano; y a√ļn fuera de √©l, para dispersarse todav√≠a a otras naciones, especialmente americanas hispanohablantes.

La GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA, como pionera en su g√©nero, fue luego copiada, a veces calcada, y as√≠ los habitantes de otras regiones espa√Īolas pudieron disponer de una obra que recogiera las peculiaridades propias de las mismas.

La GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA, como obra colectiva eminentemente laudable, incluye lo oportuno, y sirve, tanto de libro de consulta como para una lectura de entretenimiento; y de manera indiscutible, para conocer la savia tanto erudita como popular de Asturias.

La diversidad asturiana fue, con tal edici√≥n, polarizada por primera vez en una obra global, aglutinadora y √ļnica. Se pretend√≠a partir de lo particular, pero sin que los par√°metros geogr√°ficos regionales limitaran el contenido enciclop√©dico de la obra. Y estimamos que se logr√≥ tal prop√≥sito, al difundirse las propiedades genuinas asturianas en su amplio diafragma y en sus diversos espectros. En definitiva, la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA cumpli√≥ su misi√≥n testimonial, aunque a veces la ilusi√≥n de los promotores quedara descompensada por la imposibilidad de alcanzar las previstas y m√°ximas metas.

En la presente reedición se han corregido impurezas tipográficas, así como erratas -las localizadas, pues es bien sabido que erradicarlas absolutamente es imposible-, quizás muchas de ellas subsanadas ya por el buen criterio de los lectores.

Se enriquece ahora la obra con nuevo material gráfico, sustituyendo fotografías cuya deficiencia no fue observada en el momento oportuno.

Los datos demogr√°ficos se actualizan, aunque deben tenerse en cuenta las fluctuantes variaciones que sufren en poco tiempo.

Realmente la actualizaci√≥n b√°sica de la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA se hace en el Ap√©ndice de la misma, en elaboraci√≥n, pues transcurridos diez a√Īos de la primera edici√≥n, es necesario ya un Ap√©ndice complementario que recoja las vivencias asturianas de tal tiempo. Y nuevamente hemos de mostrar agradecimiento a los colaboradores, expertos en sus predilecciones hacia las diversas disciplinas, por la eficacia de sus rese√Īas. Y la importancia de sus trabajos en la difusi√≥n de la cultura asturiana.

Gracias, y bienvenidos de nuevo a la que todos pretendemos sea la obra cumbre de nuestra cultura regional.

GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA


Entre 1993 y 1999 se a√Īadieron a esta segunda edici√≥n de la Gran Enciclopedia Asturiana tres tomos de Ap√©ndices y un tomo √ćndice para la b√ļsqueda de las m√°s de 30.000 entradas de la obra.

A partir de 2004 comenzaron a publicarse nuevos ap√©ndices, en este caso con el subt√≠tulo ¬ęAp√©ndice geogr√°fico del siglo XXI¬Ľ, y que comenzaban una nueva numeraci√≥n en n√ļmeros romanos. Hasta el momento se han publicado seis de estos ap√©ndices.

Así, actualmente, la Enciclopedia consta de 27 tomos, de los que existe además una edición de lujo, con estampados en oro, con dimensiones de 290 x 210 mm, 6.300 páginas en papel couché, más de 12.000 fotografías, ilustraciones, gráficos y mapas, y tres tomos encuadernados artesanalmente en 365 x 250 mm.