Federación Socialista Asturiana

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

La Federaci√≥n Socialista Asturiana (FSA-PSOE) es una organizaci√≥n de car√°cter socialdem√≥crata que constituye la federaci√≥n asturiana del Partido Socialista Obrero Espa√Īol.

Tras la fundaci√≥n del PSOE en Madrid el dos de mayo de 1879 comienza una intensa labor propagand√≠stica en Asturias que, en dial√©ctica con el anarquismo y con los tradicionales dirigentes republicanos, y enfrent√°ndose a las restricciones a la actividad pol√≠tica y sindical del momento, lograr√° hacer prender la ideolog√≠a socialista en la regi√≥n. Destacan en este primer momento del socialismo asturiano nombres como Francisco Cadavieco, Manuel Vigil Montoto, Ram√≥n Fanjul y Eduardo Varela. As√≠, en 1891 se crea la Agrupaci√≥n Socialista Local de Gij√≥n, hecho del que se har√≠a eco el n√ļmero 300 de El Socialista, al a√Īo siguiente la de Oviedo y finalmente, en 1897, las agrupaciones de Sama de Langreo y Mieres. Adem√°s, el seis de septiembre de 1896 aparece en Gij√≥n el primer n√ļmero de La Aurora Social, √≥rgano de expresi√≥n oficial del socialismo asturiano hasta la creaci√≥n del diario Avance, que ser√≠a suspendido por las autoridades en 1898, para reaparecer definitivamente en Oviedo al a√Īo siguiente.

El periodo 1899-1901 es clave para afianzamiento del socialismo en Asturias, que lograr√≠a capitalizar las tensiones sociales derivadas de la guerra de Cuba y de las condiciones laborales de las clases obreras en detrimento de los anarquistas. De esta forma, el 27 de enero de 1901 se celebra en el Centro Obrero de Oviedo el Congreso Fundacional de la Federaci√≥n Socialista Asturiana del Partido Socialista Obrero Espa√Īol, al que concurrieron 35 delegados provenientes de las 14 agrupaciones, que sumaban 1867 afiliadas, siendo elegido presidente del primer Comit√© Provincial el gijon√©s Manuel Vigil Montoto.

Durante la primera d√©cada del siglo XX el socialismo, agrupado bajo las siglas del PSOE, se convierte en la principal fuerza del movimiento obrero asturiano, mientras que el anarquismo dominar√° solamente en Gij√≥n y en la Felguera. Es en este periodo cuando, siguiendo las resoluciones de la II Internacional, se crean en las distintas agrupaciones las Juventudes Socialistas. En Asturias Jos√© Mar√≠a y Juan Antonio Su√°rez, Teodomiro Men√©ndez y Aurelio Cuartas fundan la Juventud Socialista de Oviedo en 1904, el resto de agrupaciones regionales har√°n lo propio y, finalmente, en 1914, se constituye la Federaci√≥n de Juventudes Socialistas de Asturias con C√©sar Gonz√°lez como secretario general. Otro hito clave es la fundaci√≥n en 1910, a instancias de Manuel Llaneza, del Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA), y la constituci√≥n en 1925 de la Uni√≥n General de Trabajadores de Asturias. Paralelamente, la neutralidad espa√Īola durante la Primera Guerra Mundial propiciar√° una coyuntura econ√≥mica favorable al carb√≥n asturiano que har√° posible obtener recursos para sufragar la construcci√≥n alrededor de setenta casas del pueblo en la regi√≥n.

Las elecciones de enero de 1902 se saldar√°n con la presencia, por primera vez, de concejales socialistas en ayuntamientos asturianos, concretamente en Oviedo, √Āngel Su√°rez Fierro y Manuel Vigil Montoto, en Mieres y en Castrill√≥n. Al a√Īo siguiente vuelven a celebrarse elecciones a las que se presentan once candidatos socialistas, obteniendo el esca√Īo nueve. Pero el despegue electoral definitivo de los socialistas, siguiendo la estrategia socialdem√≥crata de penetrar en las instituciones para tratar de transformarlas desde dentro, llegar√° en 1909 de la mano de la alianza concertada con los republicanos de Melqu√≠ades √Ālvarez, consiguiendo el PSOE las alcald√≠as de San Mart√≠n del Rey Aurelio, Mieres y Langreo, obteniendo Pablo Iglesias el acta de diputado nacional por primera vez.

La frustrada huelga general revolucionaria de agosto de 1917, convocada por UGT y CNT en toda Espa√Īa, se dejar√° sentir con notable intensidad en Asturias dado el car√°cter eminentemente industrial de la regi√≥n. Consecuentemente la represi√≥n, dirigida por el general Burguete, fue especialmente dura en Asturias.

En 1921 se produce la escisi√≥n que dar√° lugar al Partido Comunista de Espa√Īa, desencadenada por la no adhesi√≥n de la formaci√≥n a la III Internacional, cuya primera militancia provendr√° principalmente de las juventudes del PSOE y en cuyas filas destacar√° la figura de Isidoro Acevedo. La aparici√≥n del PCE sumada a las consecuencias de la represi√≥n de 1917 har√°n que el n√ļmero de afiliados asturianos caiga por debajo de los quinientos.

Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera el PSOE adopta una estrategia colaboracionista, defendida fundamentalmente por Francisco Largo Caballero, quien adem√°s ser√° consejero de estado, con el respaldo del anciano Pablo Iglesias, que buscaba obtener importantes mejoras sociales y laborales para las clases obreras. Esta estrategia determinar√° un distanciamiento entre las ejecutivas del PSOE y la UGT.

Las elecciones del 12 de abril de 1931, tras la dimisi√≥n del dictador y los sucesivos directorios de Berenguer y Aznar, se saldar√°n en Asturias con un resultado parejo al del resto de Espa√Īa: mayor√≠a mon√°rquica en las zonas rurales y triunfo de la conjunci√≥n republicano-socialista en los principales municipios. En la consulta del 28 de junio de 1931, de la que saldr√≠an las Cortes Constituyentes, se reafirm√≥ la fuerza del socialismo en Asturias al obtener la lista del FSA 12 de los 16 diputados en liza en la provincia. Durante el Bienio Reformista la FSA ver√° incrementada su afiliaci√≥n notablemente; es por estas fechas, 15 de noviembre de 1931, cuando se funda el diario Avance.

La incapacidad del gobierno reformista para satisfacer las aspiraciones de las clases obreras y de los jornaleros, adem√°s del desgaste derivado de episodios como el de Casas Viejas, que en el PSOE se materializar√°n en el distanciamiento entre los dirigentes y sus bases, cada vez m√°s radicalizadas, determinar√°n que las derechas, organizadas en la CEDA, logren la victoria en las elecciones de 1933. El PSOE bajar√° de 161 a 116 diputados y la FSA acudir√° en solitario a los comicios consiguiendo 6 diputados.

La victoria de las derechas determinar√° una radicalizaci√≥n a√ļn mayor de las bases socialistas. De esta forma, la JSA, con 18000 afiliados, y el SOMA, con 25000 cotizantes, lograr√°n que los moderados Juan Antonio Su√°rez y Teodomiro Men√©ndez sean desplazados de la Ejecutiva de la FSA, a favor de Rafael Fern√°ndez, Belarmino Tom√°s, Amador Fern√°ndez y Juan Pablo Garc√≠a, nombr√°ndose presidente a Graciano Antu√Īa, favorable a las salidas revolucionarias.

Antu√Īa y Bonifacio Mart√≠n, en representaci√≥n de la UGT, firman el 31 de marzo el pacto por el que se constituye la Alianza Obrera Regional con la CNT. Se suceden a partir de entonces m√≠tines, registros en busca de armas provenientes de El Turquesa y de la F√°brica de Armas de la Vega, detenciones y huelgas, que dar√°n paso a la Revoluci√≥n de Octubre de 1934.

Teodomiro Men√©ndez, proveniente de Madrid, llega por v√≠a f√©rrea a Oviedo el d√≠a 4 con la orden de inicio de huelga. Liderados por Ram√≥n Gonz√°lez Pe√Īa los mineros inician la insurrecci√≥n armada, tomando r√°pidamente las cuencas mineras y lanz√°ndose, con cierta descoordinaci√≥n, sobre Oviedo, estando a punto de rendirla en cinco d√≠as; los defensores quedaron reducidos posiciones aisladas, la c√°rcel, el cuartel y la catedral. Los mineros consiguieron hacerse con la f√°brica de explosivos de la Manjoya, con la de ca√Īones de Trubia y con la de armas de la Vega. Quedaba en manos de los insurgentes un tercio de la regi√≥n, que comenzaron a implementar medidas revolucionarias. Pero el fracaso de la revoluci√≥n en el resto de Espa√Īa frustr√≥ cualquier posibilidad de √©xito. Las tropas de L√≥pez Ochoa, Solchaga y Yag√ľe desarbolaron a los mineros, hasta que finalmente el Comit√© Provincial, formado por seis socialistas y tres comunistas y presidido por Belarmino Tom√°s, decide rendirse. El d√≠a 17 Tom√°s se entrevista en Oviedo con L√≥pez Ochoa para acordar la rendici√≥n.

El balance de la Revoluci√≥n arroja 1400 muertos, m√°s de 2000 heridos y 30000 prisioneros. Las organizaciones socialistas ser√°n disueltas y las Casas del Pueblo clausuradas. Luis Roca Albornoz, Secundino Montes‚Ķ, y sobre todo Jes√ļs de la Vallina, lograr√°n reconstruir los cuadros clandestinos y poner en marcha el peri√≥dico La Tarde. La situaci√≥n legal de las organizaciones socialistas se normalizar√≠a con la victoria del Frente Popular.

En Asturias la candidatura frentepopulista fue conformada por 6 miembros del PSOE, 5 de Izquierda Republicana y 2 del PCE, consiguiendo el 52.8 de los sufragios. Los socialistas se consolidaban nuevamente como la fuerza mayoritaria, reforzada por el regreso de los exiliados y la liberación de los presos de la Revolución. Se obtuvo incluso la alcaldía de Oviedo en la figura de Lorenzo López Mulero. Simultáneamente, dentro del clima de tensión en que se desencadenó la Guerra, los respectivos cuadros de las organizaciones juveniles de derechas e izquierdas, especialmente las Juventudes Socialistas de Asturias, se organizaban paramilitarmente.

La Guerra Civil se inicia en Asturias con la sublevación del general Aranda en Oviedo; la capital asturiana es cercada inmediatamente por las milicias obreras, las cuales, militarizadas en octubre por Decreto del Gobierno de Largo, junto con la FSA, la UGT y JSA, con Rafael Fernández como secretario general, asumen el máximo protagonismo en la organización de la vida económica y militar.

Belarmino Tom√°s dirige la autoridad republicana en Asturias desde el Comit√© de Sama, convertido en Consejo Interprovincial de Asturias y Le√≥n en diciembre de 1936, con sede en Gij√≥n, y posteriormente, desde el 24 de agosto de 1937, al penetrar las tropas franquistas en la Asturias desde Santander, en Consejo Soberano. La mayor parte de los consejeros, as√≠ como los componentes de los ayuntamientos, eran socialistas; tambi√©n lo eran el presidente del Tribunal de Justicia de Asturias, el abogado Juan Pablo Garc√≠a √Ālvarez, y el comisario general del Ej√©rcito del Norte.

El tejido social sostenido por las fuerzas obreras, socialistas, comunistas y anarquistas, se desploma con la entrada en Gij√≥n del ej√©rcito sublevado el 21 de octubre de 1937. Los miembros del Consejo Soberano y miles de combatientes y civiles lograron huir de la ciudad por v√≠a mar√≠tima, logrando algunos de ellos alcanzar territorio franc√©s para dirigirse desde all√≠ al levante, controlado por los republicanos. Se organiza entonces la Agrupaci√≥n de Socialistas Asturianos de la que depend√≠a la Agrupaci√≥n de Socialistas Refugiados de Asturias, ambas con sede en Barcelona, con Jos√© Barreiro como secretario general, Inocencio Burgos como presidente, Belarmino Tom√°s como vicepresidente, Rogelio Lagar como secretario administrativo, Lorenzo L√≥pez Mulero como secretario sindical, √Āngel de √Āvila como secretario juvenil, Purificaci√≥n Tom√°s como secretario de milicias, Manuel Su√°rez como secretario de actas y Amador Fern√°ndez como vocal.

Tras la liberación de Francia en agosto de 1944, los exiliados asturianos colaboraron decisivamente en la reorganización del PSOE y de la UGT en sendos congresos celebrados en Tolosa en septiembre y noviembre, constituyéndose en octubre de 1945 la Comisión Socialista Asturiana (CSA), que coordinará a los socialistas hasta los comienzos de la Transición, ejerciendo José Barreiro como secretario general.

En el interior de Espa√Īa la presencia del PSOE como fuerza de oposici√≥n fue escasa si se la compara con la actividad del PCE. No obstante, si hubo cierta reorganizaci√≥n, iniciada desde las c√°rceles y colonias de trabajadores, que el 5 de octubre de 1943 culmin√≥ con la reconstituci√≥n en Oviedo del Comit√© Provincial de la FSA. Destacar√°n en este periodo las figuras de Florentino Zapico, Bernardino D√≠az, Silvino Garc√≠a y Wenceslao Fern√°ndez. Se formar√°n m√°s de 32 comit√©s repartidos por toda Asturias, al tiempo que S√≥crates G√≥mez formaba la primera ejecutiva del PSOE en Espa√Īa en la clandestinidad, presidida por G√≥mez Egido y el propio G√≥mez como secretario general. En 1946 el PSOE creaba la Alianza Nacional de Fuerzas Democr√°ticas (ANFD) junto con la CNT y republicanos, a la que posteriormente se sumar√≠an el PCE y los mon√°rquicos. Pero ese mismo a√Īo el Comit√© Provincial es desarticulado por la polic√≠a franquista, que tambi√©n proceder√° contra la organizaci√≥n del PSOE en toda Espa√Īa desarticul√°ndola pr√°cticamente por completo. A partir de entonces y hasta los a√Īos setenta los socialistas se limitar√°n a mantener peque√Īos cuadros en algunas regiones como Asturias, que volver√≠a a sufrir un duro golpe con la gran redada de 1958.

La redada de 1958 supone el desmantelamiento de comit√© de la FSA, que habr√° de ser reorganizado por j√≥venes inexpertos como Herminio √Ālvarez, Marcelo y Arcadio Garc√≠a, de San Mart√≠n del Rey Aurelio, Pedro y Paulino Le√≥n, de Mieres, Avelino P√©rez, Jos√© Castro, Prudencio Magdalena, Pablo Garc√≠a y Emilio Barb√≥n entre otros. La conflictividad social se dispara durante aquellos a√Īos a ra√≠z de las huelgas mineras de 1962 y 1963, lo que motivar√° una crisis en la FSA, con constantes disensiones y ca√≠das, que se prolongar√° pr√°cticamente una d√©cada haci√©ndola inoperante. Esta din√°mica se rompe con la llegada desde Bruselas de Agust√≠n Gonz√°lez ‚ÄúOtilio‚ÄĚ, quien se instal√≥ en Roces, en Gij√≥n, en 1968.

Se crea un nuevo Comit√© Provincial a partir de una reuni√≥n en Mieres entre delegaciones de Gij√≥n, Laviana y Sama presidida por Joaqu√≠n L√≥pez que busca reorientar a la FSA eliminando paulatinamente los componentes marxistas de su ideolog√≠a, l√≠nea marcada ya por el congreso de 1970 y que exacerbada a ra√≠z del Congreso del PSOE de 1979. En cualquier caso el socialismo regional logra reactivarse al conformar el minero Jes√ļs Zapico, siguiendo √≥rdenes de Agust√≠n Gonz√°lez, una c√©lula en Oviedo. El propio Gonz√°lez y Marcelo Garc√≠a desempe√Īar√°n una labor similar en Gij√≥n y Pablo Garc√≠a organizar√° el grupo de Barredos. Los nuevos cuadros ser√°n sobre todo j√≥venes estudiantes de extracci√≥n social media alta, en contraste con la militancia obrera del PSOE anterior. Se organizan a partir de entonces importantes actividades propagand√≠sticas como las concentraciones en el puerto de Tarna, las reuniones en la Caba√Īa de la sierra de Pe√Īa Mayor, y se intensifican los contactos con el socialismo vasco y andaluz.

En octubre de 1975, todav√≠a en la clandestinidad, la Asamblea reunida en la Caba√Īa de Pe√Īa Mayor, con presencia de veinte delegados de toda Asturias, constituye una nueva Comisi√≥n Ejecutiva de la FSA, siendo elegido Jes√ļs Sanjurjo, de veinte a√Īos de edad, secretario general, cargo que ostentar√° hasta 1988, excepto durante el a√Īo 1977 y primer semestre de 1978 en que tal responsabilidad fue asumida por Rafael Fern√°ndez, que hab√≠a regresado de su exilio mejicano junto a su mujer Purificaci√≥n Tom√°s. El resto de miembro de la ejecutiva rondaban la edad de Sanjurjo, figurando nombres como Jos√© Mar√≠a Fern√°ndez ‚ÄúChema‚ÄĚ, Juan Luis Rodr√≠guez Vigil y estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo como √Ālvaro Cuesta, Luis posada o Jaime Estrada; por su parte, Jos√© √Āngel Fern√°ndez Villa hab√≠a llegado al PSOE a trav√©s del Fondo Unitario de Solidaridad Obrera de Asturias (FUSOA). Este grupo se pondr√° al frente de la plataforma Convergencia Democr√°tica a partir de julio de 1975 y posteriormente se integrar√° en la Coordinaci√≥n Democr√°tica, constituida en Asturias en junio de 1976. El nuevo PSOE comenzar√° a ganar protagonismo a partir de 1976 celebrando varios actos multitudinarios.

En las elecciones del 15 de junio de 1977 el PSOE obtuvo una discreta victoria sobre la UCD, consiguiendo el acta de diputado Luis Gómez Llorente, Honorio Díaz, José Manuel Palacios y Emilio Barbón. Paralelamente la candidatura conjunta Por un senado Democrático, formado por Rafael Fernández y Atanasio Corte Zapico por el PSOE, y Wenceslao Roces del PCE, consiguió unos excelentes resultados. El PSOE ganó las elecciones en los concejos de la zona central, industrial y minera.

El a√Īo 1979, en la elecciones generales del 1 de marzo y municipales del 3 de abril, el PSOE asturiano crece sensiblemente en porcentaje de votos, firmando adem√°s un pacto con el PCA en las municipales que posibilita que las ciudades m√°s importantes de la regi√≥n a excepci√≥n de Oviedo queden en poder del PSOE. Unos meses antes de las elecciones Rafael Fern√°ndez hab√≠a asumido la presidencia del Consejo Regional, el poder auton√≥mico que, en realidad, no recibir√° las primeras transferencias hasta abril de 1980.

Parad√≥jicamente los √©xitos electorales de la FSA-PSOE determinaron cierta debilidad org√°nica del partido al haber accedido numerosos militantes a responsabilidades municipales. A esta crisis organizativa se le sobrea√Īadi√≥ la tensi√≥n derivada de la propuesta formal de abandono del marxismo hecha por Felipe Gonz√°lez en el XXVIII Congreso. La FSA jugar√° un gran protagonismo en dicho congreso al presentar una moci√≥n donde afirmaba el supuesto car√°cter de partido de clase y marxista de la organizaci√≥n. La moci√≥n asturiana fue aprobada, lo que provoc√≥ la dimisi√≥n de Felipe Gonz√°lez quien parad√≥jicamente hab√≠a accedido a la Secretar√≠a General en Suresnes con el apoyo de algunos miembros de la delegaci√≥n asturiana. La crisis se saldar√° con el Congreso Extraordinario celebrado en Madrid el 27 y 28 de septiembre, tras cambiarse el sistema de votaciones. Felipe Gonz√°lez vuelve a la Secretar√≠a General quedando reforzado su liderazgo, mientras que Ram√≥n Rubial asume la Presidencia del Partido, Guerra la Vicesecretar√≠a y Jos√© √Āngel Fern√°ndez Villa ocupa un cargo de vocal.

La FSA adapta las resoluciones del Congreso Extraordinario mediante su XXI Congreso, en que se refuerza a Sanjurjo como secretario y Luis Martínez Noval asume la Vicesecretaría y se presenta además un programa de gobierno para la Comunidad Autónoma, siendo designado Rafael Fernández como candidato. Autonomía que había quedado constituida el 31 de enero de enero, a los veinte días de publicarse el Estatuto de Autonomía en el BOE.

Las elecciones auton√≥micas del 8 de mayo de 1983 reprodujeron los resultados que el PSOE hab√≠a obtenido en las generales de octubre de 1982, a√Īo en que Gonz√°lez llega al poder, logrando una c√≥moda mayor√≠a absoluta. Desde entonces el voto socialista va decreciendo paulatinamente conforme se suceden en la presidencia de la regi√≥n Rafael Fern√°ndez √Ālvarez (1978-83), Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos (1983-91), Juan Luis Rodr√≠guez Vigil (1991-93) y Antonio Trev√≠n Lomb√°n (1993-95). Finalmente el PP ganar√° las elecciones de 1995, formando gobierno con el apoyo del PAS y siendo nombrado Sergio Marqu√©s presidente. Pero la crisis del PP y la aparici√≥n de la URAS posibilitar√°n que la FSA recupere el Gobierno Regional y la mayor√≠a absoluta con Vicente √Ālvarez Areces como candidato. En las siguientes elecciones, en 2003, el PSOE perder√° nuevamente su mayor√≠a absoluta vi√©ndose obligado a formar un gobierno de coalici√≥n con IU-Bloque por Asturias, grupo al que han de ceder dos consejer√≠as. Esta situaci√≥n se reedita en las elecciones del 27 de mayo de 2007 en que el PSOE, muy desgastado, gana las elecciones por la m√≠nima, obteniendo veinti√ļn diputados frente a los veinte del PP.

La derrota del PSOE en las elecciones nacionales de 1996 abrir√° un periodo de inestabilidad dentro de la organizaci√≥n, agravado por el descalabro de las elecciones de 2000, que no se saldar√° realmente hasta la victoria del PSOE en las generales de 2004. Tales tensiones tendr√°n su reflejo en la FSA, que atravesar√° una fuerte crisis interna cerrada finalmente en su XXVIII Congreso, celebrado en Oviedo el 4 y 5 de noviembre de 2000. Este congreso designa a Javier Fern√°ndez, consejero de Industria del Gobierno Regional, como secretario general, por 215 votos frente a los 194 de √Ālvaro √Ālvarez, secretario general de la Agrupaci√≥n de Avil√©s.