Favila I

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Favila o Fáfila, rey de Oviedo (737-739). Era hijo de Pelayo y conservó su reino gracias a las revueltas y disensiones árabes. Ocupado en satisfacer sus gustos y aficiones, murió víctima de ellas en una cacería, siendo alcanzado por un oso por imprudencia. Así lo relata la famosa Crónica Albeldense: «Iste Fafila levitate ductus, ab urso est interfectus». Favila mandó construir una iglesia en Cangas en honor a la Santa Cruz, donde colocó para su guarda la cruz de roble, la Cruz de la Victoria, con la que su padre Pelayo había vencido, tal y como consigna la Crónica de Alfonso III: «Basilicam in honore Sanctae Crucis miro opere construxit». Restaurado por los marqueses de Valdés, este templo sufrió desperfectos durante la guerra civil. Sin embargo, aún se conserva la lápida de su fundación: «Sea agradable a Cristo esta iglesia por el trofeo de la cruz, la cual su siervo Favila edificó con su probada fe, con Froilubia su mujer y sus hijos, los cuales por tu merecimiento, ¡oh Cristo!, tengan cumplida gracia y después de esta vida misericordia eterna», fechada en el año 739. Bajo la losa se encuentra sepultado el matrimonio junto a sus hijos.