Comisión de la Memoria Histórica

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

El 20 de noviembre de 2007, el Alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, decidió nombrar una Comisión con el objeto de adaptar los nombres del callejero de Oviedo a lo que estipula la «Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura», también conocida como «Ley de la Memoria Histórica», que el Congreso de los Diputados aprobó el 31 de octubre de 2007 y el Senado el 10 de diciembre de 2007. En concreto, su artículo 17, denominado «Símbolos y monumentos públicos», donde la citada Ley establece que: «Los órganos que tengan atribuida la titularidad o conservación de los monumentos, edificios y lugares de titularidad estatal tomarán las medidas oportunas para la retirada de los escudos, insignias, placas y otras menciones conmemorativas de la guerra civil, existentes en los mismos, cuando exalten a uno solo de los bandos enfrentados en ella o que se identifiquen con el régimen instaurado en España a su término. Lo previsto en el párrafo anterior no será de aplicación cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas u otras de interés general que lo hagan improcedente. En estos casos, podrá considerarse, de acuerdo con las circunstancias, la forma de dar testimonio de homenaje y recuerdo a todas las víctimas de la guerra civil».

Con este objetivo nació la denominada Comisión de la Memoria Histórica, una comisión de expertos cuyo objetivo es dictaminar qué calles de la ciudad de Oviedo han de cambiar de nombre al entrar en vigor la llamada «Ley de la Memoria Histórica». Sus integrantes, según afirmó el Alcalde en declaraciones a La Nueva España el 21 de Noviembre de 2007, tienen «como denominador común el conocimiento de la historia y del carácter de Oviedo, y su profundo afecto por nuestra ciudad».

Los integrantes de la Comisión son la Cronista de Oviedo Carmen Ruiz-Tilve Arias, los periodistas Luis José Ávila, Susana Pérez Alonso y Esteban Greciet Aller, el notario José Antonio Caicoya, el erudito Ernesto Conde, el político José María Laso Prieto y los catedráticos universitarios Josefina Martínez Álvarez, Javier Fernández Conde, Gustavo Bueno y José Girón Garrote.

Tras cinco meses de deliberaciones, la Comisión dictaminó que era necesario renombrar las siguientes calles: Teniente Coronel Teijeiro, Capitán Almeida, 19 de Julio, División Azul, Comandante Vallespín, Alférez Provisional, Sargento Provisional, Coronel Aranda, Gerardo Caballero, Juan Fernández-Capalleja, Celestino Mendizábal, Rafael Gallego, Plaza de la Liberación y Comandante Bruzo. Asimismo, también recomendó quitar la estatua al Coronel Teijeiro, los monolitos de la Plaza de la Gesta y el medallón de Franco situado en la Plaza de España.