Bernardo del Carpio (obra)

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Ficha bibliogr√°fica de Bernardo del Carpio (obra)

Vicente José González García. Bernardo del Carpio. Symposium sobre cultura asturiana de la alta Edad Media. Separata, Ayuntamiento de Oviedo, 1967, páginas 191-206


Título: Bernardo del Carpio


Autor: Vicente José González García


Primera edición: 1967


Editorial: Ayuntamiento de Oviedo


Materia: Historia


ISBN: -


Notas: Symposium sobre cultura asturiana de la alta Edad Media. Separata, Ayuntamiento de Oviedo, 1967, p√°ginas 191-200

Bernardo del Carpio, Symposium sobre cultura asturiana de la alta Edad Media. Separata, Ayuntamiento de Oviedo, 1967, p√°ginas 191-20

Vicente Jos√© Gonz√°lez Garc√≠a (1925), historiador de Oviedo que en este breve op√ļsculo de 1967, aporta datos y argumentos que intentan mostrar la existencia de un personaje tenido por legendario por la mayor parte de los historiadores del siglo XIX y XX, Bernardo del Carpio. Bernardo, hijo surgido de los amores il√≠citos entre Jimena, hermana de Alfonso II, y San D√≠az, habr√≠a luchado en la batalla de Roncesvalles consiguiendo un importante triunfo para las armas espa√Īolas frente a Carlomagno. Sin embargo, la Historia oficial ofreci√≥ poco predicamento a este personaje, tanto, que hasta el trabajo de D. Vicente Jos√© Gonz√°lez, se ha seguido teniendo por ilusoria, m√≠tica o legendaria, la existencia real de Bernardo del Carpio.

¬ęLa Cr√≥nica de Sebasti√°n mal iba a tratar de un personaje que en justicia debiera ocupar el lugar del que hizo el encargo al Obispo para escribir las noticias referentes a los reinados anteriores. Bernardo, nieto de Fruela y sobrino carnal de Alfonso II, debiera ser el heredero de los reyes de la Reconquista. Y, por tanto, rey de Oviedo con m√°s justicia que Ramiro I, el abuelo de Alfonso III. Era necesario ocultar esto para agradar a los reyes. Y se consigui√≥ f√°cilmente en los Anales Oficiales. Pero no sucedi√≥ igual en el alma del pueblo, ya que Tradici√≥n y poetas populares se dedicaron, de lleno, a cantar las proezas del hijo de San D√≠az y Jimena. Y es que estas dos fuentes no est√°n sujetas a censuras del que gobierna. No por deseo, sino por imposibilidad de control¬Ľ. Bernardo del Carpio, p√°g. 195