Antonio Aranda Mata

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Antonio Aranda Mata
Aumentar
Antonio Aranda Mata

Militar espa√Īol nacido en Legan√©s, Madrid, el 13 de noviembre de 1888 y fallecido en Madrid el 8 de febrero de 1979. Sus padres eran Antonio Aranda Luna (cabo de Sanidad Militar) y Lusia Mata Robles. El futuro coronel es el mayor de diez hermanos.

Ingres√≥ en la Academia de Infanter√≠a de Toledo a los trece a√Īos incorpor√°ndose a filas al cumplir los diecisiete. Se le destina a Marruecos como capit√°n de Estado Mayor destac√°ndose en diversas acciones y consiguiendo el ascenso a comandante por m√©ritos de guerra. Con treinta a√Īos alcanza el grado de coronel. La II Rep√ļblica Espa√Īola lo destina a la Primera Inspecci√≥n del Ej√©rcito, puesto en el que permanece hasta el alzamiento de Octubre del 34 cuando se le encomienda junto a otros conocidos militares el combate contra el foco revolucionario.

Posteriormente recibe el nombramiento de comandante de la brigada de monta√Īa de Asturias, equivalente al cargo de gobernador militar. Al producirse el levantamiento del 18 de julio manifiesta telef√≥nicamente al gobierno de la Rep√ļblica su fidelidad, encarg√°ndose de la organizaci√≥n de un convoy de voluntarios obreros y sindicalistas para reforzar los efectivos gubernamentales. Pero tambi√©n da orden de detener el transporte en Le√≥n y hace fusilar a los l√≠deres obreros que ven√≠an en √©l. El 20 de julio declara finalmente el estado de guerra, incorporando falangistas y guardias de asalto a las guarniciones de Oviedo, ocupando las posiciones estrat√©gicas de la periferia de la ciudad. La ciudad de Oviedo, no as√≠ su concejo, se convierte entonces en una isla rebelde en medio del mar leal que fue Asturias en los inicios de la contienda, cuando el otro foco de rebeli√≥n de la regi√≥n, el cuartel de Simancas de Gij√≥n, fue reducido tras un mes de resistencia. Los combates alcanzaron repetidas veces los barrios de la ciudad, llegando a ser cr√≠tica la situaci√≥n de los sublevados hacia mediados de octubre; pero la situaci√≥n dio un vuelco el d√≠a de 17 de ese mes al conseguir las columnas rebeldes que avanzaban desde Grado romper el cerco por la zona de El Escamplero creando un peque√Īo pasillo por el que abastecieron a la ciudad. No obstante, el asedio se mantuvo, con una gran ofensiva entre febrero y marzo de 1937, aunque de esfuerzos vanos. No consiguieron rendir la plaza a pesar los repetidos bombardeos por tierra y aire.

Finalmente, en octubre de 1937 se produce la ca√≠da del Frente Norte al desplazar Franco a la regi√≥n, tras la toma de Bilbao y Santander, el 19 de junio y 26 de agosto respectivamente, m√°s de 100.000 efectivos con el apoyo de 100 aviones. La labor de Aranda al frente de la defensa de Oviedo le vale el ascenso a general de brigada y la concesi√≥n de la Cruz Laureada de San Fernando. Recibe tambi√©n el mando de la 8¬ļ Divisi√≥n y posteriormente del Cuerpo de Ej√©rcito de Galicia con el que se dirige a Valencia. Por su actuaci√≥n en el Levante Franco le nombra capit√°n general de Valencia.

Sin embargo, a partir de estos nombramientos comenzaron sus desencuentros con el jefe de los sublevados: partidario de los aliados en la II Guerra Mundial y cercano a los círculos de Juan de Borbón, participa junto a otros generales en una malograda conspiración contra Franco. Son descubiertos los conjurados, siendo confinados en Mallorca y relegados de la vida militar pasando obligatoriamente a la reserva. De este modo, Aranda no vio reconocido su grado de teniente general hasta 1977, después de la muerte de Franco.

Bibliografía