Aida Lafuente

De Enciclopedia de Oviedo, la enciclopedia libre.

Aida de la Fuente Penaos (León 1915-Oviedo 1934)
Aumentar
Aida de la Fuente Penaos (León 1915-Oviedo 1934)

Aida de la Fuente Penaos naci√≥ en Le√≥n el 25 de febrero de 1915, en la calle Catalinas n√ļmero diez, a las doce de la ma√Īana, hija de Gustavo de la Fuente Gonz√°lez y de Jesusa Penaos del Barrio. Trasladada la familia a Oviedo, donde Gustavo de la Fuente era pintor de carteles y decorados en el Teatro Campoamor y particip√≥ en el establecimiento en la ciudad del Partido Comunista de Espa√Īa, nada pr√°cticamente se sabe de su biograf√≠a hasta octubre de 1934. Ten√≠a Aida de la Fuente entonces 19 a√Īos cumplidos en febrero (le faltaban cuatro meses para cumplir los veinte).

Aida de la Fuente falleci√≥ en plena Revoluci√≥n, el 13 de octubre de 1934 (el mismo d√≠a en el que el edificio de la Universidad de Oviedo y cuanto conten√≠a qued√≥ destruido en el famoso incendio), en los alrededores de la Iglesia de San Pedro de los Arcos. Aunque las versiones sobre las circunstancias de su muerte son diferentes y enfrentadas, lo m√°s probable no es que fuera ¬ęfusilada¬Ľ (como ha escrito alg√ļn autor), sino que falleci√≥ combatiendo heroicamente, atendiendo una ametralladora, intentando mantener las posiciones revolucionarias frente al Ej√©rcito de la Rep√ļblica espa√Īola, a quien el Gobierno leg√≠timo republicano hab√≠a ordenado sofocar la intentona revolucionaria que afect√≥ especialmente a la ciudad de Oviedo.

Fallecida su hija durante la fracasada revoluci√≥n de octubre, Gustavo de la Fuente fue sometido por la Rep√ļblica, como tantos otros intervinientes en aquellos sucesos, al correspondiente Consejo de Guerra, para esclarecer y castigar sus posibles responsabilidades. Casi un a√Īo despu√©s de los hechos, el 14 de septiembre de 1935, la prensa anunciaba que se hab√≠a suspendido el Consejo de Guerra que deb√≠a juzgar a Gustavo de la Fuente. En las elecciones del 16 de febrero de 1936 result√≥ elegido Gustavo de la Fuente para formar parte del Ayuntamiento de Oviedo, en la candidatura del Frente Popular, por las listas del Partido Comunista de Espa√Īa.

Pocos d√≠as despu√©s de las elecciones, en el mitin frentepopulista celebrado en Madrid el 29 de febrero de 1936, Aida de la Fuente, cuyo nombre ya hab√≠a comenzado a ser utilizado en la variante Aida Lafuente, se iba convirtiendo poco a poco en un s√≠mbolo y una referencia entre las filas comunistas: Rafael Alberti ley√≥ entonces su poema Libertaria Lafuente: ¬ę...y que no niegue esa gente / que esos dos pechos cortados,/ que esos brazos arrancados / son libertaria Lafuente...¬Ľ.

Aida Lafuente comenz√≥ a ser conocida como la Libertaria, apelativo que no lleg√≥ a cuajar tanto como la Pasionaria, seguramente por las confusiones ideol√≥gicas no buscadas que pod√≠an producir entre los comunistas con el anarquismo. De hecho, por ejemplo, en los a√Īos de la Guerra Civil, en el Comit√© Comarcal de Cartagena de la Secci√≥n Espa√Īola del Socorro Rojo Internacional, operaba un Grupo Pasionaria y un Grupo Aida Lafuente (no un Grupo Libertaria).

¬ęAgustina de Arag√≥n, Mariana Pineda, Aida Lafuente, Lina Odena: Hero√≠nas de la independencia y la libertad de Espa√Īa¬Ľ
Aumentar
¬ęAgustina de Arag√≥n, Mariana Pineda, Aida Lafuente, Lina Odena: Hero√≠nas de la independencia y la libertad de Espa√Īa¬Ľ

Iniciada la Guerra Civil, el Partido Comunista de Espa√Īa convirti√≥ a Aida Lafuente en una de sus principales referencias simb√≥licas. As√≠, por ejemplo, en este cartel que se conserva en el Archivo General de la Guerra Civil Espa√Īola, se rinde homenaje a cuatro ¬ęHero√≠nas de la independencia y la libertad de Espa√Īa¬Ľ: Agustina de Arag√≥n, Mariana Pineda, Aida Lafuente y Lina Odena, donde se equipara a las dos hero√≠nas del siglo XIX, Agustina de Arag√≥n (1786-1857) y Mariana Pineda (1804-1831), destacadas en la lucha contra el invasor franc√©s y contra la reacci√≥n conservadora y antiliberal, con dos militantes comunistas coet√°neas: Aida Lafuente (1915-1934) y Lina Odena (1911-1936, amiga de la Pasionaria, que se suicid√≥ al ir a ser detenida, tras haber asesinado a sangre fr√≠a a un sacerdote). Este cartel, publicado por ¬ęPropaganda y Prensa. Socorro Rojo Internacional. Socorro Rojo de Espa√Īa¬Ľ, fue elaborado por la Delegaci√≥n de Propaganda y Prensa, dependiente de la Subsecretar√≠a de Propaganda de la Junta de Defensa de Madrid, que desde 1937 dirig√≠a precisamente Gustavo de la Fuente, el padre de la hero√≠na Aida Lafuente.

Ya en octubre de 1936, pocos meses después de comenzada la Guerra Civil, al cumplirse el segundo aniversario de Octubre de 1934, Aida Lafuente era recordada, por ejemplo, con glosas como la siguiente:

¬ęLos que dieron su sangre. Algunas figuras de la Revoluci√≥n. Aida Lafuente, 'La libertaria'. No pod√≠a faltar en esta hora de destacar las figuras de la Revoluci√≥n de Octubre, la ingente e inolvidable de Aida Lafuente, 'La Libertaria', que en aquellos instantes en que la furia militaroide se adue√Īaba de lo que hab√≠a sido escenario de aquella gesta heroica del proletariado de Asturias, sigui√≥ defendi√©ndose con verdadero hero√≠smo hasta que la metralla del Tercio y la hordas africanas, tra√≠das tambi√©n en aquella ocasi√≥n contra nosotros, seg√≥ para siempre su vida. En el transcurso del tiempo la figura de Aida Lafuente se engrandece y llega a constituir un s√≠mbolo, adem√°s de un ejemplo para la mujer espa√Īola, que ahora a la vuelta de unos a√Īos, sigue las huellas de la inolvidable 'Libertaria', bati√©ndose con el mismo hero√≠smo que fue su caracter√≠stica en todos los frentes donde se combate contra la reacci√≥n y el fascismo. Lo mismo en Espa√Īa que en el resto del mundo, donde se supo del hero√≠smo de Aida Lafuente, se tuvieron las m√°s encendidas palabras de elogio y admiraci√≥n para ella y su nombre corri√≥ por todos los √°mbitos como algo maravilloso y sublime que hablaba muy alto de la participaci√≥n de la mujer en la lucha del proletariado contra la tiran√≠a de los que han pretendido siempre mantener sus privilegios por la fuerza. Al dejar bosquejada aqu√≠, tan p√°lidamente, la ingente figura de Aida Lafuente, s√≠mbolo de la Revoluci√≥n de Octubre, s√≥lo nos resta ahora deshojar, sobre su tumba, la flor de la esperanza de una Espa√Īa mejor, en la que la Libertad, por la que ella dio su vida, sea el punto de partida para la Espa√Īa con que so√Īamos los proletarios espa√Īoles.¬Ľ (La Prensa, Gij√≥n, 6 de octubre de 1936, p√°gina 9.)


En octubre de 1936 ya llevaban su nombre el Batall√≥n Asturias n√ļmero 1 ¬ęAida Lafuente¬Ľ y una calle en Gij√≥n, y el s√≠mbolo de Aida Lafuente, inicialmente promovido por los comunistas, comenzaba a ser aceptado tambi√©n por el Partido Socialista: en el mitin organizado por el Departamento de Propaganda del Frente Popular para conmemorar el primer aniversario de las elecciones de 1936, celebrado en el Teatro Dindurra de Gij√≥n el 16 de febrero de 1937, en nombre del Partido Socialista interviene Moreno Mateo, quien se refiere a Aida Lafuente como una de las ¬ędignas hero√≠nas que dio siempre a la historia el pueblo espa√Īol¬Ľ, s√≠mbolo del ¬ęhero√≠smo femenino astur¬Ľ:

¬ęHace un llamamiento [Moreno Mateo en nombre del Partido Socialista Asturiano] a las mujeres para que en estos momentos de sacrificio impongan su fuerza de √°nimo a los compa√Īeros que desangra el dolor y la desesperaci√≥n. As√≠ legareis a vuestros hijos el patrimonio de su futura felicidad, para que puedan vivir otros destinos distintos a los que hoy viven sus padres. Hay que haceros dignas de las hero√≠nas que dio siempre a la historia el pueblo espa√Īol de la cual es una firme representante nuestra Aida Lafuente, que es todo un s√≠mbolo del hero√≠smo femenino astur.¬Ľ (Avance. Diario Socialista de Asturias, Gij√≥n, 17 de febrero de 1937, p√°gina 3.)


L√°pida en el monumento que Oviedo dedic√≥ en 1995 a Aida Lafuente: obs√©rvese la falsa fecha de nacimiento de 1918, que necesita el mito para convertir a la heroica revolucionaria en una ni√Īa v√≠ctima
Aumentar
L√°pida en el monumento que Oviedo dedic√≥ en 1995 a Aida Lafuente: obs√©rvese la falsa fecha de nacimiento de 1918, que necesita el mito para convertir a la heroica revolucionaria en una ni√Īa v√≠ctima

Durante los a√Īos del tardofranquismo y de la transici√≥n el mito de Aida Lafuente fue recuperado con fuerza, pero falseando las circunstancias de Aida Lafuente, que deja de ser una hero√≠na fallecida en combate, en pleno ejercicio consciente de la violencia revolucionaria, para convertirse en una ni√Īa de diecis√©is a√Īos (recordemos que en realidad le faltaban cuatro meses para cumplir los veinte) que jugaba a la comba cuando lleg√≥ la huelga de octubre. As√≠ comienza la canci√≥n, en bable, que desde 1976 popularizaron V√≠ctor Manuel y luego Nuberu: ¬ęDecis√©is a√Īos tin√≠a / guapos a√Īos gayasperos / que xueguen y salten / semeyando xilgueros. / Yeres una ne√Īa Aida / que na rex√≥n asturiana / xugabes dando a la comba / √ļ tos amigues saltaben. / Lleg√≥ la g√ľelga d¬īochobre / fuste revolucionaria / tu ya nun coyiste comba / que coyiste la metralla...¬Ľ Numerosas ni√Īas nacidas en los a√Īos de la transici√≥n fueron llamadas Aida por sus padres, pudiendo advertirse una mayor presencia actual del mito de Aida Lafuente (la ni√Īa de diecis√©is a√Īos, heroica v√≠ctima de la represi√≥n militar contra la revoluci√≥n de octubre) entre ideolog√≠as libertarias y comunistas, que socialistas.

El pleno del Ayuntamiento de Oviedo del 6 de abril de 1995 acord√≥ por unanimidad conceder el nombre de Aida Lafuente al paseo principal del parque de San Pedro de los Arcos, a√Īadiendo adem√°s un monolito con su efigie, en el que figura la falsa fecha de su nacimiento que necesita el mito para imaginarla como una ni√Īa: ¬ęAida de la Fuente, La Rosa Roja, 1918-1934, y tus compa√Īeros.¬Ľ Y aunque Jos√© Ram√≥n G√≥mez Fouz public√≥ en 1999 (en su libro Clandestinos, Oviedo 1999, p√°gina 241) el facs√≠mil de la partida de nacimiento de Aida de la Fuente, el mito determina que se siga repitiendo la fecha de 1918 que pretende hacer ni√Īa a la heroica revolucionaria muerta en combate en Oviedo, nacida el 25 de febrero de 1915 en la calle Catalinas n√ļmero diez de Le√≥n, a las doce de la ma√Īana.

Como es natural, la repercusi√≥n internacional de la Guerra Civil espa√Īola y la presencia de Aida Lafuente en la propaganda comunista de entonces, difundi√≥ ampliamente el nombre de Aida Lafuente por todo el mundo en los a√Īos treinta, inter√©s y curiosidad que no se apag√≥ con los a√Īos. Brian D. Bunk, profesor de la Universidad de Massachusetts, que vivi√≥ en Oviedo mientras preparaba su libro Ghosts of Passion: Martyrdom, Gender, and the Origins of the Spanish Civil War (ISBN 0-8223-3932-3), es autor tambi√©n de un estudio monogr√°fico dedicado a Aida Lafuente: ¬ęRevolutionary Warrior and Gendered Icon: Aida Lafuente and the Spanish Revolution of 1934¬Ľ, Journal of Women's History, volumen 15, n√ļmero 2, verano 2003, p√°ginas 99-122, E-ISSN: 1527-2036 Print ISSN: 1042-7961.